Respuesta a quien sostiene que el Marxismo no es un dogma

En artículo publicado en Aporrea, titulado “¿A Cual Marx se refiere Usted?”, el señor Carlos Acosta, aún cuando señala varias verdades, se contradice en su planteamiento al referirse a los argumentos esgrimidos por Chávez y en la supuesta interpretación de “determinista” por parte del comandante al planteamiento revolucionario de Carlos Marx.

Considero el debate bien interesante y sobretodo cuando salen a relucir “añejas” reflexiones marxistas, en donde muchos se escudan en la teoría revolucionaria de Marx como en una especie de religión y para ellos es casi obligante autodenominarse “marxistas” porque si no es así no se es revolucionario. Analicemos algo muy particular sobre el comandante Chávez y no me preocupa que me cataloguen dentro de ese selecto grupo de “jalabolas” como usted cataloga a quienes defienden al Comandante; en pocas palabras usted quiso decir que este pueblo es “jalabolas” y como yo soy uno más del pueblo pues bienvenido el calificativo. Refiere usted que el Che Guevara calificó al capital como “monumento de la inteligencia humana” y estamos de acuerdo, sin embargo el ejemplo de Guevara se sobrepuso al teoricismo y llevó a la praxis su pensamiento político. Entonces, ¿Quién puede negar que Chávez comparte la teoría revolucionaria de Marx?. En sus acciones lo demuestra; ahora si vamos a condenar a Chávez porque no está asumiendo la teoría de Marx como un dogma, pues los ejemplos están a la vista. Usted en una parte de su artículo señala lo siguiente: “para quienes fuimos amamantados en las ubres del marxismo, nos resulta difícil entender que una persona se asuma revolucionario, socialista, pero no marxista”. Esto, visto de esta manera nos hace pensar que el propio Marx no fue revolucionario, sobretodo cuando señala “yo solo se que no soy marxista”. Jamás Marx plantea que las realidades, objetivas y subjetivas sean idénticas. Si Marx hubiera creído en los dogmas, jamás asume la dialéctica para hacer los análisis del sistema capitalista y nunca se atreve a señalar que el capitalismo lleva su germen de autodestrucción en sus propias entrañas. Sr. Acosta, ¿cuando dijo Marx que había que autodenominarse marxista para poder ser revolucionario?, de donde saca usted que ser marxista es solo decirlo. Lo que ha demostrado Chávez en la práctica es que es más revolucionario y marxista que los trasnochados que construían el “socialismo venezolano” en medio de borracheras y demás en la llamada “republica socialista del este” que para información de todos no eran otra cosa que los botiquines de sabana grande en Caracas. Chávez se atrevió a crear un movimiento nacionalista y revolucionario dentro de las fuerzas amadas venezolanas, herederas del ejercito libertador de Bolívar sr Acosta, quien puede negar esa realidad histórica, rescató las banderas de la libertad, las banderas del ejercito libertador de Bolívar, Sucre, Ribas, entre tantos más.

Si algo establece muy claro la teoría revolucionaria marxista es que las revoluciones suceden adaptadas a cada realidad. Marx se equivocó cuando señaló que los primeros países en donde se producirían los cambios hacia el socialismo serían aquellos en donde el capitalismo tuviera su máximo desarrollo. La historia demostró lo contrario, la primera revolución sucedió en Rusia y luego la China, en una sociedad completamente feudal. Imagínense si usted hubiera sido asesor de Lenín, se muere de viejo y jamás se produce la revolución de Octubre. Ahora por ese error de Marx no podemos condenar su teoría liberadora de pueblos; teoría revolucionaria para la acción revolucionaria. Igualmente porque Chávez, según usted, no repita como loro que es marxista, deja, según usted, de ser revolucionario. Colosal dogmatismo Señor Acosta. Por otra parte catalogar a todo un pueblo de “jalabolas”; por el solo hecho que existan unos cuantos quinta columna, no se justifica tamaña crítica. Por otra parte cuando usted se refiere al Che, no debemos olvidar nuestra deuda histórica con este gran revolucionario. No se olviden que el Che solicitó incorporar su guerrilla a Venezuela, sin embargo, fueron mucho los “ideologos” que se opusieron a ello y lo acusaron de foquista. Igualmente en el año 1958, después de esa hermosa respuesta del pueblo de Caracas en apoyo a las fuerzas revolucionarias, por los prejuicios y por estar buscando fórmulas pre-establecidas, en vez de empujar para que el liderazgo de Fabricio Ojeda inclinara la balanza, se prefirió jugar al “agáchate para que no nos vean” y allí están las consecuencias, Betancourt se salió con las suyas y les aplicó aquello de “ no voy a ser un Kerensky tropicalizado” mientras muchos camaradas pretendían que la burguesía les entregara el poder Betancourt hacía lo propio, asirse del poder. Eso en el fondo es negar la lucha de clases, una de las máximas marxistas. Al pretender que la clase dominante por si sola entregará el poder. Es cierto que Chávez podrá haber cometido errores, sin embargo, su praxis revolucionaria demuestra que es un socialista y un revolucionario de corazón, detenerse a pensar si dice en un discurso que “el PSUV no será marxista leninista” además de una pendejada me parece una estupidez y es el error que no podemos cometer. Chávez es una realidad en el concierto revolucionario del mundo, que no se sujete a dogmas lo hace más revolucionario que quienes solo se dedican a parafrasear las teorías y se sientan a esperar que “el socialismo caiga del cielo”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3310 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor