Venezuela colapsa

Por temerle al Socialismo la consecuencia es el Capitalismo

* Donde no hay corrupción, existe abuso de poder

* Y donde no hay abuso de poder ni corrupción, existe ineficiencia

* Por temor al Socialismo, nos arrollan los antivalores del capitalismo

Venezuela colapsa por los cuatro costados, se ha trasformado en un país asediado por los antivalores del capitalismo, la corrupción ha invadido el alma de los entes sociales, productivos, comercializadores e industriales en todos los segmentos, los Bancos y sus empleados, a los cuales se han unido los medios de comunicación tanto públicos como privados, comunicadores sociales al servicio de intereses transnacionales, que publican mentiras o medias verdades y los públicos, solo nos dicen los que les permiten informar, los profesionales de la medicina, desde hace mucho tiempo, ya no tienen pacientes sino clientes, para todos ellos, una voz de alerta, El Pueblo también se cansa del maltrato.

En materia comunicacional, los privados, titulan mentira es sus portadas y en los medios públicos, esconden la verdad verdadera o se dice a medias, algo así como para no dar mucha luz a la realidad que pueda perjudicar a la institución u organismo estatal u estadal, para el comerciante, la usura, ya es una constante y para que hablar de los servidores públicos y privados en general, como encontrar uno que nos atienda con respeto y cordialidad, posiblemente exista alguno, pero en general, en los organismos de ambos sectores,, estos empleados (as) han convertido la atención al público, como si nos estuviesen haciendo un favor, actúan sin ningún principio de respeto ni ética, todo aquello ha desaparecido, su prestación de servicio es deficiente y hasta lo hacen con prepotencia. ¿Quién es el responsable?

Hablar de las instituciones que tienen la responsabilidad de protegernos como son nuestros cuerpos policiales, también ellos han continuado su accionar del pasado y presente, este síndrome de hacer dinero fácil, está enquistado hasta los tuétanos, permitiendo el uso y el abuso de sus nexos que son los delincuentes y así, estos entes operan a plena intemperie, tienen patente de corzo para actuar estos facinerosos, en los cuerpos policiales, existen funcionarios que forman parte de estas bandas organizadas, lo cual consolida la inseguridad y criminalidad que vivimos, para que hablar de nuestras fronteras, el contrabando campea, ¡pero desde siempre! y otras desviaciones lesivas para la sociedad, por la prensa, siguen siendo una constante, las noticias que vemos publicadas por TV o impresas en los medios, nos siguen demostrando que a pesar de las medidas asumidas por el gobierno en la zona fronteriza, estas acciones ilícitas continúan impunemente, ante este panorama en que nos ha sumergido un sistema alienante y perverso como es el capitalismo neoliberal, nuestras autoridades, están inertes, han perdido autoridad y la sociedad en su conjunto, se encuentra a la deriva, ¿Quien es el responsable? por una parte no hay dudas que el capitalismo nos ha inoculado la mente pero, pregunta el Pueblo: ¿Qué han hecho nuestros dirigentes y autoridades para detener este flagelo? NADA o simplemente darle luz verde al capitalismo salvaje con una serie de pactos tras y fuera de bambalinas con la burguesía parasitaria además de los “rojos rojitos” que hacen de lobby a nombre de la quinta columna, en estos tenebrosos acuerdos de corte socialdemócrata.

¡Compatriotas! retomar el Plan de la Patria (el verdadero) el que nos legara Nuestro Chávez, es la tabla de de salvación de la República, presidente MADURO, cada día que pasa, nos acercamos más al final del Sueño Bolivariano y Socialista, REACCIONE, que la Patria Colapsa.



¡SOCIALISMO o NADA!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1501 veces.



Pedro Marillán Sánchez

Comunicador Social Alternativo

 pedromarillan41@gmail.com      @psmarillan

Visite el perfil de Pedro Marillán Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Marillán Sánchez

Pedro Marillán Sánchez

Más artículos de este autor