Reflexiones: Ideas y críticas en el proceso

Mucho ya se ha hablado sobre el caso de Haití, en especial sobre el destino de muchos niños que perdieron sus padres y otros que sus padres o familiares en la desesperación por tantas calamidades y la falta de poder satisfacer sus necesidades básicas, optan por entregarlos a extraños o ha otros países, esperando lograr con esto, un destino mejor para ellos; decir que ante estas situaciones se puedan presentar hechos como el tráfico de niños y su posible explotación puede constituir una realidad parcial, pero también puede ser una realidad el hecho de que estar en las actuales situaciones en su país de origen también constituya un peligro para su integridad física y mental, encontrando en muchos casos la muerte.

Pero que hacer ante la grave situación que están padeciendo miles de niños en Haití; yo propongo que en el mundo y en especial Venezuela se creen los hogares temporales, que permitan a estos niños superar la crisis que actualmente viven, dar alivios a sus padres o familiares hasta tanto puedan dar una mejor calidad de vida a estos pequeños; yo pongo mi hogar a la orden para dar un hogar temporal a uno de estos pequeños que son los que más sufren en estas catástrofes y siempre llevan la peor parte. En nuestros hogares encontrarán humanismo, comprensión, solidaridad y mucho amor para que puedan vencer los horrores que vivieron y todavía viven.

Los extrañaremos cuando se vayan, se que con los suyos serán más felices, pero siempre quedará en nuestros corazones por toda una eternidad, que un pequeño ángel encontró en nuestra humilde morada un lugar donde enterrar tanto sufrimiento y que de esa tierra brote una luz de esperanza y un nuevo amanecer que los haga hombres de provecho para un país que tanto necesita de nuestros corazones.

SOBRE MERCAL, he estado viendo que en muchos sitios de Ciudad Guayana se están colocando pequeñas ventas de productos Mercal o Pdval al aire libre; el domingo 07/02/2010, en la entrada principal de la urbanización Manoa, San Félix, como a las 5 y 30 am; un grupo de vecinos hacían una cola, la mayoría de ellos de la tercera edad; yo me imagine que colocarían una venta de productos Pdval o Mercal; seguí caminando con mi esposa y de regreso puede ver que se estacionaba un camión 750 con una gran cava, no tenía identificación alguna que lo relacionara con estas empresas, un grupo de ayudantes del chofer del camión bajaron cierta cantidad de mercancías y unas personas se dedicaron a la venta de los productos (Mercal); nadie chequeo que cantidad se bajo y que cantidad iba en ese camión; si quedo mercancía en el camión y cual sería su destino final; tampoco de donde venía el camión cuanto cargo la mercancía, en que día y quien pudiera certificar que la mercancía que se despacho de algún depósito no hubiese sido desviada parcialmente.

Se comenzó a vender y tal como está sucediendo en las ventas a cielo abierto en Ciudad Guayana, nadie sabe a que precio le están cobrando, solo le dicen que es tanto y la gente paga; lo que si paso ese día es que el kilo de azúcar de marca Montalbán, la estaban vendiendo a cinco bolívares fuertes (5,00 Bs. F.); la gente que me conoce se me acercó y me manifestó su descontento con el precio del azúcar y que solo hayan bajado poca mercancía; también que no sabía el precio de los productos y si le estaban cobrando de más; lo que si tenían claro era que siempre le redondeaban el pago total a números enteros tales como 10, 15, 20, 25, 30 35 y 40 bolívares; jamás las personas que cobran tienen sencillo. Estos hechos suceden siempre y en muchos casos se ha reportado situaciones en que personas que defienden lo suyo han pedido que le saquen la cuenta de manera lenta y pausada, encontrándose en muchos casos que le están cobrando entre 5 y 10 bolívares de más; en otros casos y que es lo cotidiano en esas ventas al aire libre, es que la cuenta da por ejemplo 38,50 bolívares y le cobran 40 bolívares.

Este tipo de distribución y venta al aíre libre, como conocedor de la materia de mercadeo, es un caldo de cultivo a la corrupción y a creer que 14 millones de venezolanos están comprando en Mercal o Pdval, lo que es una gran mentira y una manipulación que solo se reflejará en las elecciones cuando ya nada hay que hacer y la derrota electoral sea eminente.

Por cierto continúa en Movilnet Ciudad Guayana una pésima atención al cliente; nada cambia y todo en vez de mejorar retrocede. ¿Causas?

Existe un gran imperio que si hace un daño profundo al proceso de cambio: La corrupción, La improvisación y La ineficiencia.

Hasta otra oportunidad

*Profesor UNEG

henryantonioc@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1488 veces.



Henry Carrero*

Asesor y docente universitario en la Universidad Nacional Experimental de Guayana - UNEG. Especialista en temas de mercadeo.

 henryantonioc@gmail.com      @HENRYACARRERO

Visite el perfil de Henry Carrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: