Revolucionario desde adentro

Mucho se habla del socialismo del siglo XXI, pero poco se practica por parte de muchos que se dicen darían la vida por este proceso; antes de poder poner en marcha un proceso socialista a nivel industrial y social, se debe por comenzar a sembrar la semilla de lo que debe ser un revolucionario desde adentro.

Un verdadero hijo de Bolívar y seguidor de Jesús debe ante todo querer trabajar por la gente, sus bases ideológicas se cimientan en cinco grandes pilares: amar a su prójimo como a si mismo; debe ser como Jesús, que no ha venido a que lo sirvan, sino a servir y a dar su vida por la redención de todos; debe tener como principio que la mejor riqueza esta en dar felicidad a sus hermanos, que su trabajo se fundamenta en lograr la mayor suma de felicidades entre los integrantes de su organización y el entorno social en el cual desarrollas sus actividades humanas; la necesidad espiritual de convivir con los que menos tienen y lograr con ellos cambios en su entono que permitan mejorar de manera significativa su calidad de vida a través de la formación de un hombre mas humano, donde el significado de la familia traspase las fronteras y nos permita ampliar nuestra visión cristiana de lo maravilloso que es ver a nuestros hermanos llenos de alegría, salud y ganas de vivir en un mundo donde todos podamos vivir en armonía y bajo una nueva visión de la fe cristiana, la cual debe dejar de ser un pensamiento pasivo y pasar a ser una realidad a través de la construcción de un mundo mejor, donde la verdadera fe, esta en lograr llenar nuestras cuentas de ahorros de obras que nos hagan ser verdaderos aspirantes a estar en ese paraíso prometido que todos llamamos cielo; recuerda las palabras de Jesús: “Son muchos los invitados, pero pocos los elegidos”:.

Las alegrías de un revolucionario no nacen en una tasca consumiendo 18 años y recibiendo halagos de aquellos que buscan comprar su conciencia; deben nacer cuando logran que cada día exista menos desigualdades y menos hermanos que por falta de compromisos de todos nosotros no puedan en muchos casos llevar un trozo de pan a sus hogares. Un revolucionario no descansa, ya que siempre esta educado y trasmitiendo a todos sus hermanos los nuevos paradigmas que marcan este proceso de cambio, siempre esta trabajando en la búsqueda de dar soluciones a los problemas de su entorno social a través del manejo eficiente y ético de los recursos que le son entregados, no aspira fortuna, ya que su preocupación por los que menos tienen y sus principios morales lo hacen un hombre bondadoso. No sueña con reconocimientos materiales, ni aquellos que provengan del hombre, ya que los que verdaderamente valen son los reconocimientos que vienen del cielo. Están dispuestos a dejar su familia por seguir los principios de Jesús, por lo que su nueva familia es el pueblo al cual se debe y entrega; sueña morir cerca de los que menos tienen, ya que son ellos su razón de vivir en este mundo.

La gran pregunta que surge es: ¿Cuántos que hoy dicen llamarse revolucionarios son REVOLUCIONARIOS DESDE ADENTRO?

UNEG


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1510 veces.



Henry Carrero

Asesor y docente universitario en la Universidad Nacional Experimental de Guayana - UNEG. Especialista en temas de mercadeo.

 henryantonioc@gmail.com      @HENRYACARRERO

Visite el perfil de Henry Carrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: