Daniel Rodríguez* Secretario General del sindicato de los trabajadores de Matesi. Representante del Sector Briquetero. Sobre el encuentro “Intelectuales Democracia y Socialismo

¿Cómo entiendo la crítica y el debate?

En estos días he estado por Caracas siguiendo con la tarea que nos encomendara el ciudadano Presidente de la República, poner a funcionar las empresas que transforman el mineral de hierro en briquetas, empresas que fueron recientemente nacionalizadas. No puedo dejar de decir que esas nacionalizaciones eran un gran anhelo de los trabajadores y el pueblo revolucionario de Guayana por el que luchamos muchos meses y que agradeceremos a nuestro comandante toda la vida.

Me he encontrado allí con un debate al que no le había prestado atención, el tema “Intelectuales, Democracia y Socialismo”. Y de verdad, verdad, me apasionó.

Muchas veces no tengo tiempo para escribir, aunque me gustaría poder hacerlo más seguido, pero en esta oportunidad decidí quitarle un poco de tiempo al descanso y a otras actividades para decir lo que pienso hoy, cuando recién mi formación política ideológica está comenzando, sobre el tema central de ese debate: el papel de la crítica y el intercambio de ideas y propuestas para buscar soluciones a los problemas en la revolución.  

Y lo voy a hacer desde una experiencia que realmente me conmocionó, el Taller realizado el 21 de mayo en Guayana con 400 trabajadores del hierro, el aluminio y el acero y en el que gracias a Dios participó el presidente Chávez.

Fue una experiencia única en mi vida.

¿Por qué digo esto? En primer lugar el Taller fue necesario porque había y hay graves problemas en las empresas básicas y para ponerlas al servicio del proyecto socialista, y era imprescindible hacerlo con los trabajadores que desde hace mucho venimos haciendo propuestas y somos quienes en la práctica diaria sabemos como encarar los problemas. Pero es necesario aclarar que tampoco podía haber llegado a buen puerto sin la participación de intelectuales, para llamarlos de alguna manera, como el ministro Giordani, y el camarada, ingeniero de profesión y obrero socialista, revolucionario, de práctica cotidiana Elio Sayago, quien participó por medio de una ponencia en esas jornadas realizadas en el Centro Internacional Miranda, entre muchos otros participantes del Taller.

También porque allí, en el espacio que abrió ese Taller, pude comprender de manera concentrada casi un año de lucha para encontrar una solución a los problemas de nuestras empresas, desde la visión del proceso revolucionario, del socialismo.

Lo que se debatió en el Taller y luego fue presentado, en vivo y en directo, por los relatores de las mesas, estuvo cargado de críticas al viejo funcionamiento capitalista de las empresas básicas, es decir el mantenimiento en ellas de relaciones sociales de producción capitalistas. Las debilidades por parte de funcionarios del gobierno para resolver los problemas que los empresarios privados les crean a los trabajadores, a la revolución y al país. La lentitud para las soluciones y a veces la falta de oídos para los reclamos y las propuestas del pueblo revolucionario. También se pudo plantear en público y por la televisión, la existencia de cuarto republicanos en algunos puestos de dirección de esas empresas y el sabotaje que hacen cotidianamente (lo que el presidente quedó en corroborar).  Cuando comencé a revisar los debates en el evento “Intelectuales Democracia y Socialismo” empecé a ver enormes similitudes con el debate que dimos en las mesas los trabajadores, funcionarios y dirigentes obreros y del PSUV.

Como muchos han visto por televisión en una cadena nacional que se prolongó por más de tres horas, la alegría, la emoción la disposición revolucionaria que reinaba en el salón del Club Caronoco en las instalaciones de Ferrominera, eran enormes. Yo puedo confesar sin avergonzarme que cuando se anunció la nacionalización de Matesi lloré.

Y por qué esta emoción, esta renovada disposición a la lucha, y a la decisión de profundizar la revolución en transito al socialismo como clase obrera. Porque nos había costado casi un año de pelea pero habíamos logrado abrir las puertas para ser escuchados, porque el presidente Chávez fue capaz de aceptar gran parte de nuestras propuestas y porque además se le dio continuidad en unas mesas de trabajo donde se fue elaborando una propuesta que será entregada al mismo presidente. Muchos sentíamos que por fin respirábamos aire puro después de meses de lucha.

En esa experiencia es que entendí la importancia de la crítica y el debate, lo necesario que es que se puedan expresar todas las ideas por más distintas que estas sean entre sí, porque al final, en la lucha revolucionaria se encuentra la síntesis, la verdad, por decirlo de alguna manera. Porque como cuenta la revolucionaria cubana Celia Hart, citando a Martí, en un libro recientemente editado por la Presidencia de la Nación en conjunto con el Centro Internacional Miranda, dice Martí según Celia: “él que pone de lado, por voluntad u olvido una parte de la verdad, cae a la larga por la verdad que le faltó. Que crece en la inteligencia y derriba lo que se levanta sin ella”. Eso es lo que nos pasaba a los trabajadores de Guayana para lograr arrancar con fuerza en la profundización de la revolución, en la lucha por el socialismo, nos estaba faltando una parte de la verdad, nuestra parte de la verdad, que por cierto se fue construyendo en el debate en un choque de ideas aceptando lo bueno y criticando lo que aprendimos en el camino de la lucha que era malo para la clase obrera y por lo tanto era malo para la revolución.

Por eso quiero saludar desde Guayana, en esta nueva etapa en la lucha por la transición al socialismo en la que entramos, a los participantes del encuentro  “Intelectuales Democracia y Socialismo”, por su decisión de expresar libremente sus opiniones, creo que ese es el camino para construir la verdad, sin que nos falte ninguna parte de ella. En especial a los que de entre ellos conozco porque nos acompañaron siempre que los necesitamos.

 

*Secretario General del sindicato de los trabajadores de Matesi. Representante del sector briquetero.  Impulsor para la creación de la Federación de trabajadores del hierro y acero, integrante del Frente Socialista de Guayana. Miembro del Consejo de Redacción del periódico Marea Socialista vocero de militantes del PSUV.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1830 veces.



Prensa Marea Socialista

¡Ni Burocracia Ni Capital, Socialismo y más Revolución!

 @MareaSoc89

Visite el perfil de Marea Socialista para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: