Desde el conuco

Unas gotas de lluvia en un febrero ardiente

Una lluvia comenzando febrero refresca el día y revive las maticas atormentadas por el inclemente sol del verano. El cafeto se alegra y acelera el brote de la flor, este año la cosecha será muy buena, como buenos son los sueños campesinos entregados cada dia a la voluntad de la tierra que labra con sus manos callosas y tiernas a la vez. Las mujeres se arremolinan al rededor del fogón para calentar la arepas del desayuno. Un cafe negro y doble despiertan los corazones trasnochados de pensares nocturnos en busqueda de alternativas de una mejor vida al son de la montaña.

Hoy, el día será de cuentos y de estudio, los intercambios de saberes se dan en la más mínima conversación. Ojalá siga lloviendo para evitar las quemas dice el vecino que desde la casa del frente nos visita. La tradición de los lugareños esta marcada por la quema de las rosas hechas a filo de machete, para sembrar a la entrada de la temporada de lluvia. Hay que acabar con la cultura de la quema o ella acabará con nosotros, nuevas modalidades de siembra hay que impartir entre los campesinos o nos quedaremos sin agua y sin montañas. Con esta solitaria lluvia las chicharras brotaran de la tierra para para llenar el ambiente con su canto ensordecedor hasta morir, ¿se han preguntado porqué mueren cantando las chicharras? pareciera que siempre estan felices, no dejan de cantar desde que nacen, hasta deshidratarse de tanto canto regalado a la montaña. Asi mismo, el campesino no deja de soñar y morimos soñando.

Ya estamos preparando la tierra para sembrar unas matas de ocumo y yuca apenas se acerquen las primeras lluvias. Por eso es que les digo, hay que promover la cultura del riego y el uso adecuado del recurso agua, así podríamos sembrar en cualquier momento del año. Las quemas indiscriminadas tuestan el suelo y causan estragos que se revierte en contra nosotros. Estas lluvias esporadicas son señales para arreciar el verano, pareciera que es un trago de agua que las nuves le regalan a sus amigas plantas, para que se preparen para los largos días de sol que les aguarda.

No hay nada mas sabroso que una mañana fria y lluviosa en medio de estos inclementes veranos. Son mañanas que despiertan amores y nos acercan los recuerdos de aquellas bellas damas que ya no estan junto a nosotros. Los campesinos somos enamorados y gratos dispensadores de tanto amor que llevamos por dentro, la naturaleza nos ha enseñado a repartir amores a granel y siempre estamos prestos para ello. La brisa se estrella en nuestro rostro como despertandonos para dejar de ser pendejos y trazar nuestro rumbo sin depender de las promesa y los engaños de citadinos gobernantes, que tejen sus tramoyas para seguir esclavizandonos. Algún día despertaremos y seran nuevos sueños los que germinaran de estas montañas en búsqueda de una sociedad justa y vivible. Serán los tiempos en que los campesinos junto a su mundo natural darán el fruto de sus sueños tranformados en lucha y en cantares de vida.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 740 veces.



Toribio Azuaje

Campesino y Conuquero. Docente

 toribioazuaje@gmail.com

Visite el perfil de Toribio Azuaje para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toribio Azuaje

Toribio Azuaje

Más artículos de este autor