¿Idealistas o Que?

El idealista cree de “buena fe” y pretende hacer creer que el aparato del Estado es un instrumento plegable a la voluntad e intenciones de la clase en el poder, que el gobierno es el dueño del aparato de Estado y por ende, este último actúa en función de sus ideas. Aun cuando hoy existen pruebas irrefutables de la realidad del inútil Estado heredado y la razón de las misiones, creadas para aminorar las necesidades de un pueblo cada vez más concientes de las causas que genera su pobreza, lo ha demostrado. Un capricho como este posee explicación.

Pues, como un delirio idealista, cuyas intenciones parecieran proteger los privilegios que ofrece el Estado burgués, se pretende maquillar el desastre cambiando figuras, fortaleciendo estructura, otorgando más poder, privilegios y autonomías. No obstante, no observan el peligro degenerativo que prometen esas viejas estructuras de Estado sobre las personas que llegan inspirados por servir al pueblo. El viejo Marx una vez dijo: “Las condiciones sociales determinan en ultima instancia la conciencia social”.

Lo que hace que exista verdaderamente un Estado revolucionario, no es una decisión o idea de la clase que se abriga en poder, mas bien, es su estructura, su practica objetiva, son las relaciones sociales independiente de la voluntad de los hombres que se materializan en el día a día, y que deben marcar distancia significativa con el reaccionario estado Burgués. Aquí no se trata de destruir al Estado ni de disminuir su rol, sino de transformarlo, impregnarlo de pueblo. Es comprendido por los revolucionario lo vital que resulta para la revolución, el fortalecer al Estado, pero sobre la base de nuevos paradigmas. En simples palabras, la cuestión del poder del pueblo, el ejercicio real del poder popular, solo será posible transformando las estructuras del Estado heredado. Podrá parecer utópica la idea, pero ignorar este problema es condenar la revolución al fracaso, lo contrario es fortalecer al futuro verdugo del pueblo.

Cuba nos regala un mar de infinitos ejemplos dignos de estudiar, en su búsqueda por un Socialismo de características propias previó los errores colosales del llamado “Socialismo real” soviético, donde en la practica existía un Estado no muy distinto a los Estados capitalistas, de castas políticas con privilegios exorbitantes. Como un látigo de conciencia, un puñado de hombres soñadores y rebeldes se distinguieron a tiempo de esas prácticas enajenantes, razón que motivaron innumerables críticas de los burócratas de la URSS a la incipiente revolución cubana, temiendo a que ese ejemplo se irradie. En fin, los mismos burócratas seudo-revolucionarios que, hasta hace poco más de diez años vestían el rojo del humanismo, lo que para ellos represento un disfraz.

El soviet, que no era más que el pueblo y los trabajadores organizados para la defensa de sus interese, y de evitar (Lenin denunció con tiempo) en lo posible, la desviación del Estado y sus funcionarios de la senda revolucionaria, el poder degenerativo de una elite burocrática acostumbrada al goce del poder y enajenado al capital. El soviet que representó el planteamiento más acabado de la experiencia de la revolución rusa y las comunas de la revolución francesa, muere junto a Lenin, quizás podrían llamarse: las muertes que desgraciaron las esperanzas humanistas en el siglo pasado. El fin de los soviets se produjo a raíz de la estatización de los mismos, muchas de estas organizaciones fueron integradas al aparato del Estado y sus representantes convertidos en funcionarios del mismo, otras simplemente fueron eliminadas e incluso fueron prohibidas. El monstruoso error de los “idealistas” soviéticos de aquel entonces, de creer que el poder del Estado era suficiente para garantizar la revolución rusa, en nada se diferencia a la estrategia de los idealistas del presente. La revolución cubana generó su propia dialéctica, de ella nacieron los Comité de Defensa de la Revolución CDR, organismos populares encargados en velar junto al partido comunista de cuba, en primer lugar, del pueblo por las necesidades inmediatas de la población, como también, por el Estado y sus funcionarios. De ellos y de un poderos partido comunista, cuya fortaleza es su ideología, moral y mística, concebido como la vanguardia necesaria, como medios irradiantes de conciencia y no como elementos para ocupar los puestos burocráticos del Estado, se debe la fortaleza del gobierno cubano y el ejemplo revolucionario.
Ahora bien, en Venezuela, la revolución ha experimentado diversas formas de organizar al pueblo, la dinámica propia del proceso venezolano que acatando un ordenamiento legal burgués, tan contradictorio para sí, pero, para desgracia de la burguesía, con un apoyo popular indiscutible, ha podido mantenerse viva constituyendo un hecho inédito. Sus diferentes contexto y etapas vividas, sus particularidades y dinámicas, que le han impreso por tácticas disímiles formas de organizar al pueblo inscritas lo fue, desde Círculos Bolivarianos, y los son hoy las actuales Unidades de Batallas Endógenas UBE’s, Comité de Tierra, Aguas, Energías, etc. mas para esta táctica, le legó la hora de transformarse en la estrategia de la revolución para bien de ella, el Estado venezolano debe de desencajarse objetivamente de las riendas del viejo estado burgués, los revolucionarios deben liberarse de esas viejas ataduras y dejar de idealizar.

El nuevo planteamiento de crear un ministerio de participación popular, es bien, una iniciativa que debe ser aplaudida, al que todos los revolucionarios debemos de ponerle el corazón y estar despiertos, contribuyendo y criticando a tiempo cuando se presenten inesperadas desviaciones. Esperemos que no.
El veneno idealista, verdadera fachada de las ideas pequeño-burguesa de la quinta columna, incrustada en el poder, que tanto daño le hace y le han hecho a todos los procesos revolucionarios en la historia, debe ser combatido en el campo de la ciencia. El buen marxismo es el único antídoto.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4488 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: