A seis meses de su detención

Familiares de ex-gerentes de Pdvsa denuncian que "el caso está viciado, amañado y lleno de arbitrariedad"

Credito: Web

29-08-20.-El Comité por la Libertad de Alfredo Chirinos y Aryenis Torrealba, gerentes de Pdvsa acusados de espionaje, denuncian constantes violaciones de sus derechos en seis meses de detención

Sólo una vez Aryenis pudo abrazar a su mamá rápidamente, se les negó el derecho a la defensa y que cuando una abogada privada logró juramentarse para defenderlos evidenció irregularidades en el expediente.

Además, Aryenis Torrealba se contagió de la COVID-19, y sin la observación de personal médico se le administró un tratamiento que le generó reacciones adversas, se mantuvo deshidratada y descompensada.

Aseguran que Alfredo Chirinos sufrió asfixia mecánica con una bolsa que contenía un químico, generando quemaduras en su rostro, además de golpes y torturas psicológicas.

Las torturas eran un mecanismo de presión para que se declararan culpables

A continuación el comunicado completo: 

¡Medio año! de la injusticia perpetrada contra #AryenisYAlfredoInocentes

Un caso viciado, amañado y lleno de arbitrariedad, en el que Alfredo fue víctima de tortura física y Aryenis de tortura psicológica. Fueron incomunicados, presentados ante un tribunal sin avisar a sus familiares y sin tener derecho a la defensa.

Fueron sentenciados en televisión pública, acusados de traición a la Patria sin pruebas algunas, en un comunicado oficial y luego por el propio ministro, Néstor Reverol. Sometiéndoles al escarnio público y condicionando el inicio de un proceso judicial en el que se ha violentado el Estado de derecho, en el que se ha violentado la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que tanto luchamos.

A lo largo de 183 días sus familiares sólo pudieron verles en una rápida visita en la que constataron las marcas de tortura en el cuerpo de Alfredo. A él le practicaron asfixia mecánica con una bolsa contentiva de un químico que le colocaban en la cabeza, que le generó quemaduras en el rostro, mientras le golpeaban brutalmente en todas partes del cuerpo.

En tantos días, sólo una vez Aryenis pudo abrazar a su mamá rápidamente. Ella llegó a sufrir ataques de pánico como secuelas del aislamiento en un cuarto con luz intensa y aire acondicionado al máximo con comida y agua de forma irregular, por más de 72 horas.

Las torturas eran un mecanismo de presión para que se declararan culpables, sin haber investigación, ni tener derecho a la defensa, pero ambos fueron dignos y valientes, y sostuvieron de manera firme, clara y contundente ser inocentes.

Aryenis Torrealba padeció el coronavirus en un lugar sin las debidas condiciones sanitarias y gracias a la presión popular se logró que le realizarán la Prueba PCR. Pero, sin la observación de algún médico, le suministraron un tratamiento que le generó efectos negativos, y la tuvo varios días deshidratada y descompensada.

Luego de 85 días sometidos a un desgaste burocrático, se logró juramentar una abogada privada.

Después de 118 días se logró tener acceso al expediente, y se constató que está totalmente amañado, lleno de especulaciones, sin ninguna prueba que demuestre que sean culpables de los delitos que se les imputan.

El retardo procesal ha marcado este caso, en el que la solicitud de una Audiencia Preliminar para que ambos jóvenes puedan defenderse ante un Tribunal, fue negada.

Mientras tanto, el tiempo de la vida de Aryenis y Alfredo corre en un encierro injusto, generando dolor en ellos y sus familiares, y atravesando el sentir de les revolucionaries que se han solidarizado al ver que se está destruyendo la vida de dos jóvenes que enfrentaron a mafias, que dieron todo su empeño, formación y talento en beneficio de la industria petrolera, y hoy están tras las rejas por procedimientos amañados que encubren a quienes siguen actuando impunemente en beneficio del lucro individual y en detrimento de todo el pueblo venezolano.

Estamos convencidas de que la constancia en esta lucha nos permitirá alcanzar la victoria de ver en libertad a estos muchachos. Y también somos conscientes de que vivimos tiempos de fuertes contradicciones, pero con esperanza y constancia, con determinación y claridad en las ideas, y con la unidad del pueblo podremos superar y darle continuidad al chavismo como un movimiento histórico enraizado en el territorio.

Desde el Comité por la Libertad de Alfredo y Aryenis ratificamos que esta lucha no es aislada, que también levantamos las banderas en una misma batalla por los trabajadores y trabajadoras detenidos injustamente, los campesinos desalojados y violentados, por el pueblo trabajador que resiste ante las inclemencias del bloqueo y de la burguesía, con salarios que no garantizan ni la reproducción de la vida, por el triunfo de todas y todos los que soñamos con el socialismo.

La línea justa es, luchar hasta vencer



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6573 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter