... pero en Venezuela impera la impunidad

Los vende patria

No hay otro calificativo para el programa de televisión Grado 33 que se transmitió el martes 26 de abril del 2005… El tema en cuestión:

“La Compra de armas del gobierno venezolano”

Las compras de armas, la capacidad defensiva de la patria, los cuadros militares, el equipamiento bélico, los sistemas de defensa y poder disuasivo y defensivo de una República, no sólo constituye materia reservada de elemental estrategia militar, sino que enorgullece a los ciudadanos de cualquier país indistintamente de su nacionalidad… En los Estados Unidos, no se debate ante la opinión pública el armamento misilístico, de carácter ofensivo, que posee la nación; ni mucho menos se cuestiona el aparataje militar que tiene el país diseminado en 702 bases militares desplegadas por Pentágono en todo el planeta, con más de 6000 instalaciones esparcidas en territorios controlados por Washington, más otro tanto en Afganistán, Uzbekistán, Kirgistán, Kuwait, Qatar, Irak, Filipinas, Corea del Sur y Kosovo, a lo cual habrá que incluir los 15 portaviones, decenas de destructores y submarinos nucleares, anclados en todos los mares y océanos del planeta… Lo mismo podemos decir de la Unión Europea, quien no discute la actual modernización que hace de su equipamiento militar; y en el caso de América del Sur, Brasil o Argentina, por nombrar sólo dos, tampoco debaten su enorme armamento militar que incluye la investigación nuclear… En fin, en cualquier país, es elemental la reserva y discrecionalidad que muestran los medios de comunicación en este delicado tema, que involucra, no sólo un problema de defensa, sino de soberanía, lo cual está reservado al Secreto Militar, a la moderación, respeto a las instituciones, obediencia a las leyes y recato por parte de los Medios de Comunicación.

Pero en Venezuela impera la impunidad

Fue trágico y detestable, como los periodistas de Grado 33, María Elena Lavaud y Norberto Mazza, dramatizaron un acto de tanta soberanía, como lo constituye la compra de armamentos de una nación soberana, para presentar a Venezuela como una amenaza inminente para la estabilidad democrática del continente; algo criminal, no sólo por lo el impacto internacional que ello significa en contra de la economía del país, sino que es contrario a la historia libertadora del pueblo venezolano, quienes somos los únicos habitantes de este continente, que hemos cruzado las fronteras para llevar la libertad a nuestros hermanos sudamericanos; tal cual lo testifican Colombia, Panamá, Ecuador, Perú y Bolivia, que hoy son naciones libres e independientes, gracia a un ejército de venezolanos conducidos por nuestro compatriota Simón Bolívar, el Libertador.

Venezuela es tierra de libertadores, cosa que no puede ostentar los Estados Unidos con su criminal política de invasión y encubierta estrategia armamentística a través del siniestro “Plan Colombia”, que no es otra cosa, que aportar miles de millones de dólares para fortalecer el ejército colombiano y de paramilitares, suministrar soldados mercenarios carniceros de la guerra, aportar satélites espías que violan la soberanía sudamericana, proveer armas bacteriológicas que además de asesinar gente inocente contamina nuestros ríos, incorporar armamento sofisticado y lo último en tecnología en equipos bélicos, para romper el equilibrio armamentístico del continente a favor del imperialismo Norteamericano; todo dentro del secreto militar que nadie conoce y que se encubre bajo el término de “Plan Colombia”.

La actitud de los pseudo periodistas incitando la aplicación de la “Carta Democrática” por parte de la OEA, se hacía más patética con la verborrea antipatriótica de Hermán Andrade, Senador de Colombia, que dejaba volcar toda su ira antibolivariana, para “alertar” al mundo la amenaza de Venezuela, todo dentro de una estrategia muy bien planificada por GLOBOVISIÓN, en momentos en que Condolezza Rice, Secretaria de Estados de George W. Bush visita Brasil, Chile y Colombia, en la desesperación de Washington por imponer el ALCA, para lo cual requieren aislar a Venezuela, y para ello, presentan al Presidente Chávez como una amenaza para la paz del mundo.

Si de algo sirve la Ley Resorte, la Fiscalía General de la República y CONATEL, deberían revisar el contenido del Programa Grado 33 del pasado 26 de abril del 2005, para que se haga justicia y se acabe con la impunidad que tanto daño le hace a Venezuela.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5498 veces.



Jorge Mier Hoffman


Visite el perfil de Jorge Mier Hoffman para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jorge Mier Hoffman

Jorge Mier Hoffman

Más artículos de este autor