Ni uno solo

El sistema capitalista no solo no ha resuelto ninguno de los muchos y graves problemas globales que sufre la humanidad sino que los ha profundizado, ha generado otros nuevos y los ha multiplicado en una infame cadena en que se interrelacionan y se potencian unos a otros.

Uno de los problemas globales más antiguos es, por ejemplo, el HAMBRE. No hay que leer textos de la Edad Media para conocer de grandes hambrunas. Actualmente, después de más de dos siglos y medio de capitalismo moderno, desde la Revolución Industrial hasta nuestros días, el hambre afecta a más de mil millones de personas en diversas regiones del planeta.

El HAMBRE es generado pincipalmente por otros dos grandes problemas globales: GUERRAS y PERTURBACIONES DEL CLIMA. Las GUERRAS son consustanciales al capitalismo, sobre todo en su fase imperialista, y generan otros muchos problemas globales como CARRERA ARMAMENTISTA, TRÁFICO DE ARMAS, PROLIFERACIÓN DE ARMAS NUCLEARES, DESPLAZAMIENTOS FORZOSOS DE SERES HUMANOS, CONTAMINACIÓN DE LA TIERRA, LAS AGUAS Y LA ATMÓSFERA, TERRORISMO, CRISIS ECONÓMICAS, VIOLENCIA, MISERIA, ENFERMEDADES, y MUERTE, entre muchísimos otros.

Las PERTURBACIONES DEL CLIMA, causadas por el cambio climático, y de lo cual es responsable principal el modo de producción capitalista, basado en la obtención a cualquier precio de la mayor ganancia posible y destructor, en consecuencia, del medioambiente, de la naturaleza y del ser humano, generan DESASTRES NATURALES (mayor intensidad y frecuencia de huracanes, inundaciones, olas de frío y de calor, etc.), CALENTAMIENTO GLOBAL, EROSIÓN, DEFORESTACIÓN, DESERTIFICACIÓN, PANDEMIAS, y un largo etcétera.

El capitalismo es la caja de Pandora pero sin la celeste esperanza. Como lo demuestra hartamente la historia, en este sistema los problemas globales (y conste que apenas hemos mencionado algunos) son insolubles porque es el propio sistema el que los genera y sostiene, y solo cabe esperar su profundización y la aparición de otros nuevos y peores, en una interminable sucesión donde unos con otros se interconectan en una relación simbiótica.

La situación es tan compleja, que para entrar de lleno en el tema sería necesario escribir capítulos enteros acerca de, por ejemplo, el NARCOTRÁFICO, las DESIGUALDADES, el RACISMO, la DISCRIMINACIÓN, el TRÁFICO DE PERSONAS, y otros muchos problemas globales de la sociedad capitalista que ponen en evidencia su fracaso total como sistema.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 387 veces.



Salvador Capote


Visite el perfil de Salvador Capote para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Salvador Capote

Salvador Capote

Más artículos de este autor