Opioides doctrinarios

Los procesos de  desarrollo y la globalización  del sistema  capitalista moderno, impuesto por los amos  del poder económico y político occidental   al  resto del mundo, no hubieran podido avanzar hasta donde han llegado sin la provisión masiva de al menos una dosis mínima diaria de opioides doctrinarios.  
 
De opioides capaces de instalar en  sus consumidores, valores seculares y religiosos generadores de simpatías, aversiones y  miedos justificadores de  la consolidación  de un Nuevo Orden Mundial (no tan nuevo) regido por un gobierno central,   único garante de la realización plena  de la humanidad. 
 
Instalación afortunadamente no lograda, al menos en las proporciones esperadas,  ni siquiera entre los sectores poblacionales y etarios más maleables de su misma población, impactada por el paulatino y para ellos sorpresivo derrumbe de las certezas y esperanzas que ofrecía el  modelo de vida estadounidense. 
 
No es fácil aceptar la desnudez del rey y su corte,  ni enfrentar  su responsabilidad en la guerra global entre partidarios de la VIDA y defensores del sistema vigente centrado en  la MUERTE.  Tampoco entender la torpeza, la vileza  y la violencia  que está utilizando el hasta hace poco  mandamás  mundial para tratar de recuperar lo irrecuperable: control de los  “nadie”.  
 
Menos fácil aún es visualizar  las esperanzas y la  reivindicación de la VIDA que aportan a la humanidad la resistencia del heroico pueblo palestino; la fortaleza y perseverancia de los africanos dispuestos a  dar su vida  por recuperar su independencia y dignidad; y todas las demás  luchas por justicia,  paz  y equidad que están(mos) dando los nadie desde distintos esquinas del gran ring mundial. 
 
Lucha que en nuestro caso tiene que estar centrada momentáneamente en el apoyo a nuestro candidato Niclas Maduro Moros, lúcido y astuto conductor del   proceso libertario, independentista e integracionista,  legado de nuestro Comandante Chávez. 
 
Apoyo que pasa por comprender  que enemigo vecino y herido es el peor enemigo que se puede tener  Que los  responsables de  todo tipo de atentados contra nuestro proceso, si bien no han podido detenerlo, sí han logrado sabotearlo, saquearnos y colarse  entre   nuestras filas.   Utilizando, entre otras armas, la  más sofisticada de todas: la Biblia. Administrada por sectas seudo cristiana como opioides doctrinarios  para  confundir al pueblo, divinizado a viva voz el exterminio de los palestinos y demonizando al socialismo.  
 
Quienes apoyamos la realización en paz del próximo proceso electoral tenemos que contrarrestar toda prédica malsana de personajes que se valen  de su jerarquía  o investidura  para administrar engañosamente altas dosis de estos opioides a los venezolanos. 
 
Venceremos


Esta nota ha sido leída aproximadamente 847 veces.



Mariadela Villanueva

Analista y comunicadora. Socialista y chavista. Firme creyente del poder popular

 mariadelav@gmail.com      @mariadvillanuev

Visite el perfil de Mariadela Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Villanueva

Mariadela Villanueva

Más artículos de este autor