Crítica ácida

Apagones elecciones sabotajes y condiciones

Al iniciarse revelaciones acerca de las venideras mega elecciones, comenzaron los apagones, frase que rima fácil y en la patria socialista venezolana debería ser erradicada en la práctica corrupta heredada, sinónimo de negocios turbios, desestabilización, desagrado ciudadano y fórmula de ataque al gobierno revolucionario. Una intención que, si bien ya no tiene efecto de oposición impactante, ha sido respondida tímidamente y solo hay unos pocos presos por incurrir en actividades saboteadoras. No deja de incomodar al colectivo nacional, y en mi sincera opinión no tiene respuestas oficiales de efectiva contundencia necesaria, el problema de los apagones.

Le decía a un vecino opositor mesurado, si a él no le parecía sospechosamente coincidente la reanudación de ese expediente de oposición indecente el apagón continuo al iniciar campañas electorales, precisamente por ser opositor "mesurado" me debatió con razonamientos sobre la infraestructura eléctrica, aunque admitió que la situación de deterioro diplomático entre Venezuela y quienes tienen los repuestos destinados a la electricidad y otras de diversa índole, no nos los venden por temor a ser sancionados gracias a la guerra (para mi salvaje), ideada con el fin de señalarnos en la vía a la "cubanización comunistoide".

No me extraña el argumento del vecino, interesante para quien en mi función de comunicador y así se lo hice saber, me enteré en el 2011 que por no desmantelar la sindicalocracia adecopeyana en el sistema eléctrico, los opositores juraron "sacar a Chávez de Miraflores a punta de apagones y que perdiera de calle las elecciones del 7 de Octubre 2012". Datos de un ex empleado chavista de CORPOELEC quien me contó como a los funcionarios nuevos considerados oficialistas, los metían en la nevera, es decir los congelaban para evitar que atendieran al público.

En esta onda me llama la atención que debido a un apagón de más de tres horas en Caracas el 13 de Junio, y la "coincidencia" de igual oscurana vivida en La Guaira y Trujillo, hubo una tímida reacción gubernamental, por supuesto escasamente informada, comentada con sarcasmo por empresarios acostumbrados a trabajar con plantas de substitución para la luz, y seguir cuadrados con la conspiración. Santurrones que prosiguen haciéndose los tontones, y cada opositor al vivir la situación culpa al socialismo de ocasión, y aumenta los precios sin razón.

Bienvenida la iniciativa del Ministerio de Energía Eléctrica al reunir en videoconferencia el personal a cargo de todas las centrales del país, con el objetivo de crear un plan para robustecer el sistema. Los responsables del área de transmisión de Corpoelec en cada estado evaluaron acciones estratégicas y la aplicación de cortes controlados del servicio, para reducir las cargas excesivas. Cabe acotar que el sistema eléctrico venezolano quedó afectado desde febrero 2019, cuando un ataque externo a las cargas dejó al país sin luz por más de una semana.

Dos años 4 meses de apagones que son menores en Caracas y zonas circundantes obvia discriminación. En donde resido nos acostumbramos al vecino que se cansó o se mudó, y ya no oímos sus frases opositoras inmediatas a cada apagón nocturno, gritando a todo pulmón "Gobierno maldito", "Chávez maldito", "Maduro maldito". Hacíamos una apuesta, a cuántos segundos del corte de luz oiríamos al gritón mienta madre. Hago constar que el gobierno nunca ha ganado elecciones en el sector donde resido.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 613 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: