La Hija del “Señor de las Moscas”

El 11 de este mes la agencia de noticias AP publicó el siguiente titular: “Una menor en EE UU admite haber asesinado a su vecina de nueve años para “saber lo que se sentía””. Este nefasto suceso evidencia una serie de aspectos de una sociedad que se esconde tras las bambalinas de los medios de difusión y que, cuando se muestra al mundo, lo hace con la estridencia de los enlatados para la tele, música sin un mínimo de mensaje educativo y con políticos con sonrisa resplandeciente de ironía hablando en nombre de la libertad mundial. ¿Qué ocurre en el sistema para que una adolescente asesine a una niña de 9 años como si se tratase de un video juego? A lo mejor es parte de la tergiversación de los valores de una nación enferma que enjuicia a otras teniendo en sus entrañas el dolor, la ira y la violencia la cual se manifiesta de esta manera. AP reseña el hecho, lo describe, dice cómo ocurrió pero no analiza por qué sucedió, se queda en la difusión de la coyuntura y obvia los aspectos estructurales que la propiciaron. El escritor inglés William Golding, en su novela distópica “El señor de las moscas”, nos relata como una sociedad puede transcurrir en términos opuestos a la ideal incluso si esta es controlada por niños y sus inoculados valores o antivalores. Según lo publicado por la agencia AP la autora del asesinato confesó que “quería saber lo que se sentía matar a alguien”, también describió que “degolló y estranguló” a la niña de 9 años”; no obstante, ¿Quién o qué estimuló esa necesidad? ¿Qué o quiénes realmente deberían pagar la condena? ¿La adolescente de 17 años, autora material del hecho, o su autor intelectual: el sistema en el cual sobrevive?

 


Mariano Ali

marianoali73@gmail.com

@aliperiodista

 

 

 

 

 

 

 

 

 




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2299 veces.



Mariano Ali

Periodista Venezolano-Palestino.

 marianoali73@gmail.com      @aliperiodista

Visite el perfil de Mariano Alí para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariano Alí

Mariano Alí

Más artículos de este autor