Cumbre borrascosa

  • La pérdida de influencia de los Estados Unidos en Latinoamérica y el Caribe, el repudio por su conducta discriminadora, el rechazo a los bloqueos políticos, económicos y financieros, y el cuestionamiento a la utilización de la OEA, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Fondo Monetario Internacional, como instrumentos políticos, fueron los signos dominantes en este Cumbre Borrascosa.

Tan sombrío como neblinoso y desolado como los escenarios de la película norteamericana Cumbres Borrascosas, fue el contexto donde el Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, convocó, fijando ellos los criterios de quien debía o no asistir, la llamada Cumbre de las Américas, que obviando el escándalo discriminador impuesto, poca repercusiones tuvo para la región.

Y era de esperarse este sombrío ambiente que rodeó la Cumbre. Nadie unilateralmente, puede decidir qué países pertenecen a América o quienes deben participar con voz y voto en un cónclave donde deberían abordarse los principales problemas de la región y la unificación de criterios para resolverlos de común acuerdo y colaboración, sin crear pugnas ni divisiones odiosas.

Pero no fue así, privó la arrogancia imperial discriminatoria, divisionista, política que pretenden los Estados Unidos aplicar para mantener separados nuestros pueblos y sobre esa base mantenerlos sumisos y bajo control

Pero la arrogancia imperial, tuvo una respuesta digna, muchos gobiernos del continente, del Caribe protestaron por la exclusión de Cuba, Nicaragua y Venezuela, negándose a asistir algunos como el caso de (México, Bolivia, CARICOM) y otros elevando en el propio seno de la Cubre sus críticas por la ausencia de los países mencionados.

Sólo 23 d los 35 Jefes de Estado asistieron y algunos de ellos, como el Presidente de Argentina, elevó en la plenaria su protesta por la exclusión de Cuba, Nicaragua y Venezuela, situación que ensombreció a la Cumbre desde su convocatoria hasta el final. Los Presidentes de Guatemala, Bolivia, El Salvador, Honduras y México, no se presentaron, por lo que fue una asistencia menguada.

El Presidente de Argentina, Alberto Fernández, denunció la administración de Trump como inmensamente dañina para América Latina; al mismo tiempo censuró el uso de la OEA, para fracturar la unidad interna de nuestra región, e incluso utilizarla facilitar golpes de Estado como el Ocurrido en Bolivia; Denunció igualmente, el Bloque Criminal contra la República Socialista de Cuba, que lleva más de seis décadas y que a mi juicio en la agresión más prolongada, realizada históricamente por cualquier imperio contra un pueblo.

Igualmente, el Presidente Argentino cuestionó la apropiación que han realizado del Banco Interamericano de Desarrollo que históricamente había sido dirigido por latinoamericanos; criticó en sus palabras- el desbaratamiento- del las relaciones de acercamiento que se habían iniciado entre los Estados Unidos y la República de Cuba; así como señaló también, la utilización del Fondo Monetario Internacional con fines políticos, concretamente el endeudamiento de Argentina para desfavorecer la elección que llevó a la Presidencia, a Alberto Fernández.

Al Final la Declaración de los Ángeles, documento conclusivo muy genérico de la Cumbre, hace referencia a la necesidad de coordinar el tema de las migraciones, la supuesta ayuda que suministrará los Estados Unidos (que estará por verse a futuro) para ese fin y el tema del Tráfico de Drogas, tocado tímidamente, porque si bien es un problema para la región, no es menos cierto que los Estados Unidos son los mayores beneficiarios del dinero sucio que obtienen los carteles en ese negocio ilícito. Por cierto que Duque invitado como bombos y platillos al evento, lo mantuvieron calladito, quizás porque les da vergüenza, marginar a otros países e invitar con honor al mayor productor de Coca y Cocaína del Mundo.

Paralelo a la Cumbre, fueron invitados por los medios internacionales a declarar, voceros de la Casa Blanca, sobre la decisión del Gobierno de la República de Nicaragua, de invitar para maniobras militares al Ejército Ruso. Como era de esperarse, los voceros de la Casa Blanca, hicieron en Break, para responder a esta iniciativa, calificándola como una provocación y amenaza contra los Estados Unidos, pero se les olvidó un detalle, las siete o diez bases militares que los Estados Unidos han instalado en Colombia, vulnerando la soberanía de ese país. Eso para ellos, si es ayuda humanitaria y la aplauden hasta rabiar.

Lo que yo, realmente aprecio sobre esta Cumbre Borrascosa, es la pérdida de influencia de los Estados Unidos en la Región y lo que es más grave, el odio que se granjean con sus políticas discriminatorias, las sanciones que utilizan a granel empobreciendo a otras naciones y el mantenimiento de bloqueos que supera con creses las represiones antiguas de la humanidad, de los imperios contra pueblos indefensos, frente a su poderío militar. El liderazgo actual de los Estados Unidos, tanto de Demócratas como de Republicanos sufre de una aguda miopía histórica, que no les permite interpretar la nueva realidad mundial y pretender continuar con el mazo y la arrogancia amedrentando a los pueblos, subyugándolos para sobre la base de la fuerza, al margen del Derecho Internacional, imponer una hegemonía, que cada vez se le hace más lejana, por el despertar de los pueblos.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 384 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor