Solo es cuestión de tiempo para que tropas inglesas y norteamericanas sean enviadas a Ucrania

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation 

http://strategic-culture.org

*/No estamos aprendiendo de los textos de historia sobre cómo superpotencias fueron derrotadas por –entre otras cosas—el escaso número de tropas que están combatiendo./*

Mientras las noticias que emanan desde Estados Unidos dicen que Joe Biden está solicitando la gruesa suma de 33 mil millones de dólares en ayuda militar para Ucrania se zambulle, debería haber una pausa en ambos lados de la pileta para pensarlo. ¿Se trata de una estrategia ganadora en Ucrania? ¿Es realmente el campo de batalla tan sencillo que se trata solo de inclinar el equilibrio del equipamiento militar a favor del gobierno de Zelensky para derrotar a los rusos? Si examinamos las declaraciones que con todo esmero se publican en los medios de prensa occidentales acerca de las peticiones de Zelensky a Occidente, parecería que sus exigencias no corresponden con lo que se le está ofreciendo, lo cual debería iniciar un debate en los medios de prensa occidentales los cuales hacen preguntas sumamente básicas. Al tiempo que las fuerzas ucranianas lentamente disminuyen, ¿no será que la actual estrategia de enviar más equipamiento militar en realidad resulte contrario para aquellos que lo envían?

Piense Ud. por un segundo en esta estrategia militar. Si el ejército ucraniano se reduce todos los días luego de las sangrientas batallas en el Donbass donde Rusia con toda certeza está a punto de tomar el control y en otros lugares como Mariúpol donde incluso los comandos ucranianos de línea dura están aceptando la derrota en los medios sociales al tiempo que se quedan sin comida y sin pertrechos, ¿entonces cómo es que el envío de más pertrechos militares a Kiev contribuye a que los ucranianos triunfen?

Si Ud. entiende lo que es la corrupción – Ucrania ha sido y siempre será una campeona en eso – y cómo el chanchullo ha aumentado diez veces durante la guerra. También ayuda si Ud. ha estado en zonas de guerra y ha visto lo que sucede cuando los ejércitos son derrotados. Veamos lo que son las realidades sobre lo que podría pasar si cien transportes blindados de personal que Gran Bretaña está enviando a Kiev. O incluso armamento antitanque con el cual muchos países occidentales están obsesionados. He aquí el problema. De digamos cien transportes de personal, un cálculo conservador, es que la mitad de esa cantidad termine en manos de los rusos. Y si incluso un 25 por ciento se pierda cuando las fuerzas rusas derroten a los ucranianos y ellas los capturen, ese sería un precio aceptable a pagar, muchos alegarían. Pero, tenemos que tomar en cuenta que el otro 25 por ciento –mínimamente—será vendido a hombres de negocios rusos y otros por corruptos funcionarios ucranianos quienes necesitan alimentar sus propios entramados políticos de seguidores y milicias. De tal modo que fuera de los cien vehículos ¿cómo ayudarían si 50 terminan en manos de los rusos mientras los 50 restantes son abandonados a su suerte? ¿Suena esto como una profecía auto derrotista? Se trataría de un día benigno. Otro enfoque podría alegar que más de la mitad terminaría siendo capturado por el ejército ruso los cuales en realidad serían utilizados para asistir a sus propias tropas para derrotar a los ucranianos con el manual que originalmente es entregado por los norteamericanos y sus aliados.

Esto, en una cáscara de nuez, es el problema de financiar una guerra solo con armamento y no imponer una zona de interdicción aérea. Lo que los ucranianos necesitan es ese crítico apoyo aéreo que los rusos mismos tuvieron en Siria en apoyo a sus tropas en tierra. No importa cuanta ferretería enviemos a Ucrania no podemos derrotar a los rusos. No estamos aprendiendo de los textos de historia sobre cómo las superpotencias fueron derrotadas por, entre otras cosas, el simple número de tropas que estaban combatiendo.

El Vietcong lo supo desde el mismo comienzo cuando tuvieron que combatir contra las tropas norteamericanas que incluso tenían un superior poderío aéreo. Ellos tenían la determinación. Y tenían el número. Al final de la Segunda Guerra Mundial, los aliados derrotaron a los alemanes porque tenían el número. El sencillo volumen de tropas aliadas y tanques finalmente abrumaron a los muy superiores tanques alemanes y los valientes oficiales de la Wehrmacht que libraron una increíble lucha contra todas las circunstancias. Los tanques Sherman norteamericanos eran más lentos, menos efectivos y reventaban como bombas de petróleo cuando eran alcanzados prácticamente en cualquier parte por los superiores Panzers, tanto fue así que los oficiales alemanes los denominaron los "Ronson" – marca de un encendedor inglés. Incluso el tristemente famoso armamento antitanque diseñado por Hitler para ser utilizado por los ciudadanos, los "Panzerfaust" en alto número en la ciudad de Berlín, no pudieron derrotar a los tanques soviéticos que conquistaron la capital con celeridad.

En Ucrania, los ganadores serán los puedan radicarse y controlar parte del territorio para poder prolongar la guerra. Si continuamos enviando armamento pero no soldados entonces esto será solo una ecuación matemática que necesitamos emplear para ver que Rusia emergerá como ganadora, aunque la guerra se prolongue durante años, cosa que ambos lados desean de todos modos. Continuar mandando manuales militares y no soldados para que los apliquen, es buena publicidad para una política fallida que debe agradar a Putin quien como Biden y Boris también piensa que en el largo plazo cree que Occidente no podrá sostener una estrategia de vaciar miles de millones de libras esterlinas o dólares del dinero de los contribuyentes para una guerra de desgaste que no muestra ninguna señal de victoria a la vista. Igualmente, Occidente también cree que Putin no puede sostener el volumen de equipamiento militar que se necesita, lo cual podría ser una estrategia errónea si los tanques, los vehículos y los misiles que el Reino Unido y Estados Unidos están enviando sencillamente terminen en manos de Putin. Según noticias recientes, algunos países de la Unión Europea están dispuestos a pagar el gas en rublos, Putin bien podría aplicar la estrategia de realizar un juego mucho más prolongado en Ucrania que la OTAN.

Desgraciadamente este tipo de pensamiento solo nos lleva hacia una situación mucho más aterradora. En tanto Biden le pide al congreso que apoye un paquete de ayuda sin precedentes, el cual equivale a la mitad del total del presupuesto militar anual de Rusia, los dirigentes occidentales como Boris, Biden, Macron y Scholz pronto tendrán dificultades para explicar cómo durante el más duro período económico en que los sectores más pobres se calaron el aumento de los combustibles, nuevos impuestos y luego su dinero está siendo bombeado hacia la guerra – guerra que aparentemente no tiene fin ya que todas las partes están estancadas en un plan de largo plazo.

Su respuesta, luego que se percibiera que los embarques de ayuda militar parecieran más bien estar "ayudando" a Rusia, sería que ellos tendrían la "solución". Aceptarían su Mea Culpa y que la actual estrategia de enviar armamento a Ucrania es errónea. Necesitamos enviar nuestros propios soldados también para proteger los envíos –afirmarán ellos. Esto podría comenzar como se hizo en Siria con unos pocos soldados de las fuerzas especiales inglesas y norteamericanas que fueron enviados para enseñar a los soldados ucranianos en el uso de los manuales, pero esto podría incrementarse. Lamentablemente, en mi opinión, esto es inevitable ya que Estados Unidos se encuentra en un plano resbaladizo con su campaña en Ucrania lo cual puede rastrearse por lo menos durante ocho años, tratándose principalmente de derribar a Putin. En realidad algunos analistas incluso creen que la estrategia era la de la creación en Ucrania de una guerra por encargo y arrastrar a Putin exactamente con ese propósito. El reciente anuncio de Boris Johnson que siete mil soldados ingleses estaban siendo enviados a la región debería preocuparnos. Sería el primer paso en una campaña de aclimatación para acostumbrar a sus propios ciudadanos a la idea de que tropas británicas están allí antes de que finalmente sean despachadas hacia la misma Ucrania cuando la prensa se vuelva en su contra al tiempo que se eleve el número de personas en el Reino Unido pierdan sus hogares durante los próximo meses. Del mismo modo, Biden se aferra a la esperanza que la victoria de la OTAN contra Putin le brinde a él un segundo período en el poder, aunque muchas preguntas están pendientes respecto de su salud.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

www.strategic-culture.org


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 787 veces.



Martin Jay

Periodista británico.


Visite el perfil de Martin Jay para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: