Nueva Izquierda ¿Y la comunista, socialista o tradicional?

La afición a las soluciones burocráticas y la predilección por un débil poder interno no son rasgos contradictorios. Los dos contribuyen ha perjudicar el proceso revolucionario y la voluntad del pueblo en el mejor funcionamiento de nuestra sociedad. El primero no favorece los cambios humanos importantes para una revolución en los asuntos cotidianos de las estructuras públicas. Es una cuestión cultural relacionada con la falta de iniciativa y creatividad de los funcionarios, al conformismo y al individualismo por la falta de convicción ideológica hacia la izquierda.

No es cuestión de ordenar a partir de hoy eres de izquierda y punto. No es así. Equivaldría a seguir pensando que la edad de oro esta atrás de nosotros no adelante. Ese es el orden clásico, fruto milagroso de la educación capitalista con la moral de la Iglesia. Toda innovación de la izquierda debería arruinar este equilibrio cuya armonía continua perdurando. Pero los mitos de la izquierda progresiva son más tenaces que los hechos. Edgar Morin escribe: “El paraíso perdido de la nueva izquierda brilla con el resplandor pasado tanto más cuanto la tierra prometida no esta a la vista. En la izquierda vemos incluso aparecer, el miedo a un porvenir de barbarie en el que la televisión, el Internet, los bailes, el egoísmo, destruyan la obra de siglos de humanismo”Concluye, si hubiésemos tenido un sistema humano, ¿para que la izquierda?

La segunda impide que el estado lleve nuestro sistema social al grado de eficacia y de justicia que hubiera debido alcanzar si en las funciones públicas estuvieran personas capaces y convencidas rotando para descubrir al mejor, eficiente y humano para que revolucionariamente pueda cumplir su cometido. Pero el más grave defecto de la nueva izquierda en el poder es la visible inversión de sus reflejos frente al futuro. “Los que tenían miedo del futuro ahora se adaptan a el, porque ven en el una tranquilizadora prolongación del presente. Los que Vivian para el futuro han perdido las llaves y las buscan a tientas, se espantan de las amenazas y buscan refugio en sus tradiciones” El autor de esta declaración es el francés Edgar Morin.

Esta generación de venezolanos tiene que elegir entre la integración con Latinoamérica con el mantenimiento revolucionario o dejar que siga anexada a los Estados Unidos, antes de que los niños que hoy tienen 10 años alcancen la edad del voto. La oposición, la dialéctica entre el PSUV y los partidos de la derecha son tan esenciales para el crecimiento revolucionario como la democracia. Ni la mejora social ni la democracia serán jamás subproductos de la invención técnica, aun cuando esta les abra como en la actualidad inmensas perspectivas. La política es el matrimonio vivo de la derecha y la izquierda para que sea fecunda y pueda parir un socialismo. Lo que pasa es que en este país existe la derecha pero carece de partidos políticos representativos a las circunstancias actuales del sistema político vigente.

La izquierda creada por el presidente Chávez y el propio presidente están en el centro del problema para construir el socialismo. Si no representan el papel todo queda…en nada, prácticamente en el olvido, porque el presidente en este proceso POR SI SOLO, nunca le alcanzara el tiempo ni el pueblo por más elecciones que le ayudemos a ganar y al no utilizar la izquierda con vocación… ¿Será que se ha pervertido la izquierda o ya no tiene vocación? Entonces, nada mas fácil para el funcionario que ahogar el proceso eligiendo el mismo de la lista de soluciones, aquella cuya satisfacción le traiga menos complicaciones, y que no es la más importante para la masa de un estado o ciudad.

Si América Latina a de ser dueña de si misma, la izquierda tendrá que acrecentar rápidamente su poder, sus recursos en el bienestar de sus habitantes, adaptándose a la competencia mundial y rompiendo los particularismos de esta izquierda en las estructuras y los hábitos tradicionales de la derecha. La izquierda siempre ha sostenido una contradicción, su valor, y es al propio tiempo causa de sus dolencias. Mientras la derecha sigue las costuras de un sistema establecido y sus líneas dependientes. La izquierda se encuentra dividida entre la oposición y su responsabilidad. Tiene la obligación de rechazar la sociedad tal cual es, pero no hay como ocultarla. Debe levantar utopías y sacar de estas los valores necesarios para superar los obstáculos del capitalismo. Esas utopías son los hitos que sirven para orientar el camino y tomar distancias con el presente que no satisface. Pero hay que considerar el presente, que es una oportunidad que brinda el proceso para revisarlo, rectificarlo y reimpulsarlo.

Antes el ejercicio revolucionario lo simplificaba todo. Lenin podía desinteresarse del proceso de industrialización y liberarse del imperio de los zares porque contaba con destruirlo y reemplazarlo por un orden distinto. Por la misma razón, los comunistas se creen autorizados a hablar como si todo fuera posible a la vez, porque el partido tiene 70 u 80 o 100 años. El malentendido surge porque el socialismo es sentido por muchos como un comunismo disfrazado. Comunismo menos ciertas concesiones a la legalidad democrática y al orden burgués, así se sigue impidiendo que la izquierda no comunista este moralmente segura de si misma y se afirme plenamente, legítimamente como izquierda, solo como izquierda.

Cuantos miembros del PSUV no se aseguran primero que el partido, censor moral, no los observa detenidamente para actuar o para probarse que son mas chavistas que Chávez. El lenguaje se desdobla y se confunde como el mito revolucionario, tira de un lado y las necesidades de otro. El político o el funcionario de izquierda se ven agobiados entre la tesis y la hipótesis que separa a la izquierda comunista de la socialista. De la izquierda clásica con la progresista de la nueva izquierda. Es que ninguna ha experimentado ni el comunismo ni el socialismo como sistema. Solo han sido procesos revolucionarios cortos o largos pero nada más. Nosotros estamos en un proceso por consolidar la revolución y con una opción como nunca antes en la historia para construir un socialismo. Hagámoslo.

Por el pensamiento las izquierdas cada una por su lado se proyecta al futuro en el sueño. A partir de que la revolución se hace impracticable porque no hay conciencia de izquierda en quienes en sus diferentes ámbitos deben ayudar los enormes esfuerzos del presidente para consolidar la revolución venezolana. No es posible que cinco mamarrachos llamados opositores produzcan un caos interno. La tarea de la izquierda sin objetivos se complica pierde su carácter y se torna conservadora por la impotencia o por el conformismo. Tanto por su partido o por su participación, el resultado es el mismo. Deja de ser un factor de cambio. La izquierda se ha dejado desequilibrar por la rutina, Su justificada crítica al capitalismo ha degenerado un culto a la burocracia. Su justificada acusación al autoritarismo se ha desviado en apología del poder débil. Su práctica la ha alejado del mundo presente y de nuestros problemas.

El combate al capitalismo esta más que justificado por su injusticia y por sus malos resultados. La izquierda siempre propone el reforzamiento del estado en dirección a la economía por las nacionalizaciones de las industrias básicas y la autonomía en la política y economía exterior. Hasta ahí bien. Pero en este cotidiano enfrentamiento se produjo una transferencia que es histórica. Todo lo privado, la empresa privada, la iniciativa privada, la propiedad privada de una vez para siempre fue confundida con el mal y todo lo público con el bien. Y eso tampoco es así. Las oligarquías, las monarquías y el imperialismo es lo que esta mal, así como el capitalismo. Pero los tiempos y las circunstancias inclusive las revolucionarias, no son las mismas.

En los dos casos se necesita de resultados, construyámoslo con nuevos métodos poco conocidos por ser poco elaborados. Diversifiquemos la economía para desarrollarnos industrialmente, que el petróleo siga haciendo su trabajo. Pero los dividendos económicos invirtámoslo en otras fuentes como el turismo masivo y ecológico. Las enormes variables que la agroindustria natural ofrece, cultivos integrados, agro fónicos, pisci cultura en todas sus variedades para la consolidación comunal, en fin la variedad económica es enorme. Se necesita no de voluntad política eso existe en el camarada presidente Chávez. Necesita una nueva izquierda convencida y revolucionaria. La actual no esta convencida por eso los fracasos internos y el estancamiento cultural revolucionario. Individualmente los funcionarios copian modelos administrativos que no son los suyos Sr. Presidente y que no corresponden a la época ni al pueblo ni a la realidad bolivariana. Pero que ellos confunden como capacitación personal afectando enormemente las estructuras políticas a ellos encomendada.

El poder hace rato ya que no esta ligado a la propiedad. Quien así lo piense continua en 1917. Revolución concebida para la época de tradición despótica y tecnología atrasada. El poder se transfiere a la realidad integracionista que UD impulsa camarada presidente, ¿y después? Se necesita mantener esos logros, no solo crearlos, ya tenemos la experiencia de algunas misiones. La realidad son nuevos vectores, nuevos factores de producción con retorno social en una asociación de hombres y equipos de competencia con técnicas variadas exigidas por las necesidades modernas y problemas actuales. De la eficacia de este nuevo tipo de organización, depende el éxito de establecer una sociedad industrial. En condiciones de reconstruirla, reforzarla, ampliarla, será la ardua tarea de la que depende el desarrollo de nuestra revolución en el siglo XXI.

Una apertura a la izquierda interna se necesita urgentemente Señor Presidente que ofrezca al partido volver a entrar en el circuito de las responsabilidades. Se reconoce que la izquierda, una gran parte de ella, esta debilitada por una oposición excesivamente prolongada. No puede continuar fuera del juego en un país que cambia tan rápido y cuya renovación cultural requiere de su intervención. De lo contrario se corre el riesgo de perder el contacto con las realidades culturales para su innovación. Solo usted puede sacarla de su eterno descanso camarada presidente.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2998 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: