Que Dios nos libre de ellos

Los camaleones que adulan al gobierno

APORREA es un portal que nos permite evaluar la gestión del gobierno y si analizamos el porcentaje que escribe a favor de la gestión del gobierno y por el otro lado los que hacemos la crítica veraz, de lo que estamos viviendo, veremos, que los aduladores están en una gran desventaja, eso debe servir para que reflexionen quienes, creyendo hacer un aporte al proceso, avalando lo que están haciendo nuestras autoridades, el objetivo es exactamente lo contrario, totalmente negativo, porque son tantos los errores o las equivocaciones en que nuestro gobierno ha caído, que no cabe otra cosa que escribir y decir a los cuatro vientos, ¡Pero por favor Rectifiquen! que el tiempo es menor para retomar la senda perdida.

Sin embargo, aún quedan los que siguen creyendo que el Socialismo se construye junto al capitalismo, ¿Qué diría Marx o El Ché? ¡bueno que quieren que les diga u escriba! por respeto no lo diré, porque es posible que en este poco tiempo que nos queda para RECTIFICAR, cambien de opinión, a otros les será imposible que lo hagan, tienen el síndrome de la Socialdemocracia o la del Gatopardismo, * ESTAMOS MÁL, PERO VAMOS BIEN* *Cambiémoslo todo, para que todo quede igual* uno de ellos, es el señor que hoy escribe su artículo en APORREA el cual titula así ¿Quiénes son los disfrazados de chavistas que trabajan para la derecha?, le respondo señor Arellano, gente como USTED, que en un correo privado me recomendaba que no se puede atacar ni ofender públicamente a otro u otra persona, eso no es revolucionario, (aún lo conservo), sin embargo usted continúa haciéndolo, ¿Tiene usted, “SEÑOR” Arellano patente de Corzo, para hacerlo?.

En su artículo de hoy (ayer) “señor Arellano, vuelve a nombrar a Toby Valderrama, ¿Tiene usted envidia de los conocimientos filosóficos de Toby y su equipo?, posiblemente usted diga o mencione que yo soy algún familiar de Toby, porque le defiendo, Nooo, para nada, solo que sus escritos y sus análisis son los de un SOCIALISTA, al cual Nuestro Comandante Eterno, recomendaba leer, lamento señor Arellano, que usted no haya podido escalar mentalmente más allá, se quedó ahí en “los Jaladores de Mecate” que pertenecen por naturaleza, a la cuarta, trate de quedarse callado y cuide su cambur y que junto a usted lamentablemente hay muchos, esperemos que el tiempo que nos queda para salvar a nuestra revolución, podamos depurarnos de tantos Camaleones como usted,”señor” Arellano.

Bueno, para ir concluyendo le diré como Roy Chaderton, *Usted no es un señor, usted no es un político, usted es un Patán, Usted es un Cobarde*, porque pide que hagan los demás, lo que usted por sus limitaciones, no es capaz de hacer, recuérdelo, me pidió en privado que no ofendiera en público porque nos ético ni revolucionario, ¡Claro que es ético, denunciar a los *jalamecates y habladores de paja*, ustedes son los principales divisionistas del proceso, la crítica es la esencia de la revolución, en los que hacemos la crítica, es que debe confiar el gobierno, Nooo en los Camaleones y jaladores.

Le reitero aún conservo sus correo privado donde me pide sea ético, ¿Es Usted ético, conoce el significado de la ética? ¡Camaleones y tarifados es lo que son! Usted menciona en su artículo, *Ya saldrán a responderme los disfrazados de chavistas* Si aquí hay uno de los miles de disfrazados que estuvo en Miraflores junto al Comandante Chávez el 11 de abril del 2002, ¿Donde estaba usted? y que creía “señor”, que no íbamos a reaccionar ante tanta patanería burda de un asalariado socialdemócrata de los tantos que están enquistados en el gobierno.

Presidente MADURO, lea APORREA y verá para donde se inclina la balanza


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1955 veces.



Pedro Marillán Sánchez

Comunicador Social Alternativo

 pedromarillan41@gmail.com      @psmarillan

Visite el perfil de Pedro Marillán Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Marillán Sánchez

Pedro Marillán Sánchez

Más artículos de este autor