El Exprópiese Y el Poder Popular

No intento en esta ocasión encontrar argumentos para desmontar la tesis, según la cual, la propiedad sobre los medios de producción es un aspecto relevante para entender lo esencial entre el sistema capitalista y el sistema socialista. Ni lo discuto, es una verdad monumental y es un aspecto que permite comprender muy bien la lógica de estos dos sistemas. La propiedad sobre los medios de producción es una suerte de obstáculo que una propuesta socialista debe resolver porque no es un punto que se resuelve trasfiriendo una propiedad de un dueño a otro. No es así de esquemático o mecánico la cosa. No se está más cerca el socialismo en el siglo XXI porque afectemos o disminuyamos un tipo de propiedad privada e incrementemos otra: La del Estado.

No pretendo igualmente desmontar la explicación que nos advierte de la supremacía de la estructura material de la sociedad sobre la estructura espiritual/ideológica. Sobre el asunto se ha escrito y debatido mucho, pero seguro estoy, que no estamos ni en el siglo XIX ni en el XX; estamos culminando la primera década del siglo XXI y las cosas pueden perfectamente explicarse con las herramientas metodológicas y teóricas de esos momentos, pero no perdiendo de vista que el socialismo del siglo XX tuvo sus especificidades no muy lógicas con la propuesta teórica y el mundo actual tiene también sus particularidades.

Hago esta pequeña introducción porque una reflexión sobre “el exprópiese”, me lleva a considerar que los asesores del presidente tienen mucho tino en sus asesorías. Es notorio además, como son files a ese principio que nos sugiere que la confrontación entre el capitalismo y el socialismo se resuelve asegurando un cambio en el sistema de propiedad. La sociedad capitalista, según esta explicación, entra en un estado de coma cuando se afecta el esquema de propiedad sobre el cual se sustenta, pero lo sustantivo en esta tesis, visto los resultados del socialismo real, no es el cambio de dueño; lo fundamental es que el nuevo dueño esté registrado en la propuesta teórica o proyecto y que la propiedad que se afecta sea aquella que políticamente ayude a crear las condiciones para despegar la ruta del Socialismo del Siglo XXI

Veamos si trato de aterrizar en este asunto que se me está complicando: Si el gobierno expropia una procesadora de harina de maíz, quiero saber y entender, cómo el paquete de harina que compramos ahora y bajo el esquema de una empresa del Estado nos cambia nuestra existencia y nuestra forma de pensar. Probablemente encontremos un paquete de harina más económica y el Estado con esa expropiación incremente sus activos, pero ese acontecimiento en si mismo, no coloca al socialismo más cerca, porque ese evento no parece resolver una situación que hoy por hoy, ocupa un espacio de mayor relevancia dentro del sistema capitalista. Pienso que el desarrollo del proyecto bolivariano no está determinado exclusivamente por la afectación que hagamos a empresas que produzcan bienes y servicios. El socialismo del siglo XXI no creo que esté girando sobre un esquema de nacionalizar y estatizar en empresas privadas.

Mientras el gobierno trata de asegurar alimentos para el estomago con la nacionalización y expropiación; el capital no da muy duro “alimentado” con desinformación, propaganda la mente de los venezolanos. Ese tipo de propiedad es “caca” y ahí resulta muy difícil oír un “exprópiese”, por alguna razón vinculada exactamente con el PODER. No se tiene PODER para eso. Mientras hay un proceso de ideologización entre nosotros, dirigido a convencernos sobre la fortaleza del Poder Popular, se observa, si no caemos en la trampa ideológica, que la estrategia del “exprópiese” tiene una ruta distinta a la del fortalecimiento al Poder Popular. La “política” de afectar las relaciones de producción bajo las orientaciones del Socialismo del Siglo XX, no aporta nada al fortalecimiento del Poder Popular.

Analicemos las fuentes de amenazas sobre el proyecto bolivariano. ¿La amenaza mayor proviene de Polar? ¿Es mayor la amenaza de polar que la producida por los medios privados de producción ideológica? ¿Por qué le es tan fácil al gobierno haber dicho “exprópiese” tal planta procesadora de un bien material y no fue tan fácil dejar sin efecto la concesión al RCTV? ¿Qué nos daña más: la plusvalía de polar o la Plusvalía ideológica de los medios de comunicación privados?


evaristomarcano@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1351 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a111703.htmlCd0NV CAC = Y co = US