Al Sr. Guaidó

Señor Guaido, no vivo en Vargas, por lo tanto no fui uno de los 90 mil vargenses que votaron para que usted obtuviera su curul en la Asamblea Nacional. Jamás he votado por usted en unas elecciones presidenciales en las que usted haya participado y mucho menos ganado. Por lo tanto usted señor Guaido no es mi presidente, ni es presidente de absolutamente nada.

Ustedes nos prometieron que de ganar las parlamentarias acabarían con las colas y muchos venezolanos les creyeron, lamentablemente todos hemos sido testigos de cómo al asumir su victoria, comenzaron con el amedrentamiento y la amenaza, y en vez de solucionar nuestros problemas solo se dedicaron a tratar de destruir el orden constitucional de la patria venezolana y a engañar a sus seguidores con falsas promesas.

Señor Guaido, le pregunto ¿porque en vez de gastarse esa millonada en viajes internacionales y hoteles cinco estrellas en los más de 8 meses que ha pasado fuera del país, no los invirtió en ayudar al pueblo? Creo que con esos reales usted muy bien le hubiera podido comprar medicinas a los laboratorios nacionales y extranjeros para apaliar la crisis de salud. ¿O porque no importar comida por vías legales, como hacen muchos importadores, pero para distribuirla a precio de costo entre por lo menos sus seguidores? Claro, su interés, al igual que el de sus socios, no es ni nunca fue solucionar los problemas de los venezolanos, ni superar la crisis, ni ayudar al pueblo. Su interés señor Guaido es definitivamente seguir las ordenes de un imperio en decadencia que inevitablemente está perdiendo su hegemonía global ante el imparable crecimiento de potencias como china, Rusia e india, que tratan de romper con esa hegemonía supremacista eurocéntrica que ocupa por la fuerza territorios saqueando las riquezas de los pueblos volviéndolos colonias, avasallando y destruyendo sus culturas y privándolos del desarrollo.

Al igual que ustedes en la Asamblea Nacional burguesa destruyeron toda legalidad constitucional interpretando los artículos de nuestra constitución como les da la gana, las mafias guerreristas que ocupan hoy la casa blanca imperial, se han dedicado a acabar con las leyes y los convenios internacionales, burlándose del derecho internacional y tratando de imponer por la fuerza su supuesta superioridad divina, y usted señor Guaido ha demostrado ser una simple marioneta cuyos hilos son controlados desde Washington, y se ha dedicado, siguiendo rastreramente las ordenes de sus jefes en el gobierno de los Estados Unidos, a tratar de llevarnos a una guerra fratricida que conduciría sin duda al desmembramiento de Venezuela y a la entrega de nuestros recursos a las grandes transnacionales occidentales, y a las narco oligarquías Colombianas.

¿En verdad piensa usted señor Guaido que esos 6 millones y dele del chavismo duro, aquellos invisibles de la cuarta república que hoy tienen educación y salud gratuita que poseen una voz que se escucha alto y fuerte en toda Venezuela van simplemente a desaparecer, o que aquellos otros muchos venezolanos, que aunque no sean chavistas, son nacionalistas y bolivarianos de corazón le van a permitir que entregue a Venezuela y nos robe nuestros derechos constitucionales?

Se, Señor Guaido, que usted sabe bien que en Venezuela no existe ninguna dictadura, y que el presidente Maduro no es ningún dictador, los que vivimos las dictaduras de Ongania y Videla en la argentina, y las dictaduras con sonrisa adeco/copeyanas podemos dar fe de eso. Usted no lucha ni por la libertad ni por el bienestar de los venezolanos, a usted solo le interesa satisfacer sus ansias de riqueza y de poder, y por supuesto ser aceptado por las elites imperiales, imagino que ya sueña con estar junto a Macri y bolsonaro tomando champaña y comiendo canapés en Davos, arrodillándose ante los que hoy creen decidir el destino del mundo.

Sr Guaido, aunque sabemos que es difícil para usted desobedecer a sus amos, deje de lado sus intereses personales y comience a pensar en el pueblo venezolano que hoy está sufriendo los embates de sus sabotajes, llamados al odio y al caos. Niños sin poder ir a la escuela, jóvenes sin poder asistir a sus universidad, pequeños y medianos comerciantes yendo lentamente a la quiebra por la falta de energía mientras usted y su familia se dan la gran vida en hoteles costosos y residencias con plantas eléctricas, y emulando a su jefecito( al cual creo también quiere dejar de lado) nos dice que la "oscuridad se acaba cuando acabe la usurpación"; no respondió Leopoldito a la pregunta de ¿Cuándo se acaba esto? ( refiriéndose a los actos terroristas de la infame " salida" hoy convertida en operación libertad) con aquella célebre frase "cuando logremos sacar a los que nos están gobernando". A ustedes y a los de su calaña solo les interesa eso, llegar al poder como sea, pero no para ayudar al pueblo sino para convertirnos otra vez en colonia.

Senos Guaido haga algo decente, detenga el sufrimiento al que nos está sometiendo a todos con su delirio presidencial y su desgastada interpretación de un Obama devaluado. Si quiere ser presidente haga como hizo Chávez, salga a recorrer Venezuela, barrió por barrio, plaza por plaza, pueblo por pueblo, preséntenos un plan de gobierno nacionalista que no se base solamente en el endeudamiento perpetuo de la patria y la privatización de todo lo público. Chávez, partiendo desde cero, enfrentando a las tribus judiciales adeco/copeyanas y al más que corrupto y vendido consejo supremo electoral de la época, gano limpiamente las elecciones con una inmensa mayoría. ¡Haga usted lo mismo!

Póngase del lado correcto, no permita que la historia, sus hijos y los hijos de sus hijos tengan que recordarlo como un traidor vende patria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1049 veces.



Gustavo Corma


Visite el perfil de Gustavo Corma para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gustavo Corma

Gustavo Corma

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a277779.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO