PDVSA; un mal general

Ha llegado el momento de la verdad para PDVSA y para el país. Ha llegado el momento en que cualquier acción coyuntural podría ocasionar una situación de no retorno que podría involucrar:

  • Una desnacionalización segmentada "obligada"

  • Un situación de cierre técnico

  • Un escenario de "inanición financiera"

La bochornosa e inexplicable remoción de Nelson Martínez de la presidencia de PDVSA ha sido unas de las peores; sino la peor de las decisiones que ha sido tomada en los 18 años de revolución. Sus implicaciones irónicamente apuntan directo al corazón mismo del gobierno del presidente Maduro y han de por si sentado un mal precedente dentro de las filas de aquellos que aun creían en un cambio en revolución.

Dicha salida originó una reacción inmediata en la delicada estabilidad integral de nuestra industria, en momentos en que más se necesitaba la fuerza integradora, aglutinadora y motivadora que debía proyectarse desde la mismísima presidencia de PDVSA, para poder propiciar los cambios necesarios para asegurar su rápido y necesario rescate. Desde entonces, PDVSA atraviesa unos de los peores momentos desde su fundación. Una especie de anarquía generalizada que gravita alrededor de toda la cadena de valor de nuestra fundamental industria y cuya órbita cubre todos los segmentos estructurales del negocio, tanto nacional como internacionalmente.

El presidente ha cometido el grave error de colocar al frente de nuestra industria a una opción inconveniente, en el peor momento posible. Desde entonces, se ha enrarecido aun más el ambiente interno, habiéndose suscitado protestas espontáneas de los propios trabajadores; como en el reciente caso de "PetroCedeño". El clima organizacional se ha tornado intolerable, hasta el punto de haberse creado una atmosfera de potencial estampida de la poca fuerza hombre medianamente "calificada" que aun le queda. El nivel de tensión interna es tal, que el riesgo de siniestralidad por manejos inapropiados de los sistemas, equipos e infraestructura instalada ha escalado a niveles realmente críticos, que podrían desembocar en escenarios catastróficos, no solo para sus propios empleados sino para la población satélite a dichas instalaciones en general. Hasta el momento y a escasas 6 semanas de su nombramiento, se han registrado al menos dos considerables siniestros que involucran vidas humanas en dos instalaciones mayores aguas abajo de PDVSA; "Amuay y Cardon".

La caída de producción de petróleo se sigue agudizando con severidad asombrosa. Los volúmenes de producción para el cierre de 2017 sugieren un escenario sumamente delicado, en donde se aprecia el colapso estructural de todos los activos de producción de nuestra industria. Un derrumbe de 1.177.000 B/D en 12 meses o lo que es lo mismo, un desplome cercano a 100.000 B/D por cada mes durante 2017.

El activo que mayor perdió producción durante 2017 fue precisamente la Faja del Orinoco, donde Ramírez y Del Pino ofrecían unos 6.000.000 B/D para 2019 (http://www.avn.info.ve/contenido/producci%C3%B3n-faja-petrol%C3%ADfera-del-orinoco-aument%C3%B3-140-13-a%C3%B1os). Ese mismo activo en donde se ha invertido la mayor suma del presupuesto de PDVSA desde 2007. Ese mismo activo que genera la mayor carga en los costos de producción y ese mismo activo que ha sido objeto de la corrupción más vulgar en la historia de PDVSA.

Tanto la FPO como Costa Afuera son proyectos disfuncionales, anacrónicos y actualmente inconvenientes bajo la estructura actual de costos de PDVSA. Fueron concebidos considerando variables económicas erradas y sus contratos fueron acordados bajo esquemas de negocio a todas luces inconvenientes dado que fueron concebidos con un precio del barril en mente superior a $70-80/Bbl y un nivel de producción y recobro irreal.

Estos proyectos ameritan ser revisados, renegociados y sometidos a una reingeniería profunda e integral. Ambos proyectos, tal y como hemos sustentado públicamente desde 2008, son para PDVSA una especia de sumideros que sin duda alguna dentro de su matriz de negocios difícilmente compiten y califican como atractivos. Sobrecargan las finanzas propias y distraen recursos que bien podrían ser dirigidos hacia activos más rentables, de menor nivel de inversión, menor costo de producción y menor costo marginal.


En cuanto al caso del gas la situación es similarmente grave. La producción total al cierre de 2017 se ubicó en 6.850 MMPCD, cuando en 2007-2008, Ramírez y Del Pino ofrecían para 2012 unos 11.500 MMPCD (http://www.aporrea.org/energia/n64803.html).

Costa afuera por su parte aparece deprimida y no atina a levantar cabeza, añadiendo solo 490 MMPCD a la producción total gas de la nación. A pesar de las mil millonarias inversiones, solo reposan en esos activos, una infraestructura en franco deterioro, un personal desmotivado y una producción en continua declinación.

PDVSA GAS por su lado apenas acierta a producir 545 MMPCD, cuando en 2008 producia 1.650 MMPCD; es decir entre 2008 y 2017 han dejado perder mas de 1.100 MMPCD, mientras la quema y venteo de gas exceden los 1.300 MMPCD en todo el país.

En resumen, toda una deprimente situación en un país que se jacta de tener las más grandes reservas de crudo y la séptima reserva de gas del mundo. Pero estos resultados no son de extrañar. Es más, los hemos venido advirtiendo consistentemente desde la conceptualización del plan siembra petrolera en 2005-2006 y desde la entrada de Eulogio Del Pino a la vicepresidencia de Exploración y Producción en 2008.

Pareciera más bien un plan estructurado; una especie de caballo de Troya, un nefasto injerto dentro del plan siembra petrolera concebido para descapitalizar y debilitar paulatinamente a PDVSA, como en efecto ha sucedido. No ha sido coincidencia que precisamente desde entonces, se han venido sucediendo eventos que han apuntado a la destrucción o desnaturalización de PDVSA y que incluyen entre otros;

  • Caída continua de la producción de petróleo y gas

  • Ausencia de un norte funcional y enfoque hacia áreas no medulares

  • Incidencia agravada en ilícitos ambientales

  • Destrucción acelerada de la infraestructura instalada

  • Encarecimiento de los costos de producción

  • Perdida gradual de mercados

  • Desinversión y descapitalización critica

  • Fuga de fuerza hombre calificada y reemplazo de la misma por personal no calificado

  • Superpoblación

  • Corrupción incestuosa, notoria y extendida

Pero a pesar de todo lo anterior, nunca se tomaran acciones correctivas a lo largo de dos lustros. Por el contrario, desde las alturas del PH de la campiña, allá entre 2007-2008, emanaban lineamientos dirigidos a extender el control de ciertos grupos de poder alineados entre si en una especie de conclave secreto. En estos grupos de poder no se encontraba Nelson Martínez, ya que justamente alrededor de 2008-2009 permaneció deambulando sin cargo definido en "Flotaven" precisamente por diferencias con Rafael Ramírez.

Nelson esperó pacientemente su oportunidad; el tenía fe en la revolución y en el proceso. Llegado Agosto de 2014, comenzó a sonar su nombre como potencial reemplazo de Ramírez. De manera inmediata se desataron protestas airadas y amenazas de renuncia, en donde aparecían como punta de lanza entre otros; Eulogio Del Pino y Pedro León.

Finalmente en 2017, con un mercado complejo, una PDVSA minada de corrupción, disminuida y debilitada; unos proyectos parapléjicos y un ambiente interno enrarecido, Nelson pasa a ocupar el ministerio de petróleo y luego la presidencia de PDVSA. Tenía adelantado un plan conceptual de rescate gradual de la producción, que incluía 3 grandes segmentos integrados entre si. Un plan que aseguraba tanto técnica como financieramente el progresivo rescate de la producción de crudo, de la operatividad de las instalaciones aguas abajo y del suministro interno de derivados y productos. Un plan que apuntaba hacia un nivel de producción cercano a 2.800.000 B/D en su primera fase, para luego proyectar la misma por encima de los 3.000.000 B/D en el mediano plazo. El plan preveía un enfoque concurrente, tecnológicamente apuntalado y financieramente blindado. Era visto desde adentro, como la única alternativa viable tanto en tiempo como en recurso, para cumplir con los lineamientos emanados desde la presidencia de la republica, aunque aun hacia falta cristalizar los cambios necesarios en la junta directiva y presidencia de filiales, para poder dar los últimos toques necesarios para su "aterrizaje".

Sin embargo, desde su eyección súbita del cargo, la anarquía se ha tornado generalizada y la caída de producción cada vez más aguda. Al paso que va PDVSA es probable que antes de finales de Q1’2017, resulte cuesta arriba cumplir cabalmente con los compromisos de exportación y podría terminar cediendo involuntariamente mercados a terceros. Como consecuencia, las finanzas propias podrían sufrir el impacto directo de tales desaciertos y el gobierno se verá seguramente obligado a asumir nuevas deudas draconianas con países no alineados, o tendrá que enfrentar las consecuencias de una forzada hambruna y galopante escasez de productos básicos.

Einstein Millán Arcia |Petróleo y Gas "Upstream"/ Estudios de Especialización a nivel de doctorado en flujo de fluido en medios porosos – The University of Oklahoma, 1991 / Master of Science Petroleum Engineering – The University of Oklahoma, 1990 / Ingeniero de Petróleo Universidad de Oriente, 1979). Ha publicado y presentado en diversas revistas y conferencias internacionales más de 12 trabajos especializados en materia de Petróleo y Gas. Ha sido citado en materia de petróleo y gas en: Soberania.org, aporrea.org, NoticiasVenezuela.org, Plattsblog, Oilpro.com, las armas de coronel, segurosybanca.com, noticiascandela.informe25.com, The Slush Pit (Oklahoma Oil & Gas News), Energy Economist y Los Ángeles Times.

• E-mail: emillan7@hotmail.com
• Twitter: @EinsteinMillan



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2838 veces.



Einstein Millan Arcia

Petróleo y Gas "Upstream"/ Estudios de Especialización a nivel de doctorado en flujo de fluido en medios porosos – The University of Oklahoma, 1991 / Master of Science Petroleum Engineering – The University of Oklahoma, 1990 / Ingeniero de Petróleo Universidad de Oriente, 1979). Ha publicado y presentado en diversas revistas y conferencias internacionales más de 12 trabajos especializados en materia de Petróleo y Gas. Ha escrito mas de un centenar de artículos de opinión y sido citado en materia de petróleo y gas en: Soberania.org, aporrea.org, NoticiasVenezuela.org, Plattsblog, Oilpro.com, las armas de coronel, segurosybanca.com, noticiascandela.informe25.com, The Slush Pit (Oklahoma Oil & Gas News), Energy Economist y Los Ángeles Times.

 emillan7@hotmail.com      @EinsteinMillan

Visite el perfil de Einstein Millán Arcia para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Einstein Millán Arcia

Einstein Millán Arcia

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /energia/a257542.htmlCd0NV CAC = Y co = US