El excremento del diablo contaminó al gobierno madurista

"El dinero es el excremento del diablo, nos hace idólatras, nos corrompe"

Papa Francisco, 20/09/2013

El excremento del diablo, fué como nuestros indígenas llamaron inicialmente al petróleo, frase que luego Juan Pablo Pérez Alfonso cofundador de la opep dió a conocer al mundo, lo dijo contradiciendo a quienes de entonces llamaban al petróleo "oro negro", pero también profetizando que los venezolanos nos hundiriamos en ése excremento, quizás en la idea para que la interpretamos en su justo termino como la gran oportunidad que tuvimos para sembrar la renta petrolera dirigida al desarrollo nacional del país y el de nuestra gente, es decir, convertir a venezuela en una nación próspera, porque de lo contrario tendríamos un país hundido en el excremento, es decir un resultado como el que tenemos hoy, un pueblo arrinconado en la pobreza, gracias a quienes han administrado irresponsablemente nuestra industria petrolera y han conducido el pais durante los últimos setenta años a la miseria a partir de la corrupción.

A causa del "excremento del diablo" todavía somos materialmente el país más rico del mundo con la mayor reserva petrolera probada del planeta, abundante riqueza que convertida en petrodólares pudo servir para que por décadas y generaciones tuviésemos un país con un envidiable standar de vida distinta a la situación de empobrecimiento de la mayoría del pueblo venezolano hoy, porque durante la era "democrática" los gobiernos no supieron que hacer con ella, no la sembraron excepto aprovecharse a través de la corrupción desarrollada exponencialmente, ante el peligroso acecho anunciado por el imperio, antes el Almirante Craig Faller y recientemente la General Laura Richardson, jefes del comando sur de EEUU quienes si sabrán que hacer con esa abundante riqueza energética en su viejo plan de eventual saqueo de nuestro recurso natural.

Hay que subrayar la administración petrolera del gobierno madurista como la peor que todas las anteriores en la historia venezolana, con la salida del "niño de pecho" Rafael Ramirez de pdvsa y la entrada del corrupto Eulogio del Pino el madurismo inicia su particular proceso de desmantelamiento y profundización de la debacle administrativa en la industria, siguiendo con el General Manuel Quevedo otro caso que el gobierno tapo como los gatos protegiendo a ése delincuente, pero con la llegada de Ali Baba Tarek El Aissami y su banda de choros fué la reestructuración con mayor alevosía del saqueo, tan planificado que hasta su huída del país fue apoyada por el gobierno, nos preguntamos porque razón la "autoridad" no ejecutó la aprehensión de alías El Aissami.

Éste es un caso patético en la que el jefe del madurismo tiene indiscutiblemente responsabilidad política en el caso, por lo que merece al menos una moción de censura como sanción política porque fué él quien recurrentemente hizo las tres reestructuraciones con el nombramiento y aprobación de ésa red de mafiosos petroleros y porque eran parte de su nepotico entorno gobiernero, siendo además el presidente por atribución constitucional el responsable directo de la hacienda pública nacional y los bienes del Estado venezolano; amanecerá y veremos lo que ocurrirá con el nuevo presidente de pdvsa Pedro Tellechea recientemente nombrado por el presidente Nicolás Maduro.

El expresidente adeco Carlos Andrés Pérez, por mucho menos que lo ocurrido en la actual trama pdvsa, fué acusado y sancionado por iniciativa de su propio partido Acción Democrática en el congreso de la república en una activa actuación comparativa muy distinta a la pasividad y el silencio cómplice de la dirección de psuv hoy, AD presentó suficiente motivación y pruebas para el antejuicio de mérito que luego la corte suprema concretó con acción penal destituyendolo del cargo presidencial y encarcelado acusado por malversación de fondos públicos de la partida secreta para seguridad y defensa del Estado y cuyo uso era de caracter secreto, de la cuál utilizó el monto de cuatro millones quinientos cuarenta mil dólares ($ 4,54 millones) equivalentes a doscientos cincuenta millones de bolívares (Bs 250 millones) para la época, cantidad infinitamente menor que el de la actual trama pdvsa la cuál supera los veintitrés mil millones de dólares ($ 23.000.000.000) sin que pase nada extraordinario más allá del show gatopardista de Lampedusa.

Comparemos ambos casos (CAP-Maduro) de acuerdo al tamaño del daño patrimonial causados a la república, y valoremos en términos de causa y justicia, tomando en cuenta que los casos de la escandalosa corrupción por la que actualmente atraviesa el país no pareciera tener fin y peor aún el verdadero cabecilla (El Aissami) no está preso por la protección del gobierno madurista, es decir que la operación "caiga quién caiga" ha sido pura paja discursiva y discriminatoria. Ahora, ésta escandalosa trama de corrupción con el excremento del diablo en la cuál está hundido y contaminado el gobierno madurista es la muestra palpable de que la administración del país está en manos de gente incapaz y sin principios éticos, hasta cuándo los venezolanos vamos a tolerar y soportar a gobiernos corruptos y retrogrados.-

Chávez y el chavismo revolucionario són el verdadero camino!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1771 veces.



Aguedo Alcalá Machiz


Visite el perfil de Aguedo Alcalá Machiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: