Ahora la vaina es con China

Una novedosa contribución a la política occidental acaba de aportar un juego tradicional infantil venezolano: Sí, la OTAN, jugando al Palito Mantequillero, logró al fin descubrir el culpable de las calamidades por la que atraviesan los países que la integran. Ahora resulta, que no es sólo Rusia, para lo cual habían destinado millones de dólares y euros en campañas de rusofobia, sino, también, China, es la que atenta contra su seguridad.

Desde un Bunker en Madrid, sitio de reunión de la Alianza, donde por cierto, fueron recibidos por la Masacre de Melilla, aplaudida por el Presidente Pedro Sánchez; alertan al mundo, señalando que la amistad China-Rusia "Desafía sus intereses, seguridad y valores".

Ni sus espías, ni su cacareada tecnología, ni sus Drones, les habían procurado percibir sus potenciales enemigos a futuro, según ellos, sólo el Juego del Palito Mantequillero, les permitió identificarlos: China y Rusia, son los chicos malos de las películas de Hollywood y en consecuencia afinaran su estrategia para enfrentarlos.

Para no enmendar errores y justificar ante sus pueblos los miles de millones de dólares y euros que han invertido para estigmatizar a Rusia frente al mundo, le lanzaron también dardos venenosos a Rusia tachándola como: "La amenaza más significativa y directa".

La lectura que uno puede darle a estos encuentros, es la desesperación de un liderazgo, que otrora, por la fuerza de las armas, la imposición de gobiernos en todas las latitudes que afianzaran sus intereses, ejercía un dominio mundial. Pero ahora el piso se les hunde, perciben una nueva realidad donde su hegemonía de poder se debilita y en vez de adaptarse a esa nueva realidad, dan pancadas de ahogados, buscan desesperadamente donde asirse para continuar un dominio que por los momentos se les escapa de las manos.

Lo cierto, es que el mundo ha cambiado. La nueva geopolítica mundial apunta hacia un mundo multipolar, donde las naciones se respeten mutuamente, no haya imposición de liderazgos y las relaciones internacionales se basen la armonía y la paz y no en la fuerza de las armas y el chantaje.

¿Cómo quieren estos países de la Alianza, continuar su hegemonía?

Bueno ya tenemos varios ejemplos dolorosos para muchos pueblos, sobre la base de intervenciones militares, propiciar golpes de estado para imponer presidentes títeres, afectos a sus intereses; desconocimiento de la institucionalidad democrática de muchas naciones, reconociendo gobiernos autoproclamados; imponiendo sanciones a granel para someter mediante el miedo y el hambre a las naciones; descalificando liderazgos que no le son afines para subvertir el orden en esos países; financiando a terroristas y revoltosos para provocar la caída de los gobiernos que no le son afectos; utilizando a los organismos internacionales, Fondo Monetario Internacional, al Banco de Comercio Internacional, la Banca Internacional en General como instrumentos políticos para negar o aprobar créditos a conveniencia de las grandes potencias. Todo eso lo ejecutan y otras cosas, que a la hora de redactar estas notas se nos escapan, al margen del Derecho Internacional. Porque incluso organizaciones como la ONU, cuando aprueba resoluciones que no están acordes con sus intereses, sencillamente no las acogen y cuando esas organizaciones toman medidas que rechazan sus procederes, como intervenciones militares, las ignoran y hacen lo que les viene en ganas.

Contra todo este proceder hegemónico, susodicho, es que hoy el mundo se revela. Y lo señores integrantes de la OTAN podrán patalear, pero las tendencias históricas son irreversibles y no podrán ellos contar nuevamente con un mundo dócil, que les permita hacer todas las tropelías que como países coloniales realizaron y como pretenden actuar hoy, sometiendo a los demás mediante sanciones e intervenciones militares o imponiendo gobiernos títeres, afectos a sus intereses.

La nueva realidad mundial debe apuntar al respeto y la armonía entre los países, al reconocimiento mutuo como repúblicas independientes y soberanas. Basta ya de imposiciones. Esto es un clamor mundial. Si los valores de los países de la OTAN, son el chantaje, el uso de la fuerza, la imposición de gobernantes afectos a sus intereses y todo lo que redunda sólo en sus beneficios; entonces, estamos contra esos valores y pugnaremos por que la humanidad genere otros, acordes con la solidaridad, la justicia, el respeto al ser humano, la autodeterminación de los pueblos y el respeto por la independencia y soberanía de las naciones.

Por lo que a mi saber y entender con las conclusiones que públicamente se conocen de este encuentro de la Alianza, la tendencia es la confrontación y la ampliación de su zona influencia para cercar en este caso concreto a Rusia y mandarle un mensaje por mampuesto a la Republica China. Esa nueva estrategia la impone Estados unidos y su consorte Gran Bretaña, los países europeos los siguen bozaleados. Si la Alianza neutraliza a Rusia como es su pretensión, irán por la República China, de eso no deben tener ninguna duda.





 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1417 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor