Biocombustibles, otro negocio chato del novato. Asi vemos la PDVSA del futuro

Recientemente el ministro Tellechea anunció que PDVSA pronto estará produciendo biocombustibles [PDVSA INTEVEP on X: "Promover las fuentes de energía sostenible, como los biocombustibles, contribuye a la diversificación y a la sostenibilidad energética, dos objetivos trazados por PDVSA para el corto y mediano plazo. https://t.co/lHN60H2qj1" / X (twitter.com)] para ayudar a satisfacer parte de la demanda interna de combustibles.

El anuncio surge luego de una visita de parte de la directiva de PDVSA [PDVSA on X: ""Venezuela está dispuesta a seguir avanzando, para contribuir a la estabilidad energética mundial", afirmó el ministro @TellecheaRuiz durante su recorrido por el Complejo Industrial Cartagena al sureste de España. https://t.co/hgGeAi6u8B" / X (twitter.com)] al complejo industrial de Repsol en Cartagena-España, donde la petrolera española está embarcada desde 2022 en la construcción [Combustibles renovables (repsol.es)] de su primera planta de producción de biocombustibles, asociada a una inversión de unos 200 MM de Euros. La planta procesará 300.000 toneladas anuales (tpa) de residuos lipídicos [obtención de glicerol] para la producción de hasta 250.000 tpa de biocombustibles destinados al sector del transporte.

A diferencia de Venezuela y PDVSA, España y Repsol están ya embarcadas por compromisos globales con el protocolo de Kyoto y el cambio climático a honrar el control de emisiones y el balance cero de emisiones para 2050, con el objetivo es neutralizar con esa iniciativa unos 0.9 megatones por año solo desde dicho proyecto. No es que 0.9 megatones sea un volumen significativo [apenas un 0.34% ] respecto a los 261 megatones que anualmente genera dicho país, pero hay que reconocer que al menos en concepto se mueven en la dirección correcta en cuanto al control de emisiones.

Pero mientras España y Repsol van en línea con el control y la disminución de emisiones, los ciclos cerrados y la economía circular, Venezuela y PDVSA se mueven en sentido contrario, con un volumen de producción y exportación de fósiles de mayor contenido de carbonos, mayores emisiones, mayor quema y venteo de gases, mayor frecuencia y magnitud de derrames [Einstein Millan Arcia on X: "No hubo derrame en la refinería #ElPalito, asegura el mismo individuo que dice que la contaminación del lago de #Maracaibo es una cuestión visual. Asegura @tellechearuiz en un juego de palabras asegura que en la refinería no hubo derrames (https://t.co/jrlhuBcSgN) (sigue) https://t.co/utISxxeyga" / X (twitter.com)] y mayor incidencia e accidentes e incidentes [Einstein Millan Arcia on X: "¿Por qué ocurren cada vez más derrames en #PDVSA? Entrevista al experto petrolero Einstein Millán - Observatorio de Ecología Política de Venezuela https://t.co/VXygXeqIFb" / X (twitter.com)] a lo largo y ancho de Venezuela.

Actualmente las emisiones de gases tóxicos y carbonos a la atmosfera de PDVSA podrían exceder los 190 megatones de CO2 por año como consecuencia de sus operaciones. La mayor contribución a dichas emisiones se ubica en la producción y mejoramiento de ese volumen de más del 60% de crudos pesados extrapesados que produce nuestra industria, así como en la producción y quema de gas asociado. El calculo no incluye las emisiones asociadas a las exportaciones de "petcoque" y carbón recientemente anunciadas.

El aumento en la producción fracciones pesadas-extrapesadas de más del 60% del volumen total nación, incorpora un volumen sustancial adicional de emisiones asociadas que debe ser neutralizado [Pdvsa exportó 2,32 millones de toneladas de coque en 2022 frente a las 184.000 de 2021 - TalCual (talcualdigital.com)], [Pdvsa firma dos nuevos contratos de exportación de coque de petróleo - Sumarium - Información] para evitar consecuencias corrientes abajo en un futuro cercano en contra de nuestra nación, de prosperar el "net zero" para 2050.

Entre las alternativas más comunes de ralentización; más no de remediación, de emisiones de carbonos a menudo aparecen los biocombustibles. Sin embargo, su producción aun siendo eficiente, no aporta un factor significativo de neutralización de carbonos, debido a que normalmente durante su sinterización la fuente primaria de energía sigue siendo generalmente fósil. Pero además de lo anterior y para el caso de Venezuela como ver como veremos en lo adelante, la estructura de costos asociada resultaría desventajosa.

No es que estemos en contra del biocombustible como alternativa, pero es conveniente tener presente el balance de costo de venta al público y su posicionamiento frente a otras opciones de mayor viabilidad, ya que en nuestro país los costos de producción de la gasolinas y diésel son mucho más competitivos que aquellos de los biocombustibles, incluso más competitivos que los costos de dichos biocombustibles en aquellos países con amplia experiencia y tradición en la materia.

En la producción de biocombustibles influyen los costos de insumos que Venezuela produce poco o no produce, forzando a importarlos. Influye la eficiencia en procesos en una PDVSA neófita en la materia, e influyen las fuentes primarias de energía utilizada en su producción, en una industria petrolera por demás eficiente y dependiente de la energía fósil en la mayoría de sus procesos a lo largo de su cadena de valor.

La demanda mundial de biocombustibles para 2022 fue apenas unos 2,900,000 BPD, mientras que sus costos de producción pueden variar de unos $0.70 a $2.3 por litro para el caso del etanol, a entre $0.8 y $1.7 por litro para el caso del biodiesel. En todas las muestras evaluadas, el precio de venta de los combustibles fósiles supera entre 100% hasta 530% aquellos de Venezuela, de allí que estos resulten en una opción más viable y que justifica el emprendimiento. Este no es el caso de Venezuela, país que posee múltiples alternativas a la mano de mucha mayor rentabilidad y eficiencia tanto de costos como de neutralización de carbonos.

PDVSA del futuro

La idea es controlar las emisiones capitalizando el esfuerzo en la dirección correcta, al apalancarse en sus fortalezas naturales, como combustibles más amigables como el gas natural y el hidrogeno gris o azul en una etapa sucesiva. Apalancarse también en la redistribución de segregaciones y la inserción de fuentes energías alternativas en la cadena de procesos de PDVSA.

Pero todo apunta en la dirección contraria en la PDVSA de hoy, ya que ese gas que por ley debe destinarse prioritariamente para el bienestar de Venezuela, es ahora entregado para el beneficio de otras naciones [instein Millán Arcia: Lo que oculta Pdvsa del acuerdo entre Venezuela y Trinidad sobre El Campo Dragón - Emisora Costa del Sol 93.1 FM (costadelsolfm.org)]. Repetimos, no es que estemos en contra del biocombustible, pero para Venezuela este no parece ser el momento dada sus múltiples y más rentables opciones.

Mientras Tellechea se promociona con los biocombustibles, tan solo reservando ese gas que por ley corresponde priorizar para el interés nacional para la sustitución de gasolina y diésel, nuestro país podría generar ingresos superiores a los 225 millones anuales con la colocación de los créditos de carbono en el mercado regional o global. Esos 225 millones superan aquellos que se estiman estaría recibiendo nuestro país por la entrega de nuestro gas a Trinidad.

Si a lo anterior le sumamos la sustitución del fósil en al menos el 25% de los procesos de nuestras refinerías, se estarían generando unos $2,163 millones anuales por la colocación de créditos de carbonos en los mercados globales, una cifra diez veces superior a los ingresos estimados por la entrega de nuestro gas a Trinidad y un 20% de los ingresos totales [11,886 MM] que PDVSA espera recibir durante 2024 [Reuters: gobierno venezolano recibirá 27% más de ingresos de PDVSA en 2024 tras alivio de sanciones - Finanzas Digital].

La venta de biocombustibles ni remotamente superaría en el mercado doméstico dichas ganancias y no sería competitivo para la exportación frente a EEUU o Brasil; por ejemplo. Estos países a diferencia de Venezuela cuentan con la materia prima además de la experticia. Los biocombustibles se justifican en países limitados en sus reservas fósiles, en países con excedentes agroindustriales y en países con una estructura de costos de venta de combustibles fósiles más onerosa.

Somos del parecer que la agenda del cambio climático tenderá hacia el fracaso, ante el consistente crecimiento de la demanda por la energía fósil, proveniente desde los mismos centros de consumo que apoyan dicha esencia. Las alternativas mal llamadas verdes/renovables no han podido competir como fuentes confiables y sostenibles de energía frente al crudo y gas, aun contando con el subsidio de naciones.

Pero PDVSA hoy posee una imagen caótica, sustentada en la continua destrucción [Einstein Millan Arcia on X: "¿Por qué ocurren cada vez más derrames en #PDVSA? Entrevista al experto petrolero Einstein Millán - Observatorio de Ecología Política de Venezuela https://t.co/VXygXeqIFb" / X (twitter.com)] del medio ambiente, un pésimo manejo operacional y una muy entredicha imagen internacional. Una corporación desorganizada, donde el gasto, la improvisación y la ineficiencia prevalecen.

Así como antes apoyamos la reconstrucción y rescate de PDVSA [Einstein Millán Arcia: La viabilidad de recuperar Petróleos de Venezuela - Emisora Costa del Sol 93.1 FM (costadelsolfm.org)], hoy tenemos serias dudas; no solo por la destrucción física de sus activos, sino principalmente por la desaparición del orden y la filosofía corporativa. Volver a encauzar la industria dentro del canal del orden, la disciplina, el respeto, el conocimiento y la eficiencia como una estructura monolítica sería imposible, ameritando su desintegración en operadoras independientes, tal y como en los 70’s llevándonos a la opción de la privatización segmentada que habíamos ya advertido desde 2018 [Einstein Millan Arcia on X: "Advertimos en Febrero’2018; @pdvsa se dirige hacia ha segura Privatización Segmentada; no autorizada, a cuenta gotas de activos medulares. Por Einstein Millan Arcia; @EinsteinMillan https://t.co/ldWVysQBtY" / X (twitter.com)].

Frente a lo anterior, la filosofía corporativa de la industria petrolera que debe prevalecer, debe cimentarse en su orientación en la dirección correcta, que no es otra que el respeto por el entorno y en el apalancamiento de su competitividad tecnológica, operacional y financiera, así como en inversiones orientadas al acoplamiento armónico de sus potencialidades naturales, así como su recolocación en el radar internacional como suplidor seguro y confiable.

Venezuela debe prepararse para un mejor futuro, ya que tal y como expresamos en articulo previo [Einstein Millán Arcia: Entre 8% y 9% del suministro fósil recaerá sobre Venezuela - Emisora Costa del Sol 93.1 FM (costadelsolfm.org)], nuestro país está destinado a ser uno de los pocos suplidores de energía fósil mucho más allá de 2040 y en consecuencia, debe prepararse para una larga vida como productor/exportador de crudo, gas y sus derivados, pero bajo una conciencia de confiabilidad, eficiencia, competitividad, tecnología y amigabilidad con el medio ambiente. Todo lo opuesto a la PDVSA de hoy.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1417 veces.



Einstein Millán Arcia

Asesor Petróleo y Gas "Upstream" & RE SME/Estudios de Especialización a nivel de doctorado en flujo de fluido en medios porosos – The University of Oklahoma, 1991 / Master of Science Petroleum Engineering – The University of Oklahoma, 1990 / Ingeniero de Petróleo Universidad de Oriente, 1979. Ha publicado y presentado en diversas revistas y conferencias internacionales más de 12 trabajos especializados en materia de Petróleo y Gas. Ha escrito más de 300 artículos de opinión y sido citado en materia de petróleo y gas en: spglobal.com, aporrea.org, NoticiasVenezuela.org, Plattsblog, Oilpro.com, las armas de coronel, Vanguardia de España, segurosybanca.com, The Slush Pit (Oklahoma Oil & Gas News), Energy Economist, Kaieteur-news & Stabroeknews Guyana, Sputnik-news y Los Ángeles Times.

 emillan7@hotmail.com      @EinsteinMillan

Visite el perfil de Einstein Millán Arcia para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: