Los Fortalecidos y los Enriquecidos

En días reciente como todo buen venezolano que ha recibido sus cestas ticket aproveche el fin de la semana para desplazarme con mi familia a las compras de víveres de rigor; necesarios para la subsistencia básica. En nuestra ciudad (Ciudad Bolívar) a pesar de existir algunos puestos de mercal, no existe posibilidad de comprar con los cesta ticket a pesar de su misión de abastecimiento popular, por lo que la irremediable la visita a los supermercados nos convierte en prisioneros de una variedad de imposiciones de las empresas privadas de alimentos venezolanas. Curiosamente en cada visita encontramos una particular novedad en ciertos rubros, por ejemplo en días recientes descubrimos que la harina de trigo ahora ya no es la tradicional con leudante o sin leudante, resulta que ahora existen harinas enriquecidas, no sospecharía nada sino lo asociará con las innumerables fórmulas que hoy componen la leche en polvo y que llevan a llamarla de mil manera menos leche en polvo completa.

Parece que las empresas privadas han contratado tecnólogos en alimentos quiénes han hecho investigaciones trascendentales para la humanidad, recordando las palabras de un muy conspicuo charlatán de oficio de globovisión al parecer la leche de Mercal no posee calcio ni otros minerales y, ese hallazgo tiene su etiqueta de originalidad en la diversidad de productos que hoy circulan en los supermercados con dos nombres fundamentales: Fortalecidos o Enriquecidos. No me sonaría nada surrealista que asistamos a nuevas invenciones como Papel Higiénico o Toilette con minerales y vitaminas A, o quizás que resulte que los Huevos sean inyectados con complejos vitamínicos, todo lo que permita a la burguesía usurera venezolana burlarse los controles de precios y aumentar en más de 300% los precios de los productos para empujar la barrera inflacionaria y disparar el precio de la canasta alimentaria básica.

En este Proyecto de Revisión, Rectificación y Reimpulso es necesario repensar el papel protagónico de Mercal y evitar que PDVAL se convierta en una medida de excepción, debemos hacer esfuerzo por construir una red primaria de distribución de alimentos sustentada en la diversificación de la producción y el fin de los monopolios u oligopolios. Siempre recuerdo en clases de economía política que la propia teoría económica para nada marxista sostiene la imposibilidad de un mercado perfecto con las presencia de anomalías como las antes mencionada. Las cooperativas de producción no sólo deben mejorar genéticamente la calidad de los productos, también deben influir en un cambio radical en los patrones de consumo de los venezolanos.

Antaño quedaron los venezolanos que hacían de su patio el lugar de envidia de la cuadra, los cultivadores de orégano, culantro, cebollín en troja, algunas plantas medicinales como el pasote, toronjil u otras variedades asociadas hasta para el tratamiento de los males espirituales. El presidente Chávez en fechas pasadas hablaba sobre los pequeños cultivos organopónicos, los famosos gallineros verticales y la posibilidad de aprovechar cualquier espacio para la producción de alimentos, esta claro que la oposición venezolana volvió un chiste una propuesta que en días recientes cobra vigor ante la desesperantes hambrunas de pueblos africanos o casos como Haití y el empeño de convertir el maíz y la caña de azúcar en etanol como supuesta alternativa a la energía de origen fósil. Es urgente sino de gravedad hacer una revolución en el campo de la gastronomía criolla, que logre hacer la transición de un modelo rentista petrolero que nos llevo en la época saudita a ser uno de los principales consumidores de whisky escoses en estas regiones del trópico a consumidores de nuestras variedades tropicales.

El asunto parecería simple pero coloquémosle el toque dramático caso del Trigo: somos altos consumidores de Pan (no somos franceses ni europeos), consumidores de pastas (no somos italianos) y dulces de panadería todos hechos a base de harina de trigo, nuestros niveles de importación convierten en un asunto de seguridad nacional la distribución de tan esencial rubro, somos presa de los altibajos de los grandes productores de trigo y en esta épocas todo indica que el asunto va al alza y no a la baja. En casos como el de la harina precocida, es caso muy conocido las relaciones de los venezolanos con marcas en especial y eso no es fortuito, tiene su origen en unos medios de comunicaciones que de manera constante bombardearon de manera constante el subconsciente hasta llevar a camaradas rojos rojitos creer que los beneficios de estas harinas son esenciales para el desenvolvimiento de la vida. Siempre miro frente a la Universidad donde imparto clases los principales kioscos improvisados donde se expende comida y mi preocupación me hace pensar si no es una alarma para la salud pública que la fuente de energía y alimentación de un estudiante universitario en formación sea Empanas de harina precocida y gaseosas, sería interesante revisar trabajos de investigación al respecto y analizar si toda esta trampa del marketing y la fritanga no esta ayudando a la formación de enfermedades que luego se traducen en altos costos de mantenimiento. De los Hot Dog a las Hamburguesas, toda una filiación con la chatarra que hace de Estados Unidos el país más gordo del mundo.

Proteínas, Minerales y ahora promesas con los etiquetados de light, todos un engaño camuflajeados por la publicidad y los hermosos diseños de sus embases. Es materia de dos órdenes: Una de Salud Pública y Otra de Seguridad Nacional impulsar una reapropiación de la gastronomía venezolana con productos de calidad alimenticia, de producción nacional y que repercutan en una nueva misión. Sería urgente relanzar la misión Tierra, una misión donde cada niño y niña aprenda en el contacto con las entrañas de la Pacha Mama el valor de la vida, cada retoñar de una nueva planta que es sinónimo de fertilidad, al fin de cuentas el comandante no esta equivocado cuando sostiene que sino regresamos a ese contacto con la tierra posiblemente las hambrunas se sucedan una a otra y la derrota definitiva de la raza humana no sea materia de la ciencia ficción.

jfortique@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4043 veces.



José Fortique


Visite el perfil de José Fortique para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: