La Opep y Pdvsa

El avance y la progresiva eficiencia de las fuentes alternativas amenazan cada vez con más fuerza, la competitividad del hidrocarburo fósil y su tiempo de vida, como generador primordial de energía para el mundo. De allí el interés cada vez más explicito de aquellos países con abundantes reservas de hidrocarburo, por desarrollar las mismas con la mayor celeridad posible, para poder poner el recurso en los mercados y capitalizar rápidamente su valor, antes que sea demasiado tarde. Rusia desarrolla sus reservas con visión a 20 años, los sauditas lo hacen "por ahora" a 70, mientras que Venezuela hoy excede los 400 años.

Con 261 MMMBls de reservas probadas de crudo de excelente calidad, Arabia Saudita informa al mundo su intención de activar un "IPO" de segmentos integrados de Aramco a los mercados de capital, por un valor que podría estar entre US$0.5 y US$2 trillones, teniendo como meta lanzar la menciona oferta para 2018. Esta acción le daría a dicho país y a dicha empresa, el empuje necesario para no solo arraigar su dominio en la OPEP y los mercados, sino para consolidar su cadena de valor y la diversificación de su economía. En línea con KSA, arrancando Q2’2017, Omán Oil Co, se suma a la misma estrategia y anuncia al mundo su interés en colocar también en los mercados financieros como oferta pública (IPO) algunos activos de crudo.

No debe ser tomado como mera casualidad, que a raíz de la reciente visita del presidente de los EEUU al medio oriente, se informen al mundo dos eventos que no pueden ser pasados por alto. Por un lado, la intención de colocar a la venta el 50% de la reserva estratégica de crudo estimadas en unos 350 MMBbls, mientras que por el otro lado, la liberación de restricciones al desarrollo y producción de las reservas probadas de hidrocarburo del ártico (Alaska National Wildlife Refuge), cercanas a 29 MMMBeq según el departamento de energía (DOE).

Financieramente hablando, estas dos propuestas no son mutuamente excluyentes, ya que mientras que el primero por conveniencia busca precios adecuados, el segundo por necesidad lo demanda. Seria previsible en consecuencia que durante cierto periodo de tiempo, se podría abrir una ventana de precios adecuados para el petróleo. Sin embargo, el escenario mas probable es que tanto en el corto, como en el mediano y largo plazo, el barril este signado por precios de realización controlados por un techo establecido desde el reino mismo de los consumidores.

En el corto plazo el crecimiento de la producción proveniente del shale oil, junto a los excedentes provenientes de KSA, Irak, Irán y Libia actuarían como pistón de fuga, mientras que en el mediano y largo plazo, la entrada de capitales privados a Aramco y Oman Oil, añadirían oferta fresca a los mercados, mientras que los efectos pulsantes de la liberación de inventarios y la entrada de los desarrollos de las reservas protegidas del ártico terminarían de debilitar de manera sensible la influencia de la OPEP.

Estos potenciales escenarios deberían alertar desde ya, a los responsables de dirigir el camino tanto de nuestra industria petrolera, como de nuestra política energética, ya que de no ser tomadas con la seriedad que merecen, amenazarían nuestra subsistencia como país y sociedad, en un lapso de tiempo relativamente reducido. Aun sin tomar en cuenta los elementos ya expuestos, la influencia de la OPEP fenece y seguirá feneciendo de forma lenta y pero continuada. Quien podría poner en duda que aquellos capitales privados que se posesionen finalmente en Arabia Saudita u Omán luego de ejecutado el IPO por ejemplo, no se vayan a distanciar de la OPEP durante sus operaciones, buscando elevar su producción y oferta a los mercados de manera unilateral.

Ya mismo, hoy día algunos de sus miembros parecieran participar entre telones, en una abierta manipulación de precios, volúmenes y mercados que tendría su núcleo principal en el corazón mismo de los países consumidores y que cuenta con el apoyo de aquellos países que como Libia e Irak, son mantenidos como los nuevos centros de compensación (swing producers) junto a Arabia Saudita.

Las bases de sustento del análisis de los mercados que viene utilizando la OPEP esta camino al agotamiento y va más allá de la tradicional expectativa de aceleración/desaceleración económica, oferta, demanda y balance de inventarios. Sus análisis y proyecciones están a menudo sustentados en cifras "claro oscuras" suplidas por sus propios miembros con intereses meramente individualistas y que en muy pocas ocasiones comulgan con la realidad. Un claro ejemplo es la información de producción dada desde dos fuentes distintas; oficial y secundaria. Quien podría dudar por un momento que los días de la OPEP están ya contados?

 

 

A minutos apenas de haber concluido la reunión de la OPEP del 25/5/2017, el barril perdía más de $3, al desplomarse desde unos $51.9 a menos de $48.7, debido al escepticismo de los mercados acerca de la efectividad real de dicho acuerdo, ante el potencial latente de incumplimiento y el temor cierto de una persistente sobreoferta.

Mas allá de la OPEP, el arsenal de la manipulación y el engaño de los mercados, ahora también añade a su haber distintas variables, como por ejemplo el porcentaje de utilización de capacidad de refinación, para empañar la visión en cuanto a la proyección de precios e inventarios, y donde los ciclos de disminución del cambio de los mismos, estarían inversamente asociados a la demanda ociosa de refinación, tal y como expresa el grafico siguiente.

 

 

Las principales empresas operadoras del medio oriente vienen racionalizando su cadena de valor; fusionan sus operaciones para hacer más esbelta su estructura, más eficiente en términos de costos y valorización. De otra manera, como van a competir "tete a tete" con los operadores independientes por ejemplo, cuyos costos C&A son ínfimos y además compiten con eficiencia; ellos saben que las variables dependientes del mercado que se avecina estarán regidas por la productividad, el retorno y la rentabilidad.

En medio de todo este laberinto, la PDVSA de hoy; esa PDVSA que desde 2008 se ha venido sumergiendo en desatinos, deterioro, destrucción e inconvenientes estrategias, aparece prácticamente desolada; a punto de una inmensa implosión y sostenida por la inercia de un negocio, que aun mal manejado aporta cierto nivel de ingresos, sin significar ello necesariamente acceso a ganancias. Veamos por un momento, cual es la verdadera exposición y burbuja riesgo de PDVSA:

    • Una empresa que ha perdido una producción cercana a 1.100.000 B/D desde 2008 que la ha obligado a ceder mercados a terceros
    • Con una infraestructura en franco deterioro sin cultura de mantenimiento proactivo y una creciente incidencia en accidentes, derrames e ilícitos ambientales y cuyos responsables no aparecen
    • Que se embarca en proyectos costosos e inconvenientes con modelos de negocio arcaicos y mal estructurados
    • Con costos de producción galopantes que exceden los $22/Bbl
    • Con segregaciones vitales que se deterioran forzando a PDVSA a adquirir crudo y productos en los mercados de manera creciente y progresiva
    • Superpoblada, clientelista y con una relación de productividad de su FFHH decreciente de 1:(-9)
    • Descapitalizada; con una deuda financiera consolidada que supera $45 MMM (RT)
    • Tecnológicamente rezagada, donde prevalece una primitiva conducta organizacional y baja moral
    • Una empresa cuya estructura "supervisoria:", gerencial y directiva, se ha visto públicamente involucrada en corrupción, trafico de influencia e interminables ilícitos
    • Desenfocada de su "core business", con una junta directiva que nadie reconoce ni respeta, sin experiencia ni experticia y cuyos valores están signados por el dogmatismo, el servilismo y el balbuceo de una retórica desgastada y desconectada con la realidad

PDVSA gravita alrededor de la política y ese será su fin de continuar por ese camino. Ciertamente, lo político debe estar siempre vivo y se reconoce como la conexión natural entre el ejecutivo y los "altos niveles" de PDVSA, pero solo a través del ministerio funcional para tal fin; el de Petróleo y Minería.

Aun así, ello debería ser solo en cuando a lineamientos a grandes rasgos y no en cuanto a poner a dedo e insertar en la toma de decisiones en su negocio natural a elementos que nada tienen que ver con el negocio del petróleo y el gas; de descubrir, producir, procesar y comercializar hidrocarburo.

Nuestra industria debe prevalecer y subsistir más allá de un partido político, más allá de un presidente y más allá de esta y ojala, de las sucesivas generaciones de Venezolanos. Desafortunadamente, desde un bando y otro se disputan nuestra industria más como un trofeo de guerra; una fuente de negocios y corruptelas, que como la industria vital para todos los Venezolanos que verdaderamente es.

El autor es: Experto Internacional en Petróleo y Gas Upstream / Estudios de Especialización a nivel de doctorado en flujo de fluido en medios porosos – The University of Oklahoma, 1991 / Master of Science Petroleum Engineering – The University of Oklahoma, 1990 / Ingeniero de Petróleo Universidad de Oriente, 1979). Ha publicado y presentado en diversas revistas y conferencias internacionales más de 12 trabajos especializados en materia de Petróleo y Gas. Ha sido citado como experto en materia de petróleo y gas en: Soberania.org, aporrea.org, NoticiasVenezuela.org, Plattsblog, Oilpro.com, las armas de coronel, segurosybanca.com, noticiascandela.informe25.com, The Slush Pit (Oklahoma Oil & Gas News) Energy Economist y Los Angeles Times.

• E-mail: emillan7@hotmail.com
• Twitter: @EinsteinMillan

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 785 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US Y ab = '0' /energia/a246696.htmlCd0NV CAC = , co = US