"El arado y el mar"

El espejo que era Chávez

La dominación de los poseedores sobre los despojados se basa en la fragmentación de estos últimos, de esta manera no se reconocen como un cuerpo social, permanecen sin conciencia de ellos mismos, de su condición social, de su fuerza, de sus capacidades, sometidos por la ignorancia mayor que es desconocerse.

Para reconocerse cuerpo social, hacerse órgano social, es decir, para organizarse necesitan reflejarse, verse como cuerpo en otro, identificarse en ese espejo y luego fundirse con él. De allí la importancia del líder, de la dirección, de la meta sagrada hacia dónde moverse, y también la acción disolvente, castrante, de las teorías que niegan la necesidad de un líder, de una dirección, las que promueven una especie de montonera sin pies ni cabeza.

Los despojados intentan siempre reconocerse en un líder, ese es su desarrollo natural. El capitalismo, hábil, sabe que su dominación depende de evitar esa toma de conciencia. Para eso inventa barreras para impedir la conexión líder-masa, la formación del líder, que la masa lo reconozca.

La primera de estas barreras, cadenas, se encuentra instalada en lo profundo del alma de los individuos, en las ataduras al entorno, en la autoestima baja, en la pasión por otros intereses, en la autonegación de su capacidad, en la costumbre de ser mandado. Pero sobre todo, en la falta de un ideal que los mueva, en la carencia de metas sagradas sustituidas por la meta frívola, pequeña: ser alcalde, diputado, gobernador, presidente de algo manque sea una portería, jefe de aldea; en la falta de visión universal, de humanidad. No hay un líder revolucionario que no haya sido movido por razones sagradas, por visión de humanidad, por ese huracán, que no lleve en su pecho ese volcán.

Otra barrera es la creación de falsos líderes que embaucan a las masas; las confunden y las conducen, por caminos floridos, a la misma dominación. Muchas veces las masas irredentas se van tras espejismos de falsos líderes que sólo sirven de válvula de seguridad del sistema. La historia de estos pueblos está llena de falsos mesías y de manipulaciones, y también es iluminada por líderes, que lamentablemente no han concluido, "por ahora", sus objetivos; no obstante dejaron la huella honda que señala el camino.

Si queremos recordar nuestro río caudaloso formado por estos líderes, podríamos comenzar por nombrar a José Leonardo, a Gual y España, a Bolívar, a Zamora, a Fabricio, a Américo Silva. El Orinoco espiritual continúa su marcha de ejemplo hasta llegar al Comandante Chávez.

Chávez fue un continuador de la corriente libertaria que comenzó en la misma conquista y se fue nutriendo en la batalla centenaria de la formación de este pueblo noble que lleva el amor en su corazón y en su sangre; de la tradición de herejía y coraje de los esclavos, los indios, los europeos hijos de la Revolución Francesa y la Comuna de París, desprendido como ninguno, portador de las condiciones primarias para hacer Revolución.

Los desposeídos se reflejaron en el espejo que era el Comandante Chávez y se reconocieron, tomaron conciencia de su existencia, con él se fundieron, se formó así el cuerpo social revolucionario, la esperanza renació para el mundo. Chávez lo sintió y lo proclamó desde la sinceridad, una energía invencible recorrió a la sociedad y la hizo capaz de hazañas asombrosas: se abrían así las puertas para el tomar el cielo por asalto.

El capitalismo, cuando se establecen estas relaciones, se alerta, pone en funcionamiento sus mayores crueldades con tal de romper el vínculo que lo condena a ser superado. Nosotros no comprendimos la grandeza de Chávez-pueblo, y no lo supimos defender.

Después de Chávez, el camino se interrumpió, apareció el "becerro de oro", a las masas las distrajeron con las migajas del banquete, perdieron la visión de grandeza, los líderes se regodearon en la lisonja inmediata. Ahora, el mundo, nosotros, esperamos al líder-espejo capaz de sobreponerse a las barreras y surgir desde las entrañas de la dominación, de fundirse con los desposeídos y dirigirse juntos hacia las metas que “por ahora no se han logrado".


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1864 veces.



Toby Valderrama y Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a200710.htmlCd0NV CAC = Y co = US