¿Qué somos, protosocialistas, capitalistas proteccionistas, neoliberales, o revolucionarios?

"Propulsar la transformación del sistema económico, en función de la transición al socialismo bolivariano, trascendiendo el modelo rentista petrolero capitalista hacia el modelo económico productivo socialista" (*)

 

Introito: El presidente Nicolás Maduro, ante la pregunta del corresponsal de REUTERS Brian Ellsworth acerca del modelo de sociedad venezolana y si se estaba yendo al capitalismo, planteó que debe reflexionarse al respecto y se lo indicó a la vicepresidenta Delcy Rodríguez y al ministro de Economía Tareck El Aissami, así como para todo el país. En tal sentido, es importante replantear el asunto, puesto que Maduro expresaba: "estamos en una economía en resistencia y hay que reflexionar hasta dónde nos están llevando a un capitalismo salvaje, hasta dónde nos han llevado y qué debemos hacer para preservar el modelo humanista, socialista y para construir una economía productiva". Y planteó el presidente un debate con el pueblo sobre la dolarización, sin tapujos, abierto a todo el mundo. https://www.youtube.com/watch?v=RivmFu46fE4.

Y ESTE ES PARTE DEL DEBATE: Hasta el año 2012, la Revolución Bolivariana con Hugo Chávez liderándola había obtenido una enorme cantidad de logros sociales que tenían impactada la sociedad mundial y al imperio norteamericano. Se logró reducir sustancialmente la pobreza crítica y la pobreza extrema, el desempleo, el empleo precario o trabajo informal, la desnutrición infantil, se mejoraron los indicadores de salud, vivienda, alimentación, recreación, transporte, educación en todos los niveles, precios accesibles de los productos y una mejoría sustancial en la Calidad de Vida de nuestro pueblo, todo ello y más, producto de políticas sociales exitosas de inclusión social, sobre todo con la implementación de las Misiones Sociales. Y de todo ello hay indicadores nacionales e internacionales que lo corroboran en la ONU, la CEPAL, la UNESCO, la FAO y otros organismos.

Eso no debía permitirse por parte del capitalismo, la burguesía y el imperio gringo porque podría ser copiado por otros pueblos que veían en la Venezuela libre y soberana un modelo a seguir. Ya Pablo Milanés lo había cantado en "Canción por la Unidad Latinoamericana", cuando exclamaba:

"Explotando esta misión de verlo todo tan claro

Un día se vio liberado por esta revolución

Esto no fue un buen ejemplo para otros por liberar

La nueva labor fue aislar bloqueando toda experiencia.

Lo que brilla con luz propia nadie lo puede apagar

Su brillo puede alcanzar la oscuridad de otras costas"

https://www.youtube.com/watch?v=zR9grCBssrk

Sin embargo, esas políticas sociales aún siendo una clara expresión del carácter progresista y de izquierda del Gobierno Bolivariano, no podían ser catalogadas como políticas esencialmente revolucionarias, toda vez que no estaban orientadas a romper las relaciones capitalistas de dominación, sino a pagar la deuda social con el pueblo venezolano. Víctor Álvarez (autor que citaremos ampliamente en este artículo) ya lo había planteado "La mejora en los indicadores sociales, del Índice de Desarrollo Humano, el Coeficiente de Gini y el cumplimiento anticipado de las Metas del Milenio ha sido gracias a la inversión social de la renta petrolera y no a la creación de nuevas relaciones económicas que supriman la explotación del ser humano y aseguren una distribución progresiva del ingreso a favor de los asalariados que viven de un ingreso fijo y, sobre todo, empoderen a las grandes masas excluidas y empobrecidas que conforman el "pobretariado" venezolano". https://www.aporrea.org/actualidad/n171371.html. (**)

Ya desde el 2010 (con Chávez de presidente aún) este autor, quien había sido ministro de Industrias Básicas y Minería y presidente de la Corporación Venezolana de Guayana, venía haciendo planteamientos críticos dentro del proceso bolivariano, por ejemplo, cuando expresaba: "La primera década de la Revolución Bolivariana no ha sido bien estudiada ni por el gobierno ni por el partido. Una retórica antiimperialista, anticapitalista y socialista no ha permitido ver que al amparo de la inversión social de la renta petrolera y la mejora de los indicadores sociales, la economía se ha hecho más capitalista y la explotación de los trabajadores se ha recrudecido…. Un estudio más riguroso nos permitirá descubrir y comprender que, en materia económica, los aspectos burgueses fueron los que predominaron en esta primera etapa. Se ha coexistido con las viejas relaciones y estructuras de poder; no se ha culminado la transformación revolucionaria del Estado burocrático heredado de la IV República; buena parte del marco legal y del entorno institucional que responde al interés del capital se mantienen vigentes; no se han abolido las relaciones capitalistas de producción; y, persiste la explotación del trabajo asalariado y las causas estructurales que generan desempleo, pobreza y exclusión social".

Reitera Álvarez al preguntarse y responder: "¿Gobierno socialista o Revolución socialista?

Un gobierno capitalista es aquel que prioriza al capital, impulsa la apertura comercial y la liberalización de las inversiones, privatiza las empresas del Estado, desregula los mercados financieros, libera los precios y las tasas de interés, flexibiliza las condiciones de despido y ofrece todo tipo de incentivos a la inversión del capital.

Un gobierno socialista es aquel que prioriza lo social y garantiza el derecho de los ciudadanos al empleo, la alimentación, la educación, la salud, la vivienda y demás derechos sociales básicos con el fin de superar los flagelos del desempleo, la pobreza y la exclusión social y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Pero no todo gobierno socialista impulsa una revolución socialista.

Una Revolución socialista es aquella que transfiere el poder económico al pueblo, traspasa la propiedad de los medios de producción a los trabajadores directos y a la comunidad, favoreciendo su organización y capacitación para dirigir y controlar, de manera directa, la producción de los bienes y servicios que requieren para satisfacer sus necesidades básicas y esenciales".

LA REGRESIÓN CAPITALISTA: Lo anterior no se ha hecho en Venezuela. Con Chávez se avanzó hasta el 2012, pero desde ese año más bien ha habido una regresión, producto de la guerra multifactorial que sufrimos, de los errores y desviaciones cometidas, la ineficiencia gubernamental y la falta de claridad en la Conciencia Social de factores de eso que llaman "el gabinete económico actual", aun cuando el presidente Maduro expresa que se es pragmático, realista.

QUÉ HACER: Álvarez insiste en que: "El carácter realmente socialista que adquiera la revolución Bolivariana dependerá del empoderamiento de los trabajadores directos y de la comunidad sobre los procesos de producción, distribución y comercialización de los bienes y servicios que necesitan para garantizar su supervivencia. Esto exige ir mucho más allá de la propiedad estatal. Pasa por promover nuevas formas de propiedad social y comunal que sean una auténtica expresión del poder popular y así evitar la reedición de las fallidas experiencias del socialismo en el siglo pasado, en las cuales la propiedad estatal terminó siendo secuestrada por élites burocráticas que sustituyeron y desplazaron al pueblo en el control y la dirección de los procesos de producción e inversión social de los excedentes"….

En tal sentido, hay que dejar de ser una Economía de puertos y tener una economía realmente productiva, que la productividad deje de ser una consigna vacua y se convierta en una realidad real. Pasar de la dolarización y de la economía artificial de los "bodegones" donde un sector minoritario disfruta de lo importado, mientras millones sufren penurias ante la guerra económica una economía donde el pueblo resuelva con su creatividad y el apoyo del estado los problemas que tiene en su vida cotidiana. La prioridad del Gobierno Bolivariano debe ser impulsar el crecimiento y desarrollo de una nueva economía social, popular y solidaria, en manos de los trabajadores directos y de la comunidad.

Sugiere Álvarez además que: "Es necesario reorientar a favor de la economía social los incentivos arancelarios, fiscales, financieros, cambiarios, compras gubernamentales, suministro de materias primas, capacitación de la fuerza de trabajo, asistencia técnica, etc. que hasta ahora han sido aprovechados fundamentalmente por la vieja economía capitalista que reproduce la explotación del ser humano, la depredación del ambiente y la degradación de los valores éticos y morales…. la clave de una auténtica Revolución Socialista en el siglo XXI que libere al pueblo trabajador de la explotación y los flagelos sociales del capital radica en las nuevas formas de propiedad sobre los medios de producción fundamentales que sea capaz de impulsar y materializar. Es de estas nuevas relaciones de poder que dependerá el nivel de desarrollo que alcance la democracia económica participativa y protagónica que en Venezuela intenta abrirse camino en medio del abrumador poder establecido".

Culmina el autor con esta frase que compartimos plenamente: "Más allá de los cambios en el mapa político y de la indiscutible mejoría y progreso de los indicadores sociales, para que esta Revolución sea socialista tiene que transformar las relaciones sociales de explotación y empoderar a los trabajadores directos y a la comunidad. Solo así se podrán erradicar, de manera definitiva y para siempre, las causas estructurales que generan el desempleo, la pobreza, la miseria y la exclusión social".

(*) HUGO CHÁVEZ. Programa del Plan de la Patria. Objetivo Nacional 2.1 2012. https://albaciudad.org/LeyPlanPatria/.

(**) Álvarez Víctor. Conferencia de la ONU sobre "Democracias Nuevas y Restauradas" Ponencia: "La transición al socialismo de la Revolución Bolivariana". Diciembre 2010. ONU. Nueva York.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 679 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: