La guerra y los camaleones

La clientela buscadora de cargos que rodean a muchos funcionarios que les encanta que el adulante les diga jefe, doctor o los alabe con frases o expresiones altisonantes por pequeñas cosas. Son jefecillos que los trabajadores tienen identificados en las empresas y se caracterizan por no tener compromisos políticos o ideológicos con el proceso y poco o nadan hacen por cumplir los lineamientos que se emiten desde las altas esferas del gobierno.

Ya por fin Nicolás Maduro les expreso a los trabajadores que lo acompañen en enfrentar a esta plaga del burocratismo que tanto daño hace a este proceso en momentos de este brutal asedio imperialista. A esto unimos a los camaleones que cuando navegan las aguas de la corrupción están felices; pero de repente se les presenta una sequía en sus charcos, buscan afanosamente por todos los medios arrimarse a cualquier factor de poder. El caso más notorio esta en Guayana; donde aparecen rodeando, cortejando o expresando opiniones en apoyo a funcionarios recién nombrados que ayer fueron agredidos y perseguidos por las mafias que pululaban como moscas buscando oportunidades alrededor de la siderúrgica. En este país existen expertos esclarecidos en ese arte del jalabolismo; tan practico y tan fácil y si se tiene la soga al cuello son mejores. Algunas veces trae buenos y recompensables resultados.

Máximos esfuerzos reclaman el actual cuadro político, económico y social del país, al conglomerado de trabajadores de las empresas estratégicas del estado para impulsar los planes productivos y darle fuerza ética y moral a los Consejos Productivos de Trabajadores y Trabajadoras; y que debe ser consolidado. Ayer Chávez dejo a los trabajadores drásticos testimonios que se Las jugaba con ellos. Hoy Nicolás Maduro continua ese lineamiento, que debe ser respondido con firmeza, no basta gritar leales siempre, traidores nunca; si en la práctica no cumplen con los mandatos o el legado de Chávez.

Nos han pedido que emitamos opiniones sobre los Consejos Legislativos de los estados; una carga burocrática improductiva que nada tiene que ver con la marcha hacia el Estado comunal. Sobre ello emitiremos opinión e invitamos a las organizaciones partidistas y a la Asamblea Nacional Constituyente a abrir debates sobre ello partiendo del mandato constitucional de la refundación de la Republica. Así como en la V Republica se defenestro el vetusto senado, vayamos ahora contra los Consejos Legislativos



Esta nota ha sido leída aproximadamente 545 veces.



Luís Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luís Roa

Luís Roa

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a287352.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO