Seis preguntas que no hicieron a Marcel Granier

El pasado viernes 3 de marzo fuimos testigos de la bochornosa interpelación que hacía la "Comisión Permanente de Ciencia, Tecnología y Comunicación Social" al Gerente de las empresas 1BC, Marcel Granier

Digo vergonzosa no por el interpelado, sino por la actitud complaciente de seis de los siete asambleístas, que lejos de actuar como inquisidores revolucionarios que tenían la oportunidad de develar ante el mundo la conjura golpista por parte de los testaferros de George W. Bush, se escondieron detrás de las cámaras de televisión, ante el temor que inspira el Cuarto Poder en las mentes sumisas, amedrentadoras, temerosas y subdesarrolladas de los pseudos revolucionarios infiltrados en la Asamblea Nacional, que aún no se reponen del miedo que les causó la persecución del 12 de abril del 2002, cuando los golpistas, aupados por Radio Caracas Televisión, perseguían a los bolivarianos y asaltaban la embajada de Cuba.

1. Dijo Marcel Granier:

“Aquí el único golpista está en la presidencia de la República cuando se manchó las manos de sangre el 4 de febrero del 92”

Lo que no respondió el diputado por Nueva Esparta

Juan José Millán Marín:

“Sí golpista es rebelarse a una orden de masacrar al pueblo desposeído, marginado y excluido, como sucedió el “carachazo” del 27 de marzo de 1989, cuando Carlos Andrés Pérez ordenó al ejército asesinar a mansalva a un pueblo hambriento, arrecho y desarmado… Sí golpista es rebelarse a un gobierno apátrida que desangraba las finanzas del país al regalar el petróleo a los amos estadounidenses a US$ 7 el barril, y de esta forma garantizar los precios bajos del barril para que no llegara a US$ 30 como exigía la producción mundial… Sí golpista es acabar con la impunidad de los testaferros de Washington que, en manos de 10 familias poderosas en Venezuela, consumían el 70 % del Presupuesto Nacional para entregar las migajas y el pellejo al resto de los venezolanos… Sí golpista es impedir que el ejército venezolano salga de las fronteras para proteger gobiernos corruptos y apátridas, como los que existían en Centro América para el momento en que gobernaba Carlos Andrés Pérez… Sí golpista es rebelarse a las criminales políticas Neoliberales que ordenó de Washington y que fueron impuestas por otro gobierno adeco-copeyano, entonces Simón Bolívar también fue un golpista cuando se rebeló al virreinato que desangraba la Provincia de Venezuela; como también fueron golpistas: Antonio José de Sucre, José de San Martín en Argentina, Bernardo O´Hillins en Chile, José Marti en Cuba, en fin, también fueron golpistas todos aquellos héroes que hoy ocupan el sitial de próceres de la gesta revolucionarias”

2. Dijo Marcel Granier:

“Triste espectáculo son los quinientos mil dólares que pagó PDVSA para una escuela de samba en el Brasil”

Lo que no respondió el diputado por Yaracuy

Ricardo Capella Mateo:

“Señor Granier… No continué manipulando a la opinión pública con sarcasmos y ridiculeces… A la oposición venezolana y a George W. Bush, como las elites imperialista que ven con desprecio al populacho, les duele que la revolución recorra los pueblos de América y esté en la conciencia del pueblo humilde y esperanzador, y nada más emblemático, popular y de imagen publicitaria, que los mundialmente célebres y famosos Carnavales del Brasil, momento histórico, en que el pueblo desborda su alegría y rebeldía al estatus que domina el panorama político, social y económico, como la esencia y la razón de ser de los carnavales como un hecho social… Pero más les duele a los enemigos del pueblo excluido, que la escuela bolivariana que organizó el “Bolívar” de 13 m, ganó el premio en Brasil por su originalidad, calidad y tema de integración latinoamericana, cuya publicidad a nivel mundial no tiene precio, razón por la cual, los organizadores de las carrozas y los patrocinantes, pagan millones de dólares parar participar en el desfile en el sambodromo… A la oposición no les gustó que la revolución bolivariana fuera vista por el mundo en un festival de música, júbilo y alegría, gracias al efímero aporte de 500 mil dólares que aportó PDVSA en su legítima inversión publicitaria e imagen institucional que abre operaciones de refinación en Brasil, pero sí les gustaba los aportes de 14 de millones de dólares que hacía CITCO a la campaña presidencial de George Bush, o los millones y millones de dólares que se donaba para los carnavales de Nueva Orleáns en los Estados Unidos.

3. Dijo Marcel Granier:

“Todos los presidentes de la Cuarta República dejaron obras para recordar, en éste régimen, su único aporte es una trocha para tapar la irresponsabilidad de no atender el viaducto de Caracas-La Guaira”

Lo que no respondió el diputado por Carabobo

Antonio Israel Sotillo Infante:

“No sea cínico señor Granier… Con esta declaración usted está confesando la conspiración a que han sometido al pueblo venezolano por 24 horas y más de siete años, desde que llegó a la presidencia Hugo Rafael Chávez Frías… Es público y notorio la extraordinaria inversión del gobierno revolucionario en la construcción del segundo puente sobre el río Orinoco, y un tercero que ya está proyectado para unir Caicara con Las Mercedes… Qué decir de la fabulosa construcción del ferrocarril que unirá Caracas con el Tuy, que con sus siete túneles de hasta 6 kilómetros y siete viaductos, se inaugurará en el mes de octubre, considerada la red ferroviaria más importante de todos los tiempos en Venezuela, para lograr el desarrollo endógenos a través de las misiones que han incorporado a millones de venezolanos a la red productiva nacional… Por qué no mencionar el metro de Valencia, el Metro de Maracaibo y la cuarta línea que se construye en Caracas; o por qué no mencionar los más de 100 mil kilómetros de calles, carreteras y autopistas que está construyendo el gobierno nacional, incluyendo la autopista Caracas- Higuerote o la autopista de Oriente que se está construyendo… Sencillamente no se mencionan las obras del gobierno, no porque no se conozcan, sino, porque la estrategia es lavar la mente de los venezolanos, con mentiras y falsos argumentos, que pretenden justificar una invasión estadounidense o en todo caso un magnicidio.

4. Dijo Marcel Granier:

“Durante la Cuarta República, y en los 35 años que llevo en Radio Caracas Televisión, tuvimos varios inconvenientes con los presidentes del gobierno. Recuerdo que con respecto al Plan de Financiamiento que proponía Jaime Lusinchi sobre la Deuda Externa, le manifesté mi inconformidad, y al final él mismo lo reconoció cuando dijo: me engañaron”

Lo que no respondió el diputado por Táchira

Luis Tascón Gutiérrez:

“No sea hipócrita señor Granier… eso que usted dice es mentira..! Toda la desgracia que nos trajo el gobierno de Lusinchi, fue gracias a la confabulación, intriga y complot de todos los dueños de medios de comunicación, como Radio Caracas Televisión, quienes fueron chantajeados a través de RECADI para otorgarles dólares preferenciales para todo lo que quisieran, incluyendo el pago de lujosas mansiones, naves y aeronaves que tienen los dueños de medios en el exterior… Jaime Lusinchi y Blanca Ibáñez dominaban los medios: hacían despedir periodistas, quitaban programas de televisión, elegían reinas, controlaban jurados en festivales musicales, cerraban medios, perseguían a los disidentes a su gobierno, entregaban el país a las empresas estadounidenses, y desangraban las finanzas, al extremos, de dejar al país en la quiebra con menos de 3 mil millones de dólares en las reservas del Banco Central… y todo esto lo hicieron, con la conchupancia de medios como Radio Caracas Televisión, que presentaba a Lusinchi y su concubina como dignatarios de la realeza bienaventurada, donde inclusive, Marcel Granier propuso la emisión de Sellos Postales a la “Dinastía Lusinchi e Ibáñez”, para legar a la humanidad el agradecimiento eterno de los venezolanos, a tan dignas figuras bienhechoras de la caridad popular

5. Dijo Marcel Granier:

“Yo fui a denunciar ante el Tribunal Supremo de Justicia al Presidente Chávez por las 40 horas de transmisión semanal, que le ocupan todo el tiempo por televisión y poco tiempo a trabajar, que es lo que debe hacer un presidente”

Lo que no respondió la diputada por Nueva Esparta

María Pacheco Osorio:

“Señor Granier, su despecho hacia el Gobierno Bolivariano no tiene límite… Para usted, acostumbrado a lidiar con gobiernos adeco-copeyanos, un presidente no trabaja más de cinco horas al día… En su escuálida percepción del gobierno, es inadmisible que un Presidente trabaje doce horas diarias, o sea, 84 horas semanales como lo hace el Presidente Chávez, de lunes a lunes, porque así lo exige ser el líder de un proceso revolucionarios que se extiende por todo el continente… Pero sin embrago, a Granier, como Director General de las Empresas 1BC, no le importaba, que su admirado y apreciado Jaime Lusinchi llegara a Miraflores después del mediodía, ya que tenía que pasar la resaca de una borrachera que tomaba de lunes a lunes que le hacía dar tristes espectáculos en cualquier escenario, y mientras tanto, el país se desmembrab, y el gobierno quedaba en manos de su secretaria Blanca Ibáñez, quien mandaba más que los ministros.

6. Dijo Marcel Granier:

“Yo ni las empresas que represento del Grupo 1BC apoyamos golpes de Estado”

Lo que no respondió la diputada por el Distrito Federal

Desirée Santos Amaral:

“Señor Granier, su hipocresía no tiene nombre… Ser golpista es una manera de actuar y no una declaratoria que usted nos hace en este momento… Cuando en una cadena presidencial, como la ocurrida el 11 de abril del 2002, Radio Caracas Televisión por instrucciones suyas, le quita el audio al mensaje del presidente y pica la pantalla para colocar imágenes de violencia: eso es golpismo… Cuando Radio Caracas Televisión se encadenaba para transmitir los mensajes de los militares en la Plaza Altamira llamando a la desobediencia militar: eso es golpismo… Cuando Radio Caracas Televisión se encadenaba para trasmitir el “Parte de guerra” sobre el paro que tenía sumido al país en una crisis social y económica para obligar al presidente a renunciar: eso es golpismo… Cómo llamaría usted una escena en los Estados Unidos si el día del atentado, las televisoras se hubieran encadenado para transmitir, no el mensaje del presidente sino, mensajes de Ozama Bin Laden… sencillamente es golpismo y traición a la patria… y es como podemos calificar la actitud que han tenido los medios en contra del Presidente Chávez durante sus siete años de gobierno… Usted y sus socios, los medios opositores al gobierno bolivariano, se encargan de resaltar, apoyar y difundir cualquier noticia contra Chávez, sin importar que la misma pretenda mancillar la territorialidad; y hasta celebran y apoyan descaradamente a los enemigos de Washington que arremeten contra el país: eso es golpismo… Cómo olvidar el “parte de guerra” que incentivaba el paro general, cuando en diciembre del 2002 ustedes se encadenaban para anunciar al país la crisis económica del paro, con la intención, de echarle la culpa a Chávez de lo que pasaba, en un claro gesto de manipulación de la conciencia colectiva, basado en el llamado “Síndrome de Estocolmo”, que logra que el secuestrado termine agradeciendo al secuestrador: eso es golpismo… Cómo olvidar que las cámaras de Radio Caracas Televisión se encadenaron para tergiversar una marcha opositora que se dirigía a Miraflores el 11 de abril del 2002, mientras francotiradores asesinaban a civiles: eso es golpismo… Cómo olvidar su imagen, señor Granier, celebrando en Miraflores con el dictador Carmona: eso es golpismo… Cómo olvidar señor Granier, a sus periodistas, que siguiendo lineamientos suyos, entrevistaban a los militares golpistas para justificar un gobierno ilegítimo como el de Carmona: eso es golpismo… y finalmente, el hecho de no trasmitir las obras del gobierno y empeñarse en resaltar lo malo, eso también es golpismo mediático.

Yo quiero hacer ahora la siguiente reflexión, que tampoco fue reseñada por la Comisión de Medios, y que era fundamental para develar los planes golpistas de algunos medios

No se trata de que los medios sean objetivos, mostrando una realidad social y económica que está transformando la vida de los venezolanos… De lo que se trata, es de ver una realidad continental que está cambiando, gracias a una revolución bolivariana que comenzó en Venezuela… Poco importa lo que piensen u opinen personas como Marcel Granier, que como se sabe, responden a lineamientos de Washington; lo que sí importa, es lo que expresan millones y millones de seres humanos en todo el continente.

Argentina, Brasil, Uruguay, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Colombia y Perú no pueden estar equivocados…

No puede ser que todos estén equivocados menos Marcel Granier y las empresas 1BC… En lo que sí coincidimos con Marcel Granier, es que sí existe una revolución que busca transformar al país; pero lo primero, es quitar del panorama comunicacional a personas como Marcel Granier, que tanto daño le han causado y le están causando a la sociedad venezolana, ya que personas como él, buscan imponer un modelo imperialista sin importar la salud del pueblo ni del país, y utilizan para sus macabros fines golpistas, la red radioeléctrica, que es nuestra, y que debe estar a al servicio de la comunicación y la información veraz.

tedejo@cantv.net

VENEZUELA


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7491 veces.



Jorge Mier Hoffman


Visite el perfil de Jorge Mier Hoffman para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jorge Mier Hoffman

Jorge Mier Hoffman

Más artículos de este autor