La Reactivación del Plan Guayana Socialista


El 25 de febrero en un acto en Ciudad Guayana, el presidente Maduro llamó a la reactivación del Plan Guayana Socialista y convoco para una jornada de dos días el 14 y 15 de marzo en Guayana para retomar el Plan. En las noticias y anuncios aparecen los mismos personajes sindicaleros que sabotearon el proyecto. En las empresas básicas no hay más trabajadores que puedan conformar este equipo para echar adelante este programa. Se buscan trabajadores idóneos, honestos, trasparentes y con valores.

Este plan propuesto por el presidente Chávez, fracaso ante la indiferencia del mismo gobierno y los ministros responsables para llevar a cabo dicho plan, con los trabajadores de Guayana como protagonistas, este plan se inició en mayo del 2009 y su arranque de las discusiones entusiasmo a muchos trabajadores, que pensaron que se iniciaba un nuevo rumbo en las empresas básicas de Guayana, soñaron y se esperanzaron en el Control Obrero y se llegó a pensar que vivíamos los tiempos de los Consejos Obreros en Europa. Aquí de este plan se hicieron dueños, los que jugaron y vieron la oportunidad de hacer negocio y controlar las empresas para sus intereses grupales, personales, pensando en los negocios y en el comercio, Entre los grupos que más torpedearon el Plan están los sindicalistas del FBT, no ganan elecciones sindicales, pero tienen el control de las empresas, mientras los trabajadores discutían y hacían diagnósticos y proyectos, otros tenían otras ideas, al calor del Plan Guayana Socialista y se convertían en Rey de la Cabillas y en traders del Aluminio y emuladores de George Soros. Este grupo del FBT pretende nuevamente sabotear el plan, con sus posiciones excluyentes, como si las empresas fueran un feudo de los que se hacen llamar “socioslistos” para hacer sus negociados.

Estos supuestos dueños del Plan Guayana Socialista, ahora tratan de hacer milagros con escapularios ajenos, cuando dicen que la tercerización es un logro del Plan, el ingreso de nómina de los trabajadores a las empresas, es un logro alcanzado por Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras, y de los ingresos de trabajadores a la nómina de las empresas hay muchas historias oscuras, como fue la venta de puestos de trabajo y entraron muchos que no tenían nada que ver con las empresas de Guayana, ingresaron personas indeseables con muchos vicios y problemas de conducta, pero esa es otra historia y los sindicalistas, los políticos, los trabajadores y la opinión publica conocen.

Mientras se hacían reuniones y proyectos las empresas se fueron en picada la producción, la falta de mantenimiento, la carencia de insumos, repuestos y equipos fueron mermando la producción a niveles que la que actualmente se encuentra su producción en un 35% de su capacidad instalada es exitosa y hasta celebran las metas de producción. Es importante que el Plan Guayana Socialista se integren otros trabajadores de las empresas estatizadas, no solo lo conformen los militares, burócratas y tecnócratas que envíen de Caracas, hay que revisar las empresas briqueteras (Briqueteras del Orinoco (Orinoco Iron), Bricqven (Matesi), VENPRECAR, COMSIGUA, y Refractarios Orinoco antes Cerámicas Carabobo, C.E.Minerales, estas empresas tienen los mismos problemas de SIDOR, ALCASA; FERROMINERA ORINOCO, CARBONORCA, VENALUM, MINERVEN, etc.

Trabajadores y trabajadoras dedicaron horas en hacer el diagnóstico de la problemática de las empresas del hierro, acero y aluminio, hicieron propuestas en cada una de las mesas de trabajo para darle forma al Plan Guayana Socialista. Este proyecto ha tenido diferentes trabas, comenzado desde la comisión ministerial que al no reunirse con cada una de las mesas para tener y validar una sola visión de la Corporación, cómo debe ser, cómo construirla, se puede compartir lo expuesto en el Informe del Plan Guayana Socialista que dice…”donde lo tecnológico, financiero, laboral, ambiental, energético, territorial, organizacional, la formación, la investigación, la relación con el Estado, las comunidades organizadas y el resto de la sociedad, sean planteados y presentados, para intervenirlos de manera integrada y dar respuestas inmediatas con los recursos y tecnología que tenemos, respuestas a corto plazo con modificaciones tecnológicas, organizacionales y metodológicas y a mediano plazo con nuevas tecnologías limpias, y transformaciones jurídicas que dependen de la asamblea nacional. Todo ello bajo el control de las trabajadoras y trabajadores, construyendo la cultura de la corresponsabilidad”. Además de los errores de la Comisión ministerial, hubo innumerables trabas desde la alta gerencias de las empresas y los dirigentes sindicales que se sentían desplazados por los trabajadores y trabajadoras, por el mal esquema empleado y la distorsión del proyecto, porque si una empresa es socialista, en este aporta desde el obrero de menor clasificación hasta el presidente de la empresa. La empresa y los trabajadores son un todo. http://www.aporrea.org/trabajadores/a148854.html

Esta es una realidad y el año 2015 no es muy alentador, tenemos graves problemas económicos en país, la renta petrolera mermo en un 50%, la caída de los precios petroleros, la inflación de tres dígitos y la recesión económica con la caída del PIB a niveles de un 7%. Es para pensar y pisar sobre la tierra, en otras condiciones, donde estuviera presente la ética y la moral valía la pena el sacrificio de los trabajadores, pero con una clase gobernantes carente de ética, moral, trasparencia y honestidad, la inmolación por la patria es un acto heroico, pero con una Fiscal que no se atreve a investigar los estafadores de las empresas de maletín que se llevaron más de 20 mil millones de dólares de CADIVI, es difícil recuperar ese dinero, más los 14 mil millones de dólares en la banca suiza, con solo el 10% de esos millones de dólares recuperamos las empresas básicas de Guayana.
Que la reactivación del Plan, no sea para lograr sacar algunos otros camaradas en comisión de servicios, para sumarse a los más de tres mil trabajadores en comisión de servicio, cobrando por turno, mientras duermen en sus casas, porque si los trabajadores se ponen pilas y no se dejan seducir por los sindicaleros, deben imponer el criterio que sean elegidos a integrar el plan Guayana socialista los trabajadores responsables con mística y sobre todo honesto. Para la reactivación es importante que el diagnostico está hecho y presentado un informe sobre las necesidades de cada empresa.

Porque los trabajadores deben discutir además, de la parte técnica, financiera y operativa, la parte política, los trabajadores con el sindicalismo actual no avanza, la lucha es solo economicista, claro es que necesario la lucha por mejores salarios, pero ahí la necesidad de lograr un nivel de conciencia social, no podemos actuar dividido y desorganizados, no puede ser que no nos unamos en hacer respetar nuestros derechos humanos y permitimos, como es el caso SIDOR, que tres compañeros permanecen detenidos con falsas acusaciones impuesta por un manipulado poder judicial y el Ministerio Publico, la lucha debe ser y el planteamiento es exigir la libertad de esos trabajadores y que cesen las persecuciones policiales por problemas laborales, los procedimientos de índole laboral, por vía administrativa se ventilan en las Inspectoría del Trabajo y otras causas en los Tribunales de Trabajo. Se debe exigir que termine la criminalización de los reclamos laborales, la huelga es un derecho constitucional. La empresa y el ministerio público y los jueces criminalizan la protesta y levantan un falso positivo de delitos de instigación a delinquir, restricción al trabajo, agavillamiento y transgresión a las zonas de seguridad. El sindicalismo actual no lucha por los intereses de los trabajadores, se ha dedicado al negociados y crear conjuntamente con la alta gerencias de las empresas mafias para comercializar con los productos y tener participación en el reparto de comisiones de los servicios HCM, comedores, funerarias, seguros de carros, juguetes, etc.

Debemos pisar en tierra firme y todos sabemos que la triste realidad es que en las empresas llevarlas a niveles de producción optima hay que invertir en adecuación tecnológica, en insumos, repuestos, equipos, pasivos ambientales, realizar los mantenimiento predictivos, correctivos y preventivo. La otra lucha es contra la corrupción, hay que desmantelar las bandas y mafias en las empresas básicas que trafican con los productos acabados y encarecen los costos de los materiales de construcción. Es una tarea difícil, pero no imposible. Debemos olvidarnos de las utopías y realismo mágico, lo importante es hacer esas empresas productivas que se conviertan en una realidad económica, como una alternativa no petrolera, pero para estos hay que estar claro y enfrentar y exigir cumplimiento a los ministros involucrados en el plan y al propio presidente de la república, esas empresas básicas deben generar bienestar social para el pueblo, no seguir viviendo de la renta petrolera y frenando con sus enorme gastos el crecimiento en otro sector o invertir esos dineros en inversión social.



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2121 veces.



Juan Linares

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: