Despachan y se dan el vuelto

Amigos, si en lo de Haití, no hubiese la tragedia de lo que significa un Presidente Asesinado, la verdad es que algunas reacciones como las del Presidente Duque y el gobierno de los Estados Unidos, lo que provocan es risa, pero más que una simple risa, una verdadera carcajada.

Ahora resulta, que ambos gobiernos anuncian públicamente que enviaran "personal especializado" para Haití, para esclarecer el crimen contra el Presidente Jovenel Moïse.

Pero han visto Uds. Tremenda desfachatez. Unos países que según las investigaciones preliminares, están involucrados, hasta los tuétanos, en el asesinato y torturas contra el Presidente haitiano, ahora, anuncian, sin que les quede nada por dentro, como dicen en Venezuela, que están dispuestos a colaborar con el esclarecimiento de los hechos.

La verdad es que si esto me lo contaran no lo creyera. Pero es que esto está clarito, tan claro como el agua:

Las investigaciones preliminares señalan que de los supuestamente 28 participantes en el Asesinato, Veinte y seis, óigase y léase, 26, son colombianos, entrenados en Colombia por militares norteamericanos.

Y óigase y léase, en Colombia el adiestramiento de mercenarios, sicarios y terroristas para ser utilizados en cualquier país del mundo, para frenar el avance o derrocar países progresistas que no bailan al son de los Estados Unidos, ya es público y notorio. El gobierno del Segundón Iván Duque no sólo está en conocimiento de esos hechos, sino, que los autoriza y consiente que militares activos de sus país y de otros adiestren al paramilitarismo.

De esta manera, la oligarquía colombiana, le paga al gobierno norteamericano por mantenerla contra la voluntad de su pueblo, en el gobierno, haciéndoles el trabajo sucio a los norteamericanos.

Nuevas revelaciones señalan, que el médico personal del presidente haitiano, Emmanuel Samón, quien al parecer espera dirigir el país por casualidad, residía en Florida.

Entonces, resumamos las casualidades, y como a veces reseñan en algunas películas y documentales podamos decir: "Algún parecido con la realidad, es pura coincidencia".

  1. Realidades: 26 de los 28 participante en el asesinato del Presidente y de haberle ocasionado heridas graves a la primera dama, son colombianos. Coincidencia: El propio Ministro de la Defensa Colombiano, Diego Molano, quien por cierto, califico a los niños asesinados entre el Guaviare y el Caquetá, como maquinarias de guerra, admite que son colombianos y para colmo ex -militares, esto de los "ex", también en coincidencia

  2. Realidades: De los supuestos "ex" militares, dos o más tenían dos nacionalidades. La otra, adivinen: Coincidencia: norteamericana

  3. Realidades: Un médico Christian Emmanuel Samon, supuesto organizador del Magnicidio es haitiano, pero, Coincidencia: Residía en Florida.

  4. Realidades: de los colombianos detenidos dos o tres son militares, por obra y gracia del discurso oficial oligárquico cada vez, que aparece un militar colombiano involucrado en trabajo sucio, como por ejemplo, falsos positivos, resulta que: Coincidencia: Es, Ex –militar

  5. Realidades: los supuestos "ex militares", de nacionalidad colombo-norteamericana, fueron contratados por una empresa, residenciada en: Coincidencia: en Miami, y si no me equivoco, Miami se encuentra en los Estados Unidos.

  6. Realidades: Los boletos aéreos para que se trasladaran los asesinos colombianos a Santo Domingo y de allí a Haití, fueron comprados en Bogotá, Colombia; pero, otra Coincidencia: Con un tarjeta de crédito registrada en Miami

  7. Realidades: La empresa que contrató a los terroristas colombianos, la CTU Security, está registrada en: Coincidencia: En Miami, como: Counter Terrorist Unit Federal Academy LLC y otra Coincidencia, contratada también para organizar la Operación Gedeón, con el propósito de la ultra derecha venezolana de cometer Magnicidio contra el Presidente Nicolás Maduro.

  8. Realidades y coincidencias: Los Estados Unidos permiten que en su estructura legal, se registren y se legalicen empresas, con la mencionada Counter Terrorist, con fachadas para supuestamente enfrentar el terrorismo, pero en la práctica es para fomentarlo y practicarlo. Se les permiten y los utilizan (los contratan) en sus operaciones de guerra sucia.

Si Uds. Por favor, encuentran alguna coincidencia con estos hechos y el asesinato del presidente de Haiti, no los voy a llamar mal pensados, sino, mal intencionados, porque la realidad es una cosa y las coincidencias son otras. PURAS COINCIDENCIAS.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 373 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Sotillo Bolívar

Jesús Sotillo Bolívar

Más artículos de este autor