El coronavirus el tsunami del imperio

El Coronavirus nació en el imperio con un propósito y salió del imperio a cumplir su misión que no ha podido hacer a cabalidad. Su objetivo era hacer estragos en las potencias emergentes de Asia, particularmente de China y de Rusia, hacer un recorrido por Europa oriental y finalmente, morir en la costa atlántica después de un benevolente escarmiento a la Europa occidental. Morir en la costa oriental del Atlántico luego de causar cuatro meses de dolor y muerte a sus enemigos fundamentales. El arma asesina debía recibir su destrucción con un bombardeo de vacunas y anti virales de amplio espectro.

El Covid19 no atravesaría el Atlántico y el Imperio, librado de enemigos letales, haría una eliminación selectiva de sus enemigos en América del Sur, Centro América y el Caribe. De esta manera sencilla, olímpicamente, el Imperialismo Norteamericano despachaba con una guerrita viral sus enemigos fundamentales en la segunda década del siglo XXI. Los cálculos al Imperio no le salieron bien con China, en Wuhan, la gracia se volvió una morisqueta: escupió p’arriba !.

Lo que está pasando en el mundo con el Covid19 es un tsunami de consecuencias impredecibles, algo así como el diluvio universal en pleno siglo XXl: Qué va a pasar con la Economía, con la sociedad en el mundo, con el poder hegemónico del Imperialismo Norteamericano: con el Pentágono, La Reserva Federal, el dólar, la supremacías de todo tipo, y el poder mediático? Sin duda que los paradigmas económicos y sociales del mundo post Covid19 tendrán otros rostros y otros comportamientos.

El Arca de Trump se debate en un tormentoso mar de contradicciones con rumbo incierto, desconocido y tenebroso. El Covid19 empieza a desnudar su maldad como instrumento de guerra viral de macabra estirpe. No cabe duda que este virus fue logrado en un laboratorio por la perversidad humana con propósitos bien determinados. Se conocen los antecedentes de este drama que vive la humanidad: las armas de laboratorio de destrucción masiva e invasión silente, en este caso, la amenaza de una guerra viral era esperada como ya fue develado en un artículo de opinión en Sputnik y confirmado por Noam Chomsky en entrevista televisiva que el mundo pudo ver sin privaciones.

.Los hechos se dieron y están en pleno desarrollo, las consecuencias están a la vista, las causas se conocen y sus autores identificados...¿qué falta?...esperar lo que falta por ver, según estimaciones es lo peor y que la vindicta pública mundial acuse los autores, y la justicia los juzgue y condene.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 637 veces.



Rafael Godoy Villasmil


Visite el perfil de Rafael Godoy Villasmil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Godoy Villasmil

Rafael Godoy Villasmil

Más artículos de este autor


Notas relacionadas