El pueblo arrecho también tiene derechos

Una ola de indignación recorre hoy a los pueblos de Centro América y parece también impactar al bamboleado pueblo peruano, que hoy manifiestan de viva voz y a través de manifestaciones que son severamente reprimidas por los custodios del poder, su descontento

Basta ya, como que han dicho estos pueblos, que manifiestan su inconformidad y su repudio por la podredumbre presidencial y parlamentaria que como una costra se ha apoderado de las instituciones del estado para ponerlas al servicio de sus intereses personales y políticos, desmejorando las condiciones de vida de sus pobladores y manteniéndolos en la indigencia.

Es bueno el culantro, pero no tanto, vociferan los pueblos indignados y explotados por gobernantes y parlamentarios que se consumen en su propia salsa de corrupción, ponen sus intereses por sobre los del pueblo y venden las riquezas naturales que es de todos al mejor postor imperial, que luego, cuando el pueblo se arrecha y los bota, los reciben para pagarles por los servicios prestados.

Allí está el detestable ejemplo de la dictadora Boliviana, Añez, quien se prestó para derrocar a Evo Morales, Presidente legítimo y popular del Perú, para complacer los intereses norteamericanos en nuestra región y a los de la Marioneta Almagro, quien sigue siendo Secretario General de la OEA, aunque ya ha reconocido públicamente su participación en el Golpe de Estado contra el gobierno constitucional de Bolivia. Así de descompuestas están estas instituciones regionales que pese a las confesiones de este criminal, todavía lo mantienen como marioneta al servicio del imperio y contra el propio desarrollo político regional.

Bueno, el caso es que hoy a través de las Redes y la Prensa internacional pudimos ver y leer como el pueblo evitó la vergonzosa huída DE LA DICTADORA Y CORRUPTA Jeanini Áñez hacia los Estados Unidos, por supuesto, esta dictadora, quien deja en Bolivia no solo un raya amarilla tras de sí, sino, un reguero de muertos porque con un mamotreto bíblico en la mano y utilizando la fuerza pública (Militares y Policías), pretendió esclavizar al pueblo boliviano, sobre todo a los indígenas a quien considera inferiores. El pueblo arrecho, impidió la huída y si no están moscas en cualquier momento logrará evadir la justicia.

Así son todos, después que se entregan a los intereses imperiales y el pueblo los desecha, corren presurosos a la cloaca más grande del mundo, los Estados Unidos, donde van todos los políticos, militares, parlamentarios, altos ejecutivos, presidentes corruptos que han amasado dinero sucio a costa de sus propios pueblos.

En Guatemala, también el pueblo está gritando ¡Basta!, ya los presidentes estilo Matei, los tienen hasta la coronilla y salen a quemar hasta el congreso y a gritarles a todo gañote: HIJOS DE PUTA. Dirán los sofisticados, los guante de seda, que el pueblo es grosero, pero yo me pregunto ¿Acaso hay mayor grosería que mantener un pueblo explotado, en estado de hambruna, en condiciones de vida paupérrimas, a pesar de que a esos mismos pueblos la naturaleza los dotó de inestimables recursos que podrían contribuir a mejorar su calidad de vida?

¿No es acaso una grosería que presidentes, parlamentarios, gobernadores, altos ejecutivos, utilicen los recursos que son propiedad del pueblo, para ellos en forma egoísta, satisfacer sus intereses, amasar fortuna y largarse luego de su país para disfrutar del dinero mal habido?

En Perú, igualmente, el pueblo arrecho, cansado de tanta indolencia presidencial y parlamentaria, donde las instituciones del Estado han sido asaltadas por verdaderos gánsteres, que se acusan mutuamente de corrupción, pero ellos mismos, se reivindican comprando jueces venales, parece también salir a la calle para gritarles: HIJOS DE PUTA. Dirán los analistas de pacotilla, los ladrones de cuello blanco, los que roban con guantes de seda, que el pueblo peruano es grosero. Pero yo dijo que es un pueblo obstinado, cansado de tanto atropello, cansado de tanda abandono presidencial, está arrecho y esta ola de indignación que hoy observamos se acrecentará y el pueblo en definitiva se hará respetar. EL PUEBLO ARRECHO TOMA CONCIENCIA DE SUS DERECHOS Y LOS RECLAMA. ESE ES EL GRITO DE INDIGNACION QUE HOY RECORRE NUESTRA REGIÓN. Y EL GOBERNANTE QUE NO OIGA ESTE CLAMOR POPULAR PUEDE APLICARSELE EL REFRAN POPULAR: CUANDO LA BARBA DE TU VECINO VEAS CORTAR, HECHA LA TUYA A REMOJAR...

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 864 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: