Los migrantes: Prueba de fuego pata los Derechos Humanos

  • A sus setenta y cuatro años, La Carta de los Derechos Humanos, vive una prueba de fuego, de donde podrán salir fortalecidos o sensiblemente debilitados.

  • El surgimiento de grupos xenófobos, cuyo lema principal, es la lucha contra los migrantes, coloca a la humanidad, en etapas de retroceso, que pensábamos superadas.

  • Europa ha sido una de las regiones con mayor éxodo, propia de sus guerras intestinas y hoy ven con desdén a millones de ciudadanos que como ellos buscaban mejorar su calidad de vida.

A setenta y cuatro años de haber sido promulgados, el amplio elenco de los Derechos Humanos, pasan por su etapa más crítica. Su aplicación o no, con el tema de la migración, mantiene en expectativa a todo el planeta. De ese reto, de sus resultas, dependerá, que se debiliten o salgan fortalecidos.

Y esa es la disyuntiva, porque los millones de ciudadanos, que hoy marchan, entre los cuales hay niños, mujeres, ancianos, jóvenes y adultos en general, buscan desesperadamente, nuevos horizontes, tratando de llegar a zonas donde su calidad de vida pueda mejorar. Evitan estar en sus países, muchos de ellos, con regímenes impuestos, por el propio país, causante de los males, Estados Unidos. Países sometidos a sanciones severas que generan crisis y hambrunas. Otros, de países colonizados por Ingleses y europeos, que los explotaron y no dejaron ninguna infraestructura para su desarrollo.

El caso de Honduras es emblemático en nuestra región, Desde que Juan Orlando Morales se encargó del gobierno, con la anuencia y el financiamiento de los Estados Unidos, se impuso un régimen, que mantiene a ese país en estado de desigualdad y pobreza reconocido incluso por los organismos internacionales que escrutan esta situaciones.

De Colombia, millones de personas emigran, tanto internamente, para ampararse de la violencia interna, como del desplazamiento a indígenas y campesinos; así como los que se van al exterior, esparcidos por todo el mundo, quizás una de las mayores migraciones de nuestra región

De Venezuela, como nunca antes, observamos también la presencia de miles de ciudadanos, que buscan nuevos horizontes, acuciados por una crisis económica que en gran parte es producto de sanciones impuestas por los Estados Unidos, la Gran Bretaña y algunos países europeos, las cuales han acrecentado crisis económica y social en nuestro país.

¿Donde se dirigen?, a los Estados Unidos, pareciera contradictorio, que vayan a un país que en el fondo origina las causas de la migración, en nuestra región, pero en el fondo presiento, que estos migrantes saben lo que hacen. Se dirigen a los Estados Unidos, porque piensan que ellos deben resolver lo que están provocando, con su imposición de gobiernos de facto, con su imposición de sanciones para aquellos países, que como bien dijo el demócrata Obama, hay que torcerles el brazo, porque no son serviles a la política norteamericana.

Esta imposición de gobiernos de facto y de sanciones criminales a granel, está llevando a la descomposición económica y social de nuestra región y otras del mundo, provocando hambruna, escases de medicinas, desintegración social, quiebra económica, escasez de alimentos, impidiendo el desarrollo normal de las economías de los países afectados.

¿Y cuál ha sido la respuesta? Y por eso el tema de los Derechos Humanos está en juego. Estados Unidos a través de su Presidente y voceros calificados, anuncian, no tenderles la mano, sino, arremeter contra ellos y para tal efecto, movilizan tropas fuertemente armadas para reprimir cualquier intento de ingresar a su territorio; construyen Muros, refuerzan sus fronteras, con tropas de asalto, pretenden construir nuevos "ghettos" y amenazan con devolverlos a sus países de origen. En otros casos son utilizados políticamente y los demócratas y republicanos se juegan la pelota con ellos, trasladándolos de un Estado a Otro, para sacarles provecho electoral.

Pero el reto no es solamente en nuestra región y podemos observar por informaciones de la prensa tradicional global y las redes, como en Europa, no solo se amurallan para repeler a los migrantes sino, que han surgido movimientos xenófobos, cuyos lema casi exclusivo, es el rechazo a los ciudadanos que buscan mejorar sus vidas en esos países, y ellos, descociendo su propia historia, los rechazan, olvidando, que Europa ha sido en el pasado fue una de las regiones de donde han emigrado el mayor número de personas a distintas zonas del mundo y particularmente a nuestros países. Los Europeos, devastados por sus guerras internas y las que han provocado con características mundiales (Dos Guerras Mundiales), se han refugiado en las regiones más diversas del mundo, dejando descendencia y mezclándose y nunca se les puso murallas, ni surgieron movimientos xenófobos, por el contrario, fueron recibidos con agrado y sus semillas todavía retoñan por estos y esos lares.

Los europeos migrantes históricos y en el caso de Venezuela, lo sabemos porque miles de ellos han construido su nicho aquí, deberían ser los primeros en abrir las puertas a los migrantes en reciprocidad, pero al contrario crean normas para marginarlos, los rechazan y dejan a la deriva, donde muchos mueren en aguas de nadie, sin conocerse ni siquiera sus nombres. Deberían abrir sus puertas, porque ellos tienen una gran responsabilidad, por su conducta explotadora contra otras naciones y esto está suficientemente documentado.

Por ello, afirmo, que los Derechos Humanos viven su prueba de fuego en este momento. Si la comunidad internacional permite que estos migrantes, sean atropellados o colocados en sitios de aislamiento infrahumanos, atentando contra sus propias vidas, entonces, los Derechos Humanos quedarán hechos añicos. Cierto es que los Derechos humanos, lo vengo afirmando, son tan universales como su propia violación, pero en este caso, la violación sería masiva y con el consentimiento de de la Comunidad Internacional, lo que resultaría más grave aún.

Es decir que a sus 74 de ser aprobados por la Comunidad Internacional, estos derechos viven por primera vez, su prueba de fuego más intensa, frente a millones de ciudadanos que sólo, tratan de lograr, lo que en el fondo también contempla el elenco de estos derechos (Declaración aprobada en 1948) : Mejorar su Calidad de Vida, lograr un desarrollo integral, y vivir en Paz con su familia, sin ser sometidos a presiones, sanciones ni limitaciones que pongan en peligro su propia vida y la de sus seres queridos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 674 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor