Trincheras de Ideas

50 aniversario de la invasión de Playa Girón, Aznar rebuznó y pidió al imperio yanqui agredir a Cuba

Hace 50 años exactamente el imperialismo yanqui, personalizado en el entonces presidente Jhon F. Kennedy, sufría su primera y más vergonzosa derrota militar y política en América Latina. En efecto el glorioso Ejército Rebelde y las recién nacidas Milicias Populares pulverizaron en sólo 72 horas, es decir, tres días, a la Brigada 2506 reclutada por la CIA, compuesta en su mayoría por mercenarios cubanos donde se mezclaba la hez de la Cuba derrotada aquel épico 1° de enero de 1959.

La escogencia de los reclutados no pudo ser peor y más lamentable, pero ¿tenían más opción si de Cuba se fue lo más podrido de la sociedad?

De los 1500 integrantes de la Brigada había propietarios siquitrillados que emigraron a los Estados Unidos y que rechazaron la indemnización que les ofreció el gobierno revolucionario; ex latifundistas, ex militares del derrocado Ejército de Batista, muchos asesinos que huyeron del castigo judicial, ex policías torturadores, altos empleados públicos, desclasados o lumpens. Toda una fauna mercenaria que vendió su alma al diablo por el sueño cocainómano de recuperar el poder perdido.

Lamentablemente el presidente Kennedy heredó aquella brutal y bárbara agresión ordenada por el ex presidente Dwight Eisenhower, los halcones de la política yanqui no le permitieron evitar aquella derrota anunciada que él había entrevisto. Pero no sólo fue derrotada una Brigada de mercenarios, fue el golpe más sensible que recibiera la CIA en toda su vida, donde quedó demolida la inutilidad de los servicios de inteligencia norteamericanos. Allí aprendieron los gobernantes y el Estado norteamericano a respetar seriamente a los revolucionarios cubanos. Vendría después el tremendo reto de Fidel y la dirección revolucionaria cubana a los Estados Unidos con los misiles atómicos que apostó la URSS en Cuba apuntando hacia el Norte. De allí salió la garantía de que la nación imperial no invadiría ni atacaría a Cuba. No invadieron, pero si agredieron y agreden de múltiples formas, desde actos de sabotaje, desembarco de terroristas, lluvia de bacterias y enfermedades como la retinosis pigmentaria, la fiebre porcina, el dengue hemorrágico, la roya y muchas más; conspiración con grupúsculos antipatrióticos. Vendría después la tremenda derrota del ejército sudafricano en Angola por parte del Ejército Rebelde, es decir, los revolucionarios cubanos (todo el pueblo en armas) son gente para respetar… y temer.

Ahora, a punto de cumplirse los 50 años de aquel 19 de abril donde concluyó la guerra que arteramente lanzó contra Cuba el imperio, uno de los más aborrecibles seres que pueblan este universo, el fascista Aznar, responsable del asesinato de miles de iraquíes por las tropas españolas que participaron en la invasión, lanzó, en el marco de la agresión norteamericano/francesa/inglesa/española, el histérico grito de que se debía bombardear a Cuba igual que lo hacen los Estados Unidos y la OTAN.

Ese llamado, que se inscribe en la oleada guerrerista lanzada por los Estados Unidos contra los países árabes, y concretada en primer lugar contra Libia, ¿por qué traerlo a nuestra América y amenazar a Cuba de ser bombardeada de manera inmisericorde como le está ocurriendo a Libia?

Por supuesto, que de triunfar la agresión contra Libia, derrocar al coronel Gaddafi, dividir el país y sustraerle sus riqueza energéticas y acuíferas, el próximo objetivo es América, Venezuela y Cuba, en primer término. Venezuela no sólo por sus inmensas y cuantiosas riquezas minerales y de todo género, desesperadamente apetecidas por un imperialismo en graves crisis económica y energética, sino por la revolución bolivariana y socialista, el líder de ese proceso, comandante Hugo Chávez. Y Cuba, por lo que ha significado y significa en dignidad, decoro, valentía.

Es evidente que el crápula del Aznoar no dijo lo que dijo a título personal o porque de repente se le ocurrió decirlo ante las cámaras de tv y ante la prensa europea. Esa llamado criminal a que Obama, sediento como está de sangre como lo está demostrando en Libia, determine una agresión de bombardear a Cuba para “proteger” a los cubanos de la tiranía de los hermanos Castro, no es casual, eso está incluso conversado con los grupos terroristas cubano/mayameros, con la CIA, con la señora Clinton y Obama mismo. ¿De qué sorprenderse si la OTAN tiene en sus planes invadir y agredir a Venezuela y eso forma parte de sus juegos de guerra desde hace tiempo?

En 52 años de revolución cubana ni un solo año de esa media centuria han cesado las agresiones contra la Isla de la Dignidad. El mismo Aznar cuando fue presidente de España endureció a extremos impensables las políticas de agresión contra Cuba, y esas políticas de conspiración y subversión no variaron durante todo su asqueroso gobierno. Ahora, mientras más se agudiza la crisis económica y social en España y en el resto de Europa, más hacia la derecha gira este tipejo, si ello es posible. En su calenturienta mente etílica y algo más, se mira como un general dirigiendo huestes cruzados combatiendo el comunismo, el islam, el chavismo, y lanza esa amenazas para ver quién es el osado que recoge su mensaje guerrerista.

Pero el señorito, al igual que le pasó a los palurdos y torpes agentes de la CIA que no fueron capaces de medio analizar objetivamente cuál era la situación política y social de la Cuba revolucionaria de 1959, 1960 y principios de 1961 que se lanzaron por aquel despeñadero que significó la invasión de Playa Girón, no conoce ni la realidad cubana, ni la venezolana, ni la boliviana, ni la ecuatoriana, ni la nicaragüense. Es verdad que ya no está la URSS que defendía a las naciones del tercer mundo, pero la situación de hoy no es la de la década del 60, Libia lo está demostrando, lo de la OTAN y los yanquis no ha sido precisamente un paseo militar, los fulanos “rebeldes”, vulgares mercenarios que claman porque les hagan el trabajo sucio porque ellos no tienen capacidad para derrocar por ellos mismos a Gaddafi. ¿Cómo será la resistencia en Cuba si los yanquis los atacan? Eso está previsto hace 50 años. Ni lanzándoles una bomba atómica los van a controlar ni a derrocar la Revolución Cubana.

¿Y Venezuela? Bueno, atrévanse para que muerdan el polvo de la derrota, para que vean peleando a los hijos de Bolívar.

Aznar anda provocando, él lo sabe, pero no crea que es inmune, inderrotable, políticamente es un hombre débil y tiene muchos puntos vulnerables por donde devolverle las agresiones que le hace a los pueblos que luchan, como el cubano o el venezolano. Él es un fascista de nuevo cuño, representa lo peor de la oligarburguesía española, la más rancia derecha franquista, capaz de cualquier mentira o maldad. Pero si le parece y planifican una agresión contra Cuba o Venezuela sería bueno que sin un trago encima o una dosis de algún sicotrópico, venga al frente de las huestes mercenarias para darle su Girón y derrotarlo antes de atacar o desembarcar.

(humbertocaracola@gmail.com)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2222 veces.



Humberto Gómez García

Director de la revista Caracola. Pertenece al Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC). revistacaracola.com.ve

 humbertocaracola@gmail.com      @hgcaracola

Visite el perfil de Humberto Gómez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: