Honduras y los nuevos caminos de nuestra América

En Honduras, luego del Golpe de Estado ejecutado por el general contrabandista Romeo Vasquez y desarrollado por el mafioso camionetero Roberto Micheletti, fijadas definitivamente las posiciones de cada uno de los actores y factores internos y externos, se esclarecen los nuevos escenarios abiertos para el desarrollo de las luchas democráticas del pueblo catracho y los pueblos de Nuestra América por la Soberanía, la Independencia y la Justicia Social.

Se confirmó que el Golpe de Estado y las acciones hacia su legitimación, fueron productos “made in USA”, con original diseño de los laboratorios de la Secretaria de Defensa (Pentágono) del gobierno del “Premio Nobel de la Paz”, Barak Obama, ejecutado con la burdez de “malos alumnos” por las tropas pretorinanas hondureñas, adiestradas y controladas durante los más de 50 años de ocupación imperial sobre el territorio de la Patria de Morazan.

La “santísima” alianza de la oligarquía, la guardia pretoriana, la alta curia católica y los miserables políticos de los viejos partidos Liberal y Nacional, se despojaron de su careta “democratica” con el fin de frenar el avance de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, ALBA, e impedir las transformaciones democráticas y pacíficas del añejo sistema político y el injusto orden social y económico que amenazaba su oficio de mayordomos del imperio.

La vieja O.E.A. y su mayoria traidora y timorata, pese a su barniz ético por la derogación de la expulsion de Cuba de su seno, siguió haciendo su maligno juego de distracción y dilación, con su estrategia de condenas sin sanciones y de comisiones capituladoras que finalmente favorecieron a los poderes fácticos subordinados al imperio; adyección que solo fue salvada por un grupo de gobiernos de la dignidad que sostuvieron y sostienen su rechazo y desconocimiento al golpe de Estado, a sus ejecutores y a quienes en su nombre ejercen ilegitimamente el gobierno de Honduras.

Y, la conciencia histórica morazanista del pueblo catracho despertó de su largo letargo en la que lo mantenía la manipulación mediática y la represion del Estado, uniendo fuerzas diversas, construyendo direcciones colectivas, desafiando la acción represiva, aprendidendo el uso de las diversas formas no armadas de lucha y, construyendo una propuesta inicialmente difusa, hoy convertida en el centro generador de su acción política: la Asamblea Nacional Constituyente.

Este balance ha generado – pese a los escepticos – un salto en la conciencia de nuestros pueblos y gobiernos y un importante aprendizaje en el manejo de las distintas formas de organización y lucha para enfrentar en el plano interior y en los espacios regionales y mundiales, las ofensivas imperialistas, en el marco de las condiciones actuales de la lucha de clases internacional, el estado de avance de las fuerzas de nuestros pueblos y la situación de crisis y debilidad relativa de las fuerzas imperialistas y sus lacayos.

Frente a la amenaza global y la contraofensiva general del imperialismo contra nuestros pueblos, debemos responder con una acertada combinación de ALIANZAS ESTRATEGICAS entre gobiernos democráticos y progresistas, que neutralicen la posibilidad de la agresion, pueda disuadir el ataque armado directo del imperio e incluso, responder colectivamente a una agresion.

Es fundamental avanzar y consolidar los FRENTES NACIONALES, que sean capaces de unificar y movilizar a todas las fuerzas patrióticas de nuestras naciones en defensa del orden democrático interno, la soberanía popular y el desarrollo pacífico de los cambios políticos, económicos y sociales que se vienen impulsando, enfrentando las maniobras golpistas del imperialism y de sus lacayos internos.

De la misma manera, ante los límites de nuestros gobiernos, es fundamental construir, desde los movimiento sociales y partidos, poderosos MOVIMIENTOS INTERNACIONALES DE SOLIDARIDAD, para el desarrollo de campañas de apoyo - e incluso, de participación - , con el fin de sostener luchas democráticas, soberanistas e independentistas de los pueblos de Nuestra América.

Para ello, es esencial que el movimiento popular democratico, progresista y revolucionario de Nuestra América, defina y asuma con claridad y consistencia una política de PAZ COMBATIVA, dirigida imposibilitar la acción guerrerista del imperialismo contra cualquiera de nuestros pueblos, evitar a toda costa un conflicto armado entre nuestros paises – no importante la causa del mismo – y sostener una linea de acción política interna e internacional que levante firmemente las banderas de la Paz,la Democracia y la Justica Social como la trinidad de objetivos estratégicos que hoy unifica y moviliza las fuerzas mayoritarias de los pueblos de Nuestra América.


yoelpmarcano@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2325 veces.



Yoel Pérez Marcano


Visite el perfil de Yoel Pérez Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a90102.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO