Sobre el socialismo nuestro de cada día: Socialismo nuestroamericano

Más que ponernos a intentar desarrollar algunas líneas teóricas sobre tan intrincado tema; tenemos la impresión que el contexto histórico social precisa de un montón enorme de interrogantes, que surgen a propósito del Socialismo del Siglo XXI. No busquemos respuestas; elaboremos las interrogantes que germinan, nacen y surgen desde todos los rincones de una realidad social históricamente determinada que parte desde una experiencia que todavía no termina de cuajar pero que está presente en el escenario socialmente histórico venezolano. No hay dudas de que sería un punto de partida para entrompar las posibles opciones teóricas-conceptuales. Se ha pronunciado en demasía la palabra Socialismo del Siglo XXI. Quizás sea el momento del surgimiento de las preguntas y de un amplio interrogatorio, que pudieran inquietar el alma revolucionaria. Todavía andamos en pañales sobre este intrincado, áspero y peliagudo tema. Pero no importa, resulta justo y necesario las incógnitas, los arcanos, incluso los misterios, infinitamente más que sus respuestas. Un proceso de largo camino teórico hace su convocatoria, ineludible, auténtica, inexcusable, a veces implacable. Venida desde una historia heredada, que tiene como primer actor aquel Socialismo Real que terminó fulminado por el capitalismo. Tiene también otras herencias: la implacable superación de Marx, la propuesta del Socialismo del Siglo XXI, la reedición de la democracia y las contundentes realidades particulares de los países que luchan por la construcción de una nueva y distinta formación económica social, que supere brillantemente al modo de producción capitalista. La Patria anda de memoria. La Patria transita la reflexión crítica permanente. La República se está inventando sus nuevas calzadas, sus inventados caminos orientados por la opción preferencial por los pobres. La Nación anda resueltamente inventando avenidas creadoras, opciones hacedoras desde los Poderes Creadores del Pueblo. La Revolución no puede ni debe ser traicionada.

La máxima de Simón Rodríguez teje una inmensa expectativa humana. Insistimos, las interrogantes toman por asalto una realidad socialmente inmensa. ¿Cuál sería la dimensión histórica-social, así como la cultural, del Socialismo del Siglo XXI? ¿Hemos emprendido algún esfuerzo serio por caracterizar teóricamente al Socialismo del Siglo XXI? ¿Todavía andamos en pañales a propósito de definir conceptual y teóricamente a ese socialismo? ¿Se han dado pasos teóricos-conceptuales que orienten la caracterización del socialismo del Siglo XXI? ¿Tenemos acusadas tareas conceptuales de producción de teorías sobre el socialismo de un futuro demasiado inmediato? ¿Cuáles pudieran ser los aportes? ¿Se requiere de un tremendo esfuerzo de sistematización de los mismos? ¿Tenemos más interrogantes que andares teóricos? ¿La práctica social de la propuesta ha arrojado Teorías Socialista del Siglo XXI? ¿Resulta inminente que las preguntas brotan de una realidad telúrica, particular, social y políticamente específica? Es innegable que las interrogantes son muchas, variadas, abundantes. Las preguntas surgen como implacables olas teóricas. El camino de la creación, también el de la herencia conceptual-teórica y la inventiva requerida, vital toman la escena social, la política, incluso la académica. Existe un indudable compromiso histórico. Resulta impostergable parir ideas, hacer teoría, construir categorías. Entrompar el reto teórico-intelectual resulta inaplazable, señalado. La dimensión histórica del Socialismo del Siglo XXI tiene implicaciones poderosamente revolucionarias. Si es necesario superar a Marx, la tarea, la labor resulta ineludible e inexcusable. La Revolución Bolivariana tiene una tarea gigantesca, formidable: crear las bases teóricas y conceptuales del Socialismo del Siglo XXI.

Tamaña tarea corresponde no sólo a los intelectuales, honestos y brillantes de estas tierras de América Latina, sino también a esa masa de hombres y mujeres, de una infinita cotidianidad de existencia humana y social, que transitamos, en tanto seres sociales y comunes, en un contexto histórico-social específico e históricamente determinado: Venezuela. El capitalismo del Siglo XXI, con sus sociedades dependientes, oprimidas, ancladas todavía en la democracia burguesa, subyugadas por la explotación del capital y amenazas permanentemente por el imperialismo yanqui, han emprendido, de una u otra manera, el camino del socialismo; plural, democrático, participativo y protagónico de los Poderes Creadores del Pueblo. El Socialismo nuestro de cada día: el Socialismo Nuestroamericano. El Socialismo del Siglo XXI.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 406 veces.



Efraín Valenzuela

Católico, comunista, bolivariano y chavista. Caraqueño de la parroquia 23 de Enero, donde desde pequeño anduvo metido en peos. Especializado en Legislación Cultural, Cultura Festiva, Municipio y Cultura y Religiosidad Popular.

 efrainvalentutor@gmail.com

Visite el perfil de Efraín Valenzuela para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: