Drogas y alienación

  • En la historia reciente de la lucha contra las drogas, la conducta de los Estados Unidos, que ha usado esa lucha, con fines políticos, para justificar su política intervencionista, descalificar a liderazgos que no le son afines, e incluso envenenar a su propio pueblo vendiéndole drogas para financiar contrarrevoluciones, ha producido incalculables daños a la humanidad, que vio esa lucha, como válida para contener la expansión del fenómeno de las drogas que hoy continua azotando con fuerza en pleno Siglo XXI.

Los expendedores de drogas en los Estados Unidos, paraíso del consumo mundial de acuerdo a las estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas, donde se consumen todo tipo de las drogas conocidas y por conocer, han dado en el clavo con el lema que utilizan para etiquetar los embases donde llevan la droga (Marihuana) para ofrecerla a la variedad de consumidores de esa sociedad adicta.

Para llamar la atención de sus potenciales clientes, que en los Estados Unidos, son millones, por eso, lo la de recreación o lo de medicinal es el negocio más lucrativo en ese país, junto al de las armas, han colocado a los embases donde expiden la Marihuana, el Lema de: "Ni siquiera recordarás en qué país estas".

Lema muy apropiado y que nos trae a la memoria el uso de las drogas como instrumento político, sueño muy propio del liderazgo en los Estados Unidos, que la usa para alienar a la población y mantenerla en el limbo, alejada de la política y de los ingentes problemas que allí existen, para ellos, desde el poder manejarlos a su antojo y disposición.

Es justamente el sueño americano, mejor dicho el sueño de su dirigencia demócrata republicana, mantener a la población y en particular a los millones de jóvenes con potencialidad rebelde, al margen de la política y la participación en los dilemas de su sociedad y no hay un instrumento, más eficiente para, lograrlo, que mantenerlos drogados y facilitarle cuanta droga hoy para que alienados, se mantengan distantes del acontecer político-social.

Hoy lo podemos observar en California, Los Ángeles, Filadelfia y Nueva York, por mencionar algunas de sus ciudades importantes, como deambulan de un lado a otro como zombis, miles de jóvenes y adultos, consumidores de Fetanilo, convertidos en verdaderos desechos humanos, en situación de calle, viviendo en carpas o durmiendo bajo puentes o en cartones sobre las acera, sin saber ni siquiera donde están, lo que plasma la realidad del Lema comentado: "Ni siquiera recordará en qué país estas".

Ese es el estado ideal, en que la dirigencia imperial quiere tener a su población y a la población de otros países, mantenerlo drogados, en un estado de alienación total para ellos poder llevar a la práctica su política de dominación, para lo cual poco le importa la vida humana, sino el control de las personas para logar sus propósitos.

Crudamente hablando eso de "Guerra contra las Drogas", en los Estados Unidos, es una consigna, de la boca para afuera, porque, si hacemos un breve retrospectivo del comportamiento de su élite gobernante, vemos cuan falso es lo que pregonan.

Veamos por ejemplo, como usaron la droga políticamente en la Guerra de Vietnam, mejor dicho en la agresión de los Estados Unidos al pueblo vietnamita. Los soldados norteamericanos en una gran mayoría, nunca entendieron porque eran enviados tan lejos de su país a una guerra que les era extraña. Selvas inhóspitas, pantanos, rechazo social, monzones interminables, medio totalmente extraño, tenían que enfrentar la soldadesca y para compensar tal desasosiego, que llevaba a muchos hasta el suicidio o la deserción, se les permitió el uso de diversas drogas.

De allí que las drogas se convirtieron en la manera de mantener a ese ejército insatisfecho, enfrentándose a la voluntad mayoritaria de una población que los rechazaba, y que los veía como verdaderos invasores y agresores.

Las investigaciones posteriores a la llamada Guerra de Vietnam, demuestran que más del 70 por ciento de las tropas, con la anuencia de sus jefes inmediatos y muchos jefes también, consumían drogas para soportar las inclemencias de una guerra que nunca entendieron como suya.

Marihuana, LSD, Opio, Heroína fueron las más utilizadas. No sólo para el consumo sino, que incluso fue convertido el tema de la droga en un negocio y muchos soldados y mandos de alto nivel, llegaron a comerciar con drogas. La sacaban en aviones para los Estados Unidos e incluso, reseña una película muy conocida, "American Gánster" que transportaron drogas para los Estados Unidos, en las urnas, de combatientes muertos en Vietnam, que venían cubiertas con la Bandera norteamericana. Podrán imaginarse hasta que punto llegó la corruptela de las drogas en el seno del ejército norteamericano durante la guerra de Vietnam.

Otro caso, es del célebre General Oliver North, quien organizó la venta de drogas al pueblo norteamericano para financiar la guerra de los llamados contras contra el gobierno revolucionario de Nicaragua. No le importó, y para ello tuvo el consentimiento del gobierno norteamericano y del sector guerrerista, drogar a su propio pueblo para obtener dinero y financiar la contrarrevolución. Nos recuerda esa conducta la frase poco ética de "Utilizar cualquier medio, para lograr un fin". ¿Fue condenado en este General de la Marina, por tan bochornoso y delictivo proceder? No, por el contrario fue premiado, ya que actuó con el consentimiento de los gobernantes de turno. Se le premió nombrándolo como Jefe de otra mina, La Sociedad de Rifles de los Estados Unidos, otra de las fuentes de dinero de los gobiernos norteamericanos.

Existen muchos más ejemplos, suficientemente documentados para demostrar la Conducta de los Estados Unidos, que utiliza la llamada "Guerra contra las Drogas", como instrumento político para invadir naciones, hacer listas negras de países que supuestamente no combaten la droga; descalificar lideres que luego son asediados o asesinados, descalificar a naciones para luego intervenirlas e incluso envenenar a su propio pueblo para financiar contrarrevoluciones. Basta con los ejemplos mencionados para demostrar la falsedad de sus argumentos, como dice el dicho: "Para muestra basta un botón", y colocar a los Estados Unidos, en su sitio, desenmascararlo en su conducta hipócrita y de doble rasero. Por lo narrado, el lema utilizado por los vendedores de Marihuana, ahora, milagrosamente, medicinal "Ni siquiera sabrás en qué país estas", le calza apropiadamente a la elite política-guerrerista de los Estados Unidos, que se embolsilla los valores morales, alienan a las poblaciones, cuando de defender sus intereses y obtener dinero, se refiere. "Por del dinero baila el Mono"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 381 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor