Digan lo que digan, el camino sigue siendo Chávez

"Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos"

ALI PRIMERA

Buen día, camarada” fur el saludo de un Anacleto sonriente, apenas me vio. “Me vine de Caracas luego de asistir a un par de sesiones ordinarias de la Asamblea Nacional, a pesar de que se suspendió una y de que inicialmente no me permitieron la entrada a otras por no llevar puesto un saco. Indiscutiblemente, y digan lo que digan, el camino sigue siendo Chávez, el Eterno Comandante, porque ha quedado demostrado que a esta derecha apátrida le hiede todo lo que huela a pueblo. No les vi el más mínimo interés en presentar un proyecto de ley para favorecer a los excluidos de siempre. Niegan haber engañado a los electores con su venta de ilusiones y falsas promesas, y no hacen nada para demostrar lo contrario. Ah, y quién ose increparlos al respecto es ignorado o recibe una respuesta al mejor estilo de “burro y bestia”, que fue como uno del pueblo llamó a Berrizbeitia”. Se calló por un instante y, mirando al cielo, continuó: “El ‘qué falta nos hace Chávez’ es un sentimiento nacional y no porque Nicolás no le esté echando bolas al legado, sino porque el Gigante ya le tenía cogido el truquito a estos opocetas. Usted sabe que Nicolás no la tenido fácil, porque gobernar después de Chávez, y en las circunstancias que lo hace, es tarea cuesta arriba, burda de difícil y no una papayita como muchos ‘socialistas críticos’ quieren hacer creer. Hoy en día la guerra es dura, quizá más dura que cuando Hugo, pero la pelea es peleando y Juan Bimba aún no ha saltado al ring”. Casi con un susurro, terminó diciendo: “Bueno, sigue su intento de sacar a Maduro, por aquello de que ‘el que persevera vence’, pero no terminan de entender que las vías constitucionales que asomaron más bien los perjudican. Sólo les queda ‘la salida’ y en esa tampoco tienen vida”.

Las declaraciones de los “dirigentes”, de los partidos que integran la MUGRE, siguen en el tapete todos los días, en la mayoría de los medios de incomunicación, tanto nacionales como extranjeros. Los Heraldos Negros, como los llamara César Vallejos, siguiendo la línea de acción trazada en la guerra sucia por JJ Rondón, siguen tratando de convencer a los lectores de que lo que se ve y se escucha es virtual, es decir: no existe, pero que los argumentos, con los que crean zozobra, angustia y malestar entre el pueblo, constituyen la verdad. De ahí que expresiones como “¡Quién se cala esta cola!, ¡ya basta de apagones!, ¡No se encuentra comida!” sean manipuladas en función de sus objetivos, porque realmente sólo son medias verdades, seleccionadas con sumo cuidado, que no informan quienes son los responsables de inducir y financiar esas colas, esos saboteos al sistema eléctrico, y el continuado intento de acaparar y contrabandear esos alimentos, que según ellos no existen, pero que son decomisados por toneladas a diario en las distintas regiones del país. Ah, además defienden a esa “pobre gente” a la que no se deja trabajar. O sea…

Debemos estar claros que, para esta guerra, los han entrenado en el uso de los Once Principios de la Propaganda de Göbbels. Todos los días nos aplican: a. “Principio de la Transposición”, que reza: “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan” y de ahí la cuerda de cadenas infames que ruedan por las redes sociales; b. el “Principio de la Orquestación” que dice que “una mentira repetida mil veces la convierten en verdad” y por ello los escuchamos repetir sin cesar, por ejemplo, que aquí no existe libertad de expresión, pero llaman impunemente a un golpe de estado a través de los medios impresos y audiovisuales; c. “Principio de la Renovación que dice que “se deben emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos, a un ritmo tal, que cuando el adversario responda el público esté interesado en otra cosa”, para que no se pueda contrarrestar la gran cantidad de medias verdades con las que nos bombardean diariamente; d. “Principio de la Verosimilitud”, para “construir argumentos a través de los llamados globos sondas o informaciones fragmentarias” que manejan a su antojo con mentiras que se envían uno a otros, como el eje Madrid-Miami-Bogotá-Caracas, sin dar a conocer el punto de origen del mensaje, pero validando el mismo; e. “Principio de la Silenciación” que consiste en callar y no difundir las informaciones que favorezcan a la gestión de gobierno para que la gente no se entere, por ejemplo, del segundo puente sobre el río Orinoco; f. “Principio de la Unanimidad” para “llegar a convencer a mucha gente de que se piensa como todo el mundo”, creando impresión de unanimidad. Y no es que antes no trataban de aplicárnosla. Pero contra el “Chávez, comunicador social” nada de eso les servía; ËL guiaba al pueblo, de manera clara y contundente, por el camino a seguir. Su mejor lección: el ejemplo.

Contra Nicolás recrudecieron sus ataques, pensando que era más fácil y miren lo duro que les ha salido. Aun no han terminado de entender que la labor de Nicolás es tratar de conducirnos por el camino que el Gigante trazó: con el pueblo, todo; contra el pueblo, nada. Digan lo que digan y hagan lo que hagan, el camino sigue y seguirá siendo Chávez, en su afán de llevar la mayor suma de felicidad a su pueblo. De allí las Misiones y Grandes Misiones Sociales Bolivarianas, la solidaridad para con los países hermanos para crear grandes alianzas que nos hagan crecer, UNASUR, CELAC, y el satélite Simón Bolívar que nos proporciona cierta libertad informativa mundial que se refleja a través de Telesur. ¡Quién puede dudar que el camino sea Chávez! si Chávez eres tú, soy yo, somos todos. Y, ¿qué decir de nuestra completísima Constitución?

¿Qué ONG o partido opositor ha tratado de crear un “Comité de víctimas del Amparo”, un “Comité de víctimas del Caracazo” o un “Comité de víctimas del 11A”? Lo único que escuchamos de estos nuevos agentes del imperialismo, que fueron electos como diputados a la Asamblea Nacional, son las diarias amenazas del método que usarán para “sacar” al Presidente que los venezolanos nos dimos. Henry Lisandro, Freddy Guevara, Borges, “Chuo”, Blanco, y otros más, las expresan sin rubor. No les extrañe que su “salida” termine siendo la “entrada” que encontró el Monstruo de Ramo Verde.

No podemos tapar el sol con un dedo. Conocemos las dificultades por las que estamos atravesando. Pero, ¿qué estás haciendo tú por ayudar en la búsqueda de soluciones?, ¿cuál es tú papel en esta democracia participativa y protagónica?, ¿cómo colaboran nuestros indígenas, por primera vez reconocidos constitucionalmente gracias a Hugo, en la siembra de un mejor país? ¿Qué hay burocracia? Sí, ¿Qué hay corrupción? Sí. Pero, si tú no cumples con tus deberes, ¿cómo exigir tus derechos? Ah, pero por temor a que te llamen “sapo” no denuncias a los que delinquen. ¿Dónde están esas organizaciones sociales que nos dejó Chávez, conocidas como “Consejos Comunales” que debían impulsar la participación popular en la búsqueda de una sociedad más solidaria e igualitaria? ¿Qué participación han tenido los partidos de la oposición en la construcción de una Venezuela próspera? No me respondas a mí, sino a ti mismo.

¿Quieres Ley de Amnistía Criminal?, ¿quieres Ley de Estafa Inmobiliaria?, ¿quieres reformas a la Ley del Trabajo que te perjudiquen? Tú y sólo tú, tienes la palabra. Pero recuerda que debes conocer a tus verdugos. Y a tres años de su partida física, Chávez es y sigue siendo el camino.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1035 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a223974.htmlCd0NV CAC = Y co = US