La justicia llegará a los asesinos

Por muchas coartadas y trampas que hayan querido dejar para burlar la inteligencia de la policía y órganos de seguridad del Estado, los asesinos del diputado Robert Serra y María Torres, todos tendrán que enfrentar la justicia más temprano que tarde. Ya se encuentran detenidos varios de los ocho autores materiales. Ellos relataron los hechos, se encuentran convictos y confesos, relataron el macabro suceso y cómo cada uno participó en este doloroso y macabro crimen. Los restantes se encuentran prófugos y ya los organismos de inteligencia caminan tras las pistas del jefe de la banda asesina paramilitar “El Colombia”, liderada por el Padilla, quien sería el enlace y encargado de recibir y pagar grandes sumas de dinero para perpetrar este hecho contra un joven prometedor de la patria, un hecho que vino a enlutar al pueblo venezolano.

Al parecer el punto difícil fue comprar la conciencia del jefe de escolta del diputado Serra; sin embargo, éste como Judas, traicionó sus principios para caer en el oscuro juego del diablo y vender su alma para prestarse a la muerte del Diputado. Ya declaró cómo se planificó y se realizaron los hechos y ahora no queda sino esperar la captura de los demás para seguir indagando sobre los verdaderos autores intelectuales, que seguro operan desde Colombia y Miami; y que tienen sus ramificaciones incrustada en la oposición violenta venezolana.

La justicia llegará a los asesinos. Así lo dijo el presidente Maduro y así lo creemos. El compromiso de esta revolución es con un pueblo, con unas ideas libertarias, con la historia nacional y con un mundo mejor. Esta revolución no tiene compromisos con apellidos de una burguesía parasitaria que no termina de entender que el pueblo es quien asumió el poder para construir una Venezuela mejor para todos, donde caben todos y donde se pueda enarbolar con orgullo valores transcendentales de solidaridad, de paz y de amor.

Pero a esta oposición no le interesa nada de esto, sino, por el contrario, sus intereses son volver a tomar las riendas del poder político para asirse de los recursos que ahora son distribuidos con mayor equidad entre los de menos posibilidades. Ellos están en contra de la inclusión, de la salud y educación para todos. De allí que se alegran cada vez que le sucede algo inesperado a la patria, porque en el fondo se alegran con el desastre, sueñan con una anarquía generalizada, se desvelan por una guerra civil y su mayor orgasmo es que allá una invasión y todo se vaya al caos, al hecatombe social, que todo termine antes de seguir viendo cómo se dignifica a un pueblo que ellos se cansaron de pisotear y darle migajas, mientras el imperio norteamericano se llevaba el petróleo a su antojo.

El mal no triunfará y aunque la oposición traten de desvirtuar la seriedad de los organismos de seguridad , pronto se sabrá de los verdaderos asesinos intelectuales que seguro viven con todas las comodidades y protección en suelo paramilitar colombiano y en Miami, guarida de terroristas que ya bastante daño han hecho bajo el amparo de un país que no descansa de llevar la guerra y la muerte a otros pueblos del mundo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1453 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor