Duque: antes de irse dejará a Colombia en manos del imperio y el narcotráfico

  • Legado dejado por un Presidente que según las encuestas tiene más del 80 por ciento de rechazo entre el pueblo colombiano.

La oligarquía colombiana hace desesperados esfuerzos por mantenerse en el poder en la República de Colombia, entregándose a los brazos del Imperialismo norteamericano para que la proteja y utilizando descaradamente los dineros provenientes de los carteles de drogas para sustentarse.

No se puede entender de otra manera el anuncio hecho por Joe Biden, con bombos y platillos, oficializando a Colombia como Aliado Externo de la OTAN, con lo que hacen un binomio perfecto. Estados Unidos logra un enclave en la zona contra los gobiernos progresistas de la Región y Colombia se fortalece como proveedor de Cocaína exclusiva, para la sociedad adicta de Norteamérica.

Un negocio redondo para ambos países, que permite el fortalecimiento de la oligarquía que gobierna sobre la base de la violencia en ese país y además, los Estados Unidos, reciben cocaína barata, para satisfacer los millones de drogadictos que allí, como especie de sambíes, deambulan al margen de la sociedad, a la par de que el Coloso del Norte recibirá y abrirá sus bancos a los millones de dólares que provienen del negocio sucio del Tráfico de Drogas.

Pobres ciudadanos colombianos, que lo mantienen como un monigote de un lado a otro, mientras la oligarquía gobernante toma decisiones trascendentales para su futuro, al margen de la opinión y consulta de su propio pueblo.

Me refiero por ejemplo, a la decisión de instalar siete bases militares en territorio colombiano, que debería ser consultada a través de referéndum popular, porque en ella se juega la soberanía e independencia de la nación; pero no, esto se hace encapillado a espaldas del pueblo. Me refiero también, a la oficialización de Aliado externo de la OTAN, dejando atrás su alianza natural y lógica con los países de nuestra región, decisión que debía haber sido consultada, igualmente, con el pueblo colombiano.

Pero una oligarquía que se ha mantenido por más de 50 años en el Poder sobre la base de la violencia y el dinero mal habido proveniente de los carteles de la droga, teme a pueblo, no le consulta, prefiere mantenerlo sojuzgado, dividido, disperso por el mundo, sobre la base de una intensa represión que se lleva por delante a los líderes sociales, indígenas y actores críticos de cualquier sector social.

Colombia es el mayor productor de Coca y Cocaína del Mundo, record corroborado por los Organismos Internacionales; está entre los primeros que mantiene el mayor número de ciudadanos huyendo de la violencia, fuera de sus fronteras, dispersos por el mundo, buscando nuevas oportunidades de vida; Mantiene un Estado de violencia interna, Guerra Civil, no admitida por su oligarquía que ha traído como consecuencia millones de muertos, torturados y desaparecidos. Es común leer en sus propios medios de comunicación, los descubrimientos de pozos de la muerte con centenares de cadáveres cuya identidad se desconoce y sobre la cual no se profundizan investigaciones. Es un país donde los Carteles de las Drogas se han enseñoreado de la mano de los políticos oligarcas que le hacen la cama y reciben el dinero sucio, incluso, oficialmente, en los bancos del Estado, generando permanente conflicto con sus vecinos regionales a los que agreden con su bandas y utilizan su territorio para estas actividades ilícitas.

Los intentos de Paz, iniciados, siempre llegan al fracaso, porque la oligarquía gobernante no está interesada en la Paz, los mejores ejemplo que confirman, este aserto: Más de mil seiscientos militantes de la UP, según el Centro de Memoria Histórica, que se acogieron a los programas de paz adelantados, fueron asesinados por el Ejército y la Policía Colombiana, además de decenas de desaparecidos; actualmente, los militantes de la FARC-EP, que se acogieron a la supuesta política de pacificación están siendo exterminados uno a uno junto y a líderes sociales, que cada día son masacrados, colocando a la República, de Colombia, en un paraíso para la violación de los Derechos Humanos.

Millares de campesinos e indígenas han sido desplazados de sus sembradíos y tierras ancestrales por una violencia incesante, que coloca a Colombia como uno de los países con mayor migración interna. Pese a todo lo señalado, Los Estados Unidos, han pretendido hacer los lavadores de la imagen putrefacta de la oligarquía colombiana en el mundo, porque ella se ha entregado en sus manos y ha colocando a Colombia, como una punta de lanza para sus intereses geopolíticos en nuestra región, consolidándola como un enclave para reforzar su hegemonía y mantenerla como una espada Damocles contra los gobiernos progresistas que surjan en nuestro continente. Ese es verdadero papel que jugará Colombia al oficializarse su alianza con la OTAN.

No será esta Alianza favorable para resolver sus problemas internos que van desde la hambruna hasta la violencia extrema. No, miremos lo que dicen, por ejemplo, los medios internacionales y saquemos nuestras propias conclusiones. La prensa internacional que ha reseñado las declaraciones de Biden, señala: Esta medida permitirá a Colombia, acceder a equipamiento militar de los Estados Unidas; acceder a créditos para obtener material bélico e investigaciones. Nos preguntamos, ¿Cuáles investigaciones, las que, por ejemplo, se realizaban en Ucrania, para obtener material biológico con fines militares?

En ninguna parte, se reseña que esta Alianza, permitirá a los colombianos favorecer los mecanismos para resolver su hambruna, la miseria y la violencia. No, sólo se menciona el carácter militar de la misma. Es decir, el interés geopolítico para los Estados Unidos y fíjense, que es el propio Presidente de los Estados Unidos, quien hace el anuncio público, ni siquiera la oligarquía y sus gobernantes, tienen vergüenza de hacerlo.

Así que al final, esta Alianza, consolidará dos cosas en lo Inmediato: La ubicación de Colombia como un enclave en la región para los intereses de los Estados Unidos y la consolidación de las relaciones narcotizantes entre ambos países, negocio en el cual son socios activos. No es de extrañar que Duque en su desesperación, pretenda dejar también un estado de violencia extrema con su vecina Venezuela, desde donde se ha venido denunciando sistemáticamente su incapacidad como gobernante y su entrega a los Carteles de Drogas y al Imperio norteamericano.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1009 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: