Nunca será un deporte, maltratar un animal

Ni deporte, ni arte, ni folklore, ni fiesta, ni cultura…el coleo es tortura

El coleo nunca será un deporte; pese a incluirlo entre las actividades deportivas del país y otorgarle millones de bolívares del presupuesto nacional a las federaciones de coleo de Venezuela.

Es absurdo que se le haya dado estatus de deporte a una práctica de maltrato animal; que en todo caso, sería una fiesta; pero nunca un deporte. Cada año se organizan decenas de campeonatos y eventos financiados con dineros de organismos públicos. Dichos fondos son restados a actividades o instituciones de educación y salud para la auto promoción de los alcaldes, gobernadores y políticos en campaña y las federaciones.

Características del coleo: Niños y mujeres condicionadas

El coleo es un evento etílico; donde todo la gran mayoría del público espectador y los competidores, consumen licor, cigarrillo, chimo y algunos, consumen otras sustancias. Lo peor; es que este consumo de sustancias estimulantes o drogas blandas, se hace delante de niñas, niños y adolescentes, a quienes se induce a valorar el coleo, porque presuntamente es tradición y cultura. Además; se les condiciona a encontrar diversión en el maltrato animal y en el consumo de estas sustancias, al ver el mal ejemplo que le dan sus padres y otros adultos.

Los coleadores son mostrados como héroes nacionales, por haber derribado un animal y/o por torturarlo durante largo rato. Se le colocan cintas, se le otorga un trofeo y premiación en dinero, además se abre la oportunidad de esta manera a tener un encuentro amoroso y/o sexual con alguna admiradora.

El portal www.llanerastereo.com.ve, describe la sumisión de la mujer al coronar a estos "héroes": "Culminada la faena, quien resulte triunfador será premiado con una cinta, que le coloca en la espalda alguna dama del público; este gesto es considerado el trofeo más digno del coleador. Hoy en día, ya se colea por dinero el cual establecen antes de comenzar los toros coleados y hay premios en metálico para los tres primeros lugares.

Las mujeres también son condicionadas desde muy jóvenes, a valorar, sobreestimar el coleo y ver como superestrellas a los coleadores. Esto influye, en que desde adolescentes, se sientan atraídas por estos torturadores de animales y muchas deseen, tener un amorío con un coleador.

Se les inculca el pensamiento de que ser la novia, esposa, amante de un coleador es un gran orgullo. Por esta razón muchas féminas, condicionadas desde niñas, aceptan o toleran e incluso propician estas relaciones. Simplemente responden al condicionamiento al que fueron sometidas.

El Coleo es la exaltación del macho venezolano

Muchas de estas damas terminaran luego de un tiempo decepcionadas de estos "varoniles" maltratadores de animales; púes a su vez esta práctica es la exaltación del macho venezolano: aquel que debe tener varias mujeres y múltiples encuentros sexuales. La infidelidad conyugal está asociada a esta práctica como algo natural. Las mujeres son doblemente condicionadas: primero a admirar a los coleadores y segundo deben ser sumisas y tolerantes antes los malos comportamientos de sus parejas; pues es "algo normal" en la vida de un coleador.

Derrotar una vieja práctica heredada de la barbarie Española.

Ya en la época colonial; existían grupos y particulares, que adversaban la actividad del coleo. Sin embargo al igual que los animalistas venezolanos de hoy día (2016) la falta de organización, les ha impedido que se conozcan sus propuestas y las razones para defender a los animales. La pasividad, la desorganización y el desencuentro de todos los animalistas del país y su articulación con otros ambientalistas han permitido la consolidación del coleo como actividad rutinaria en las fincas y su proyección nacional e internacional como pseudo-deporte, financiado con dinero de los impuestos de todos los venezolanos.

Se debe recordar, que se le resta dinero a la salud, educación, obras públicas para financiar el coleo e inducir a niños, niñas y adoslescentes a esta práctica.

Lo declararon como deporte, creando condicionamiento social.

Los coleadores, patrocinantes y rumberos en general, lograron impulsar y mantener por años esta práctica. De manera muy habilidosa, lograron asociar el coleo con cada fiesta patronal, con cada feria urbana y rural y con ferias y espectáculos de música criolla. Igualmente es una herramienta muy efectiva de promoción política incluida en la campaña de muchos candidatos a nivel nacional.

De esta manera asociando el coleo con la música llanera o criolla y en la medida que se impulsa una actividad; también promueves la otra. Derriban dos toros con una sola coleada:

Se genera un condicionamiento social doble: 1…que los toros son una tradición de Venezuela 2. El coleo está asociado a la música llanera y consumo de vicios y viceversa.

Para entender, que es un condicionamiento: imagine cuando ud. va al cine inmediatamente surge "la necesidad"; el compulsivo deseo de comprar cotufas y refrescos. Pero si ud. ve las películas en casa, no consume cotufas, ni refrescos. Es decir, es un condicionamiento creado por las salas de cine. Igual situación pasa con el coleo se creó un condicionamiento social, para valorar y aceptar el coleo.

En las normas está incluido el maltrato:

El propio reglamento del coleo y la práctica en sí; incluyen maltrato. Según el portal http://www.animanaturalis.org "Para que el becerro, maute o toro, pueda ser coleado es ideal que tenga más de 400 kilos y menos de 500, así se equipara su peso con el del caballo, además, debe ser lo más inocente y joven posible para que no se rehúse a correr".

Los becerros y toros, son trasladados en pésimas condiciones, encerrados en corrales pequeños con barro y excremento, aturdidos por la música y gritos del público. Además deben soportar jalones de oreja, golpes, puyazos y cuanto maltrato se le ocurra a los visitantes; muchas veces delante de sus "cuidadores" y "dueños" *** sin que estos hagan nada por evitarlo.

(***El autor de este artículo, no está de acuerdo en tener propiedad sobre los animales, sino tenencia responsable. Con la propiedad podemos hacer lo que queramos incluso destruirla)

El animal debe "asusarlo" para que corra, con pinchos eléctricos, espuelas, golpes, gritos. Una vez "heche" a correr es perseguido una y otra vez hasta tumbarlo, se la retuerce la cola para tratar de que el animal de una vuelta completa que será premiada con más puntos. …"Coleada efectiva"

Las heridas en el coleo por lo general son derrames y golpes internos, en los órganos vitales y músculos. Al no existir sangre visible, el público piensa que la actividad no ocasiona daño al animal y que este se levantara y continuara su vida rutinaria en las fincas o corrales. Algunas veces se parten las patas o se le sale algún hueso; entonces el animal es rápidamente sacado de la manga, pues no puede correr, Esto ocurre sin que los espectadores embriagados, noten lo que paso. Luego el animal malherido es amarrado y se le deja tirado hasta que termine el evento. Luego lo mataran.

Si el animal sobrevive a la coleada o se muestra vigoroso, entonces volverá a una nueva afena. Algunos animales re-coleados se arrinconan atemorizados y se niegan a correr, son hostigados para que corran hasta que los sacan de la manga.

La Competencia. ¿Quién tortura más?

Para competir se organizan turnos de cuatro coleadores, los cuales tienen dos oportunidades de colear en la jornada del día. El juez dá la orden e ingresan a la manga los cuatro coleadores del turno correspondiente en la forma en que el juez los llame, luego autoriza al juez de coso para que deje salir al toro.

Al grito de "cacho en la manga" indica que el toro está en la pista y se inicia la crueldad contra el animal. Los coleadores se lanzan en persecución del animal; cuando uno de ellos toma el rabo del toro, el resto de los participantes deben retirarse tres metros para esperar que el coleador ejecute la coleada , cada turno dura 5 minutos en los cuales los coleadores deben tratar de tumbar al toro la mayor cantidad de veces posibles. www.llanerastereo.com.ve

…Es decir gana quien más veces torture, arrastre, hale el animal.

La manga: o el nuevo coliseo Romano (sangre, diversión y muerte)

La fiesta de los toros coleados se lleva a cabo al aire libre, en una pista o manga de coleo acondicionada en terreno plano, que mide de 230 a 280 metros de largo y 10 a 12 metros de ancho, encerrada con barandas de 2 metros de altura, y construida con tubos metálicos (las primeras mangas eran de madera).

Una manga de coleo, tiene una extensión de 350 metros de largo por 15 metros de ancho, y está sectorizada en una primera zona de 150 metros, una segunda de 100 y una tercera de 80 metros.

Mas maltrato=más puntos.

La Federación Venezolana de coleo (de maltrato animal) otorga puntos según el tipo de maltrato. A mayor maltrato, más puntos reciben el coleador, según en qué zona de la manga hayan tumbado al toro. A continuación la forma de evaluar según reglamento de la Federación.

Campanilla: El toro debe caer de costado (pegando la paleta en el suelo) girar sobre su lomo y quedar sobre el otro costado, y volver a girar sobre su lomo para finalizar sobre el otro costado. Equivale a 25 puntos en la primera zona y 15 puntos en la segunda zona. Es equivalente a dos campanas o dos vueltas para un lado y el otro. Es decir doble tortura.

Campana: El toro debe caer de costado (pegando la paleta en el suelo) y girar sobre su lomo y quedar sobre el otro costado. Equivale a 20 puntos en la primera zona y 10 puntos en la segunda zona. Se diferencia de la anterior en que gira a un lado y luego al otro y se queda. Mientras que la anterior, realiza dos giros y queda como cayó al principio.

Remolino: (triple vuelta del animal sobre su espalda). Es equivalente a tres campanas o tres vueltas completas, que debe dar el toro para un lado y el otro. Por ser un super-maltrato se obtienen el mayor puntaje: 30 puntos en primera zona y 25 puntos en la segunda zona.

Costado: El toro debe caer de costado. Equivale a 10 puntos en la primera zona y 5 puntos en la segunda zona. Es decir una simple caída de un lado, sin giros. Se conforman con solo abatirlo al suelo.

Cuartos traseros: El toro cae pegando únicamente los cuartos traseros en el suelo. Equivale a 5 puntos en la primera zona y 3 puntos en la segunda zona. Es decir cae, sobre las patas de atrás, nada más. Como el maltrato no fue tan vistoso, les otorgan menos puntos.

Las Categorías (¿porque (IDENA) (Instituto Autónomo Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes) permiten la participación de menores de edad, en estas actividades violentas?.

Existen varias categorías, y la variable principal para su clasificación es la edad del coleador. Entre las categorías (como se les denomina en Venezuela porque en países como Colombia y Brasil tienen diferentes denominaciones) se encuentran:

• "Destete": para coleadores de 7 a 9 años no cumplidos

• "Pre Infantil": para los coleadores de 10 a 13 años.

• "Infantil": para coleadores entre 14 y 17 años.

• "C": para coleadores entre los 18 y 24 años.

• "B": para coleadores que tienen entre 24 y 40 años.

• "A": Se hace una solicitud a la FEVECO. La Categoría A se denomina como la máxima en el coleo.

• "AA" para los coleadores de 50 60 años.

• "Maestros de coleo" de 60 a 65 años.

• Sol de los Venaos de 65 a 80 años.

• Femenina Mujeres Mayores De 18 años.

• Femenina Mixta: Menores De 18 años.

• Campeonato de Campeones: En esta Competencia se sacan a todos Los Campeones por Categoría las cuales son: Libre (Cat "C", Cat "B", Cat "A"), Sol de los Venados, Maestro del Coleo, Veterano, Femenino.

Coleada efectiva y coleada nula.

No solo es maltratar, encerrar, perseguir, acosar, halar por la cola. Los maltratadores exigen además que este maltrato sea una "obra de arte". Es decir, derriban al toro, le rompen órganos, le generan hemorragias internas, cada coleador, le genera la mayor cantidad posible de daño físico y psicológico. Luego se reinicia la actividad, con el mismo toro. Una nueva ronda de castigos.

De esta manera imitan con este comportamiento de tratar de encontrar belleza en la tortura y humillación, a los famosos asesinos en serie de películas (Hannibal), quienes disfrutan y consideran un arte, la tortura y asesinato.

Por todas estas razones, entre ellas las formas de evaluar y premiar, según el reglamento de la Federación Venezolana de Coleo, esta actividad, nunca será un deporte, el pueblo debe exigir que se elimine el uso de recursos públicos a esta actividad que solo beneficia a las clases pudientes del país, propietarios de finca, dueños de tráileres y vehículos para movilizar a los costosísimos caballos de coleo. Promoción del consumo de cigarrillo, alcohol, chimo, mal ejemplo para los niños, niñas y adolescentes.

Alcaldes y gobernadores irresponsables restan recursos económicos a escuelas, liceos, ambulatorios y obras públicas para destinarlas a financiar el coleo y para auto promocionarse o hacer campña política para sus reeleciones.

Basta de tanta corrupción e ineficiencia, basta de maltarto animal, basta de prmover elñ coelo como deporte.

Ni deporte, ni arte, ni folklore, ni fiesta, ni cultura…el coleo es tortura.

ecoinfante@gmail.com

guardeamvenezuela@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1066 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter