Si hay gobierno, debemos demostrarlo

Hay dos cosas que debemos exterminar por siempre y para siempre. En primer lugar, la programación televisiva “basura”, y en segundo término, la venta de alimentos en puestos de buhoneros.

Para ambas cosas necesitamos de una campaña intensa y perseverante hasta lograrlo, acompañada de centenares de miles de talleres interactivos, dictados por expertos y bajo el sistema enseñar aprendiendo.

Lo primero dará al traste con el envenenamiento de nuestros ciudadanos compatriotas, que son víctimas de la disociación psicótica generada por la llamada gran prensa nacional, televisión, radio y prensa escrita.

Diariamente violan básicas y elementales normas éticas y morales, destrozan la mente de niños, adolescentes, jóvenes y adultos, con una programación cargada de imágenes de violencia, sexo, banalización de las drogas y demás truculencias, convirtiéndolos en presa del desencanto, repetidores de estupideces, en fin, tontos útiles al esquema fascista que toda la vida han desarrollado, ahora con mayor desparpajo y sin vergüenza ninguna. Mientras nuestros niños y adolescentes estén aprendiendo a DELINQUIR en la TELEVISIÓN BASURA, no HABRÁ PLAN DE SEGURIDAD QUE FUNCIONE. Podremos enviar a la calle todos los soldados, milicianos, policías y cuanto rambo tengamos, pero debemos entender que el contenido de los programas televisivos, es lo que hay que controlar, eliminar y regular, dependiendo de cada caso. La venta de videos, mostrando cómo se asesina en los barrios venezolanos, la perversión que aún existe en nuestras cárceles, la pornografía al alcance de los niños y adolescente… TODA esa asquerosa y pervertida producción basura, la ofrece a la venta cualquier buhonero en las calles y avenidas del país, en las colas, kioskos y hasta a domicilio. Ese es el objetivo de nuestra verdadera guerra…

La segunda parte, es una consecuencia de la anterior. Van creando situaciones sobre la base de la banalización, apoyados en el antiparabolismo venezolano. La gente se queja del alto costo y la especulación, pero antes de ir al automercado, (privado o público) prefiere -sólo por comodidad- comprar café al doble de su costo, aceite al triple, harinas, jabones, papel toillet y demás enseres de consumo masivo y diario, a precios exorbitantes. Ahora bien, dije Por comodidad, pero resulta que ya hay que comprarlo por obligación, porque esos productos escasean en los anaqueles de los automercados. ¿Quién dirige esa mafia? Y más allá ¿Quién le quita el cascabel al gato?... ¿Hay gobierno? … Pues, demostrémoslo… YA BASTA… NO A LA IMPUNIDAD… FUERA EL MIEDO Y LA EXTORSIÓN… EFICIENCIA O NADA !!!

ivan.russa@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1684 veces.



Iván Russa


Visite el perfil de Iván Russa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Russa

Iván Russa

Más artículos de este autor