Lula-UNASUR

Luis Ignacio Lula da Silva fue, es gran amigo de Chávez como de Bush, convertido en figura mundial genera admiración y respeto por su rumbo progresista, con esa política de incluso social saco de la pobreza a 30 millones de brasileños, es todo un mérito para un obrero que llego a la presidencia para representar a toda la sociedad.

En estos momentos América Latina está girando otra vez a la derecha, la muerte del presidente Chávez facilita la creación de alianzas como la del Pacifico con países muy cercanos a Washington, no solo por sostener el libre mercado sino porque hay fuertes intereses para que Latinoamérica continúe como abastecedor primario de materias primas.

Lula dice “América latina ha dado ejemplo extraordinario de como enfrentar una recesión con medidas anti cíclicas y políticas sociales; nada parara el crecimiento de América Latina en las próximas décadas” si pero qué tipo de crecimiento ¿macro? O un crecimiento de economía política como el que maneja Ecuador, Venezuela, Bolivia, porque daría la impresión que la región, incluso, perdió la oportunidad para cambiar la matriz productiva con la bonanza de las materias primas, la región creció en el primer trimestre de este año 1.9% menos del 2.4 ya ajustado y proyectado por la Cepal, FMI y otros organismos crediticios y de cálculo. La bonanza llego a su pico y China retrocedió.

La FED con más o menos 100.000 millones de dólares mensuales ha venido inundando los mercados mundiales lo que se tradujo en bajas tasas de interés del 1% o menos, situación que provoco que europeos y estadounidenses demanden más productos de consumo incentivando las exportaciones particularmente de China, razón por la que China aumento sus exportaciones de materias primas que a su vez subió el valor de estas.

Aun sin la FED inundando de dólares los mercados, los rendimientos de los bonos del Tesoro de los EEUU subieron del 1.6% al 2.2%, de seguir con este incremento los gobiernos de los países desarrollados subirán las tasa de interés y su pueblos demandaran menos exportaciones de China y esta dejara de adquirir materias primas de América Latina que sumada a otra situación, los financistas que inyectaron dinero en países de la región como Brasil, Perú, Colombia, México, lo retiraran tan pronto como mejoren las tasas de los bonos de EEUU.

“Acumulación de las democracias” es una de las teorías de Lula, en sus dos periodos lo demostró, se llevó bien con Venezuela como con los EEUU, el pueblo brasileño participó tanto como podía en las decisiones de política pública y en la integración regional que a su entender necesita de mucha inversión motivo por el que desarrollara el banco del sur que se formaría con 7.000 millones de dólares iniciales.

Además busca fortalecer la Corporación Andina de Fomento para que su protagonismo sea más concluyente en el desarrollo económico e inclusión social “porque no podemos esperar que otros hagan por nuestros países lo que nosotros podemos hacer, tenemos que unirnos y explotar los diversos potenciales que tenemos con nuestra integración, tenemos que discutir nuestras similitudes”.

Cuando Lula era presidente busco por todos los medios ser incluido en el G7, quiso mediar entre Palestina e Israel, fue invitado por dos ocasiones a las cumbres de las naciones más ricas y desarrolladas, Lula se esforzó y proyecto a Brasil como sexto en la economía mundial.

Lula es un gran candidato para presidir UNASUR, sin embargo, en América Latina están ocurriendo cosas muy extrañas a través de la Asociación Transpacífico creada por los EEUU, UE y Japón que a su vez busca incluir a la Alianza del Pacifico creada por Colombia, Perú, México y Chile, para abrir nuevos mercados en toda la cuenca del Pacifico conformado por 21 países en el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacifico (APEC) esto países se reunirán en Bali el próximo 5 y 7 de octubre; faltan dos rondas de negociaciones entre la Asociación y la Alianza para incluir a los países que forman la APEC, es allí donde entra la OTAN porque China considera a la Asociación hostil a sus intereses.

La OTAN es un tratado militar conformado por 28 países que andan tras el acuerdo de la Asociación Transpacífico (TPP) 11 países con costa al Pacifico se alinearían en un bloque económico el más grande del mundo que le conviene a la OTAN por las alianzas militares que puedan lograr.

No son nada nuevo los afanes imperialistas de Brasil, a medida que crece económicamente gana peso político y su influencia global aumenta; hay otro deseo importante para Brasil, el militar con el que quiere despegar de una vez por todas, el país de Lula es el quinto o sexto vendedor de armas de infantería del mundo.

Unasur creo la escuela Sudamericana de defensa (Escudec) y Embraer fabricante de aviones lucha por ser contratista del pentágono, la fuerza naval brasileña está construyendo el primer submarino nuclear de Latinoamérica con tecnología francesa, fue el mayor contrato militar de la región hace tres años por más de 12.000 millones de dólares con un miembro de la OTAN que incluye aviones de combate tipo Rafael. Lula puede ayudar mucho a incrementar la venta de armas brasileñas y europeas desde la Unión de Naciones del Sur.

Por otro lado está un viejo sueño de EEUU con la muerta ALCA, el corredor del Pacifico, faltan dos años para que Panamá termine de construir el nuevo canal, con ese propósito Colombia, Perú, Chile, están ampliando sus puertos para el trasbordo de mercaderías de gigantesco buques que atravesaran el canal, y por la solidez económica de América Latina es un mercado cada vez más atractivo, se estima que la clase media subió a 172 millones de personas con proyección al doble si el crecimiento de la región continua como esta, motivo por el cual multinacionales están construyendo en México, Brasil, Perú, Colombia, Chile, fábricas y centros de servicios cuyo objetivo no es solo EEUU sino Centroamérica y Sudamérica.

El BID está impulsando la construcción del corredor Pacifico para ampliar y modernizar 3.200 kilómetros de carretera que concentran un 95% de la carga terrestre de EEUU, 27 tramos de esta obra están listos para ser adjudicados aun abundante capital privado interesado en invertir en esta obra, esta integración ya se está dando a través de la interconexión electrica de los países de Centroamérica (SIEPAC) desde México hasta Panamá es robusta la infraestructura eléctrica que ya involucra a Colombia, para crear un mercado eléctrico regional.

La Alianza del Pacifico busca construir un corredor logístico de categoría mundial para el cobre chileno, el petróleo venezolano, el acero brasileño, la manufactura mexicana, el militarismo de la OTAN y de EEUU, genera una reorientación histórica de las cadenas globales de valor.

Si Lula realiza una buena labor desde UNASUR no solo aspiraría a la presidencia otra vez de Brasil, sino que su país sería invitado a pertenecer como miembro activo del G7, amanecerá y veremos ¿qué es lo que trama Washington con Lula?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1562 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: