Disparar a los ojos

El suicidio del joven chileno Patricio Pardo, quien perdió su vista en las protestas que se realizaron contra el gobierno de Piñera, quien días antes había declarado a la prensa internacional sobre una especie de paraíso terrenal que se vivía en Chile, puso de nuevo sobre el tapete, la violación de DDHH en Chile por parte de Sebastián Piñera, felizmente, depuesto por voluntad popular. Gracias a la brutalidad represiva  de su gobierno se puso en evidencia, una vez más, la crueldad la ultra derecha en nuestro continente, que pretenden sobre la base de la represión indiscriminada mantenerse en el poder y consolidar sistemas político-económicos, que sólo favorecen a élites sociales encumbradas y representadas por líderes que también amasan fortunas incalculables, frente a la desesperanza y la pobreza de las grandes mayorías nacionales.

En el marco de la represión que se ejerce contra manifestaciones populares, incluso, utilizando, dispositivos aceptados internacionalmente, es posible que un hecho como el que comentamos pueda suceder. Por un ejemplo, una bala plástica impacta a una persona en el ojo. Pero en el caso chileno, lo que sucedió no fue circunstancial ni ocasional, sino, que el Cuerpo de Carabineros, formados a usanza pinochetista, utilizó, como sistema, esos procedimiento para amedrentar a las personas que protestan. Utilizan estos procedimientos para de una manera ejemplarizante, meter miedo y espantar mediante este espantoso proceder a las personas que protestan.  

 Así fue como actuó este cuerpo criminal, los Carabineros, contra el pueblo chileno, con la anuencia del gobierno derechista de Piñera. Utilizando estos métodos deleznables, como también acudieron al expediente de la desaparición, tortura y ajusticiamiento, práctica que desarrollaron con toda libertad durante la Dictadura Militar de Pinochet.

 Este proceder por parte de los Carabineros, no es nuevo, este  grupo militar tiene grandes responsabilidades en la masacre general que la dictadura de Augusto Pinochet cometió contra el pueblo chileno, al punto, que, la  Organización de la Naciones Unidas, tiene expedientes  en su seno, por esos crímenes, entre ellos de la llamada “Operación Cóndor”, responsable de millares de muertos, torturas y desapariciones. Valga comentar que en el expediente contra el ladrón y dictador Pinochet en la ONU, uno de los casos que sirven de base a la acusación es el de Enrique Carvajal, estudiante de ingeniería en Venezuela, a quien lo llamábamos  cariñosamente “Pellizco”, que se encontraba en Chile, y que fue fusilado en plena calle, durante el golpe de estado, cuando defendía junto a los trabajadores al gobierno constitucional de Salvador Allende.

Quiere decir que la conducta represiva y violadora de los derechos humanos de los Carabineros es de vieja data. Actualmente, organizaciones de los Derechos Humanos en Chile los han acusado de conductas delictivas generalizadas y patrones criminales regulares, durante las protestas de 2.019. Dentro de esos patrones criminales se pueden mencionar por ejemplo, además de sicarito, violaciones, torturas, lanzar gas pimienta en la cara de los manifestantes y  la más espantosa que comentamos, disparar a la cara y a los ojos de los manifestantes.

Los Carabineros, según registran las estadísticas que se llevan a cabo en Chile registran más de 2500 denuncias y se les responsabiliza por más de 3.000 víctimas... Huelga comentar, que muchos de los crímenes cometidos contra ciudadanos durante la época dictatorial, han sido condonados por la justicia chilena, sometida a presión por los gobiernos que allí han detentado en Poder desde la caída de la Dictadura, incluyendo el de la señora Bachelet, que no toco a los pinochetistas, ni con el pétalo de una rosa y ahora en adalid mundial en defensa de los derechos humanos.

Pero imagínense Uds. Por un momento, aunque esto resulta un ejercicio muy difícil, imaginar que Ud. Es un joven, trabajador o estudiante y con todo el deseo de luchar por un mundo mejor, por el deseo de luchar para mejorar y cambiar los malos gobiernos, participe en una marcha, y en un santiamén,  pierda la vista por la conducta irresponsable y sistemática de una fuerza represiva que trata de intimidar con esos hechos a toda la ciudadanía. Que inmensa sería la frustración y en que depresión puede caer una persona víctima de un hecho criminal como el relatado, que lo lleva incluso a atentar contra su propia vida. 

Este es el caso del joven Pardo, quien se acaba de suicidarse al no poder soportar esta delicada situación y es un alerta que se hace al mundo, en plena celebración del Día de los Derechos Humanos.  Conductas represivas de gobiernos como el de Chile, el paraíso de Sebastián Piñera, y el mantenimiento de cuerpos represivos para ejecutar tan malévolos procedimientos es una verdadera bofetada a los Derechos Humanos.

Estamos por ver con el nuevo cambio de gobierno en Chile si se introducen reformas que lleven a eliminar o transformar radicalmente este cuerpo que no es sólo asesino y represivo, sino, estrechamente ligado a la corrupción pinochetista, al punto, que uno de sus directores es actualmente investigado y acusado por la apropiación de millones de pesos. Así mismo, está por verse si se profundizan las investigaciones  sobre los crímenes de muchos militares pinochetistas todavía se mantienen estructuras de poder, donde obtienen impunidad y cobijo, como el que les prestó la ex presidenta Bachelet, muy acuciosa en materia de DDHH, cuando se trata de Venezuela, pero que trató con manos de seda a estos criminales y a su amigo Sebastián Piñera a pesar de las violaciones descaradas a los Derechos Humanos en Chile.

Chile tiene un nuevo Presidente, al parecer el más joven en su historia, y viene de las luchas estudiantiles, veremos si le permiten en el desarrollo de su programa de gobierno cumplir con las expectativas que despertó en la Campaña electoral e introducir reformas que permitan cambiar totalmente a este Cuerpo de Carabineros, responsable del luto de miles de chilenos y el llevar a la discapacidad visual a muchos jóvenes, además de otros delitos, ya mencionados por las investigación in situ. Estaremos atentos a esos acontecimientos y ver hasta donde le permiten gobernar los estamentos retrógrados del pinochetismo, que todavía están insertos en esa sociedad y en el propio sistema gubernamental.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 767 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor