En manos del presidente Maduro instalación de la norma universitaria

Un hecho tan importante para el futuro de nuestras instituciones universitarias como lo es, la democratización del ingreso a las mismas, ha pasado desapercibido para las mayorías nacionales, gracias a la torpeza con que se viene moviendo la dirigencia federativa afecta al partido de gobierno, en lo relacionado a la Contratación Colectiva Universitaria (CCU). Esa actuación, explica con toda claridad aquellas palabras que expresara el Jefe de Estado, camarada Nicolás Maduro, en su alocución con motivo del día del trabajador y la trabajadora, quien de convocar a las y los trabajadores para conducir la gran ofensiva socialista, tuvo que reconocer que “hoy no estamos a la altura todavía, hoy no tenemos conciencia del daño que le está haciendo la oligarquía a la economía del pueblo”, sin duda, el Presidente Maduro se refería a sus camaradas de la CBST, eso podemos evidenciarlo, en la actitud que han venido asumiendo con motivo de la Convención Colectiva Universitaria sus camaradas de la FTUV. Más allá de moverse en función de los intereses de los trabajadores y trabajadoras que dicen ser sus representantes, a través de dicha federación, sus motivaciones parecieran estar más apegadas a los intereses de la casta burocrática del Estado, valga decir, sus motivaciones tienen mucho que ver con intereses político-partidistas y poco que ver, con las necesidades y aspiraciones de la clase trabajadora universitaria.

Al momento de escribir estas líneas, la instalación de la Normativa Laboral para la negociación de la 2da CCU se encuentra en punto muerto. Han resultado infructuosas las gestiones realizadas por los camaradas ministros Manuel Fernández y Jesús Martínez, para destrancar el juego. Si antes, Carlos López trancó el juego sobre la base de que la propuesta de 2da CCU era “inviable”; ahora, Telémaco Figueroa lo tranca sobre la base que FAPUV no debe participar en las negociaciones y chantajean al resto de las federaciones, para que le cedan una mayoría en la mesa que no tienen en el universo de la representatividad de la clase trabajadora universitaria, pues, saquemos cuentas y precisemos que mientras la Fenasinpres, abriga en su seno cerca de 10 mil profesores y profesoras sindicalizados, la FAPUV reúne la mayoría de las y los trabajadores de nuestras instituciones universitarias con más de 45 mil profesores y profesoras, agremiados en su seno. No por casualidad, el propio Presidente Maduro se tomó la deferencia de invitar a la Fapuv a ser partícipes de las negociaciones de esta 2da CCU; invitación que, por cierto, ha sido saboteada desde el inicio por parte de las federaciones integrantes de la Ftuv. Las motivaciones de Telémaco para sabotear la instalación de la 2da CCU, parecieran obedecer más a caprichos sectarios que a cualquier otra cosa, recelos de la Fapuv por ser la federación mayoritaria en el sector profesoral. Y mientras los tres “iscariotes”, sabotean la instalación de la Normativa Laboral, el descontento crece y se acrecienta al interior de nuestras instituciones universitarias. Esta semana que recién pasó, los sindicatos de la Unexpo Barquisimeto y la UDO Bolívar, renunciaron su pertenencia a la Ftuv y Fetrauve. Esa ha sido una constante en estos pocos meses del año, renuncias de sindicatos a la Ftuv. Masiva ha sido la deserción de sindicatos de las federaciones a las cuales han pertenecido, las bases sindicales han sobrepasado la brutalidad de una dirigencia que, poco o casi nada, tiene asidero en las mismas; pues, quien pudiera creer en una dirigencia que califica la Asamblea Universitaria como “güarimba”, siendo ésta la manera por excelencia de expresión de la Democracia Sindical. Y, a la par del barranco ftuvista, se acrecienta el descontento contra el Gobierno del Presidente Maduro, incluso en filas del chavismo universitario que ve en esa trilogía una expresión propia de la extinta cuarta república y sus prácticas sindicaleras, propias de lo que fuera aquella organización sindical que conocimos como la CTV.

El destino de la instalación de la Normativa Laboral, depende ahora del Presidente Maduro. Nadie mejor que él conoce las característica de esa “dirigencia” aristocratizada de la Ftuv. Sus ambiciones personales y su desapego del trabajado sindical de base. Si Carlos López viajó a Ginebra a su exilio dorado, buena medida sería que Telémaco Figueroa retornara al trabajo parlamentario, para el cual fue electo por el pueblo del Estado Sucre como diputado. Ftuv, reclama de una dirigencia que esté a la altura del momento político actual y, además, que responda a los requerimientos y necesidades de la clase trabajadora universitaria, su urgencia de restituir su calidad de vida, hoy venida a menos producto de una guerra económica, expresada en la hiperinflación inducida por la clase capitalista y el imperialismo de los EEUU, en conchupancia con el paramilitarismo uribista.

Dar más larga a esta situación, sería abrirle los cauces a un conflicto universitario de grandes proporciones. La clase trabajadora universitaria, ha venido dando muestras de cuán pronta está por dar esa batalla por su sobrevivencia como clase. Sus organizaciones de base, sus federaciones: Fetraesuv (en transición a Fetrauniversitarios), Fenasoesv, Fenasipruv y los Sindicatos No Federados, expresan un nivel de organización tal, que no responde a intereses político-partidistas, ni a campañas electoralistas y eso, dice mucho de cuán es su compenetración con el sentir de la clase trabajadora universitaria; hoy, bien dispuesta a no dejarse someter a los dictámenes de la polarización político-partidista, que reduce el debate nacional a golpes de Estado-güarimbas-violencia. El verdadero debate que hoy centra las opiniones de los universitarios y universitarias de todo el país, un poco más de 200 mil trabajadores con sus familias, entre obreros y obreras, empleados y empleadas, profesores y profesoras, radica en el contenido de las cláusulas que integran la Segunda Propuesta de Contratación Colectiva Única para el Sector Universitario, enfocados en la propuesta salarial contenida en la misma. El Presidente Maduro, al igual que atendió las motivaciones de la Gran Marcha Universitaria del pasado viernes 29 de mayo, hoy debe atender y asumir, su papel dirigente e instalar en Miraflores, la Normativa Laboral Universitaria para que se inicien a las negociaciones de la 2da CCU. Usted tiene la palabra camarada Presidente…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1899 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



IE mp N Y ab = '0' /educacion/a208666.htmlCd0NV CAC = Y co = IE