Auditórium

La codicia, y los mediocres: ¿Se comieron a la revolución?

"La teoría política desde Aristóteles, que algo sabía de teoría política, hasta el presente, la consigna no es servir al pueblo, mejorar su status y preparar la senda de la felicidad. Es ejecutar al de enfrente, ahorcarle en la plaza pública, y hacer papilla a los que profesan otro credo. La política caminó siempre del brazo de la religión, de la raza, y del patrimonio. Un político, expresó Nietzsche, divide a la humanidad en dos clases: los instrumentos, y los enemigos. Yo añadiría una tercera: los iguales, porque la política no consiente competidores". Fin de la cita. Edgar Perdomo Arzola.

La politiquería revolucionaria tradicional… sucumbe corrompida por sus propios vicios sustantivos… ha sido una asociación de grupos civiles, y militares, que viven parasitariamente del estado venezolano, usando el poder público para los intereses particulares que representan.

Para enderezar esta aberración, y dejarle un país ordenado a las nuevas generaciones que vienen atrás; la tarea será enorme e inaplazable de remozamiento técnico, económico, social e intelectual que Venezuela tiene ante sí, no se podrá realizar o llevar a cabo, si no se logra que cada venezolano dé su máximo rendimiento vital. Pero esto no es posible, si no se instaura un Estado que, por la amplitud de su base jurídica, y administrativa, permita a todos los ciudadanos mas capacitados, solidarizarse con él, y participar en una alta gestión, donde los organismos de contraloría funcionen.

Hoy, a 22 años del siglo XXI, la situación de Venezuela no es muy diferente a la Venezuela del siglo XX, CON UNA ALTA PRODUCCION PETROLERA, salimos de un país rural y atrasado, entonces, sin embargo, hoy tenemos un Estado hipertrofiado que no coincide básicamente con el que reclamaban aquellos políticos e intelectuales del siglo XX: un Estado social y democrático de Derecho, que tenga una acerada base jurídica, y administrativa, que permita la participación de los mejores ciudadanos en su alta gestión. Entre aquellos años, y hoy, los venezolanos dieron su máximo rendimiento vital, y lograron una encomiable transición política que cristalizó en la Constitución de 1999. Pero ¿Qué ha fallado últimamente porqué nos encontremos ante un Estado a punto de "descoserse"? con fuertes tensiones híper inflacionarias, con sus industrias destruidas, apagones, escasez de combustible, la infraestructura publica destruida, y con puntos de atraco militar, y policial en las carreteras del país, y con una clase política degenerada-corrupta, que se está llevando a manos llenas el dinero de todos los venezolanos

No es fácil salir de este atolladero. La primera respuesta que se nos viene a la cabeza, es en que ha fallado el pueblo venezolano, para que este desastre haya hecho metástasis. Pero inmediatamente uno cae en la cuenta de que fue el propio pueblo venezolano el que apoyó o escribió la brillante página de la transición política hacia la transición revolucionaria. Por eso, culpar hoy a un 90% de venezolanos en estado de apatía, como colectivo de lo que nos está pasando, además de explicar poco, parece un error de diagnóstico de la clase politiquera con 50 candidatos para las presidenciales del 2024.

Si logramos construir un Estado moderno, y no es el pueblo el que falla, lo lógico es dirigir la mirada a las circunstancias. ¿Hay alguna circunstancia en nuestros días que pueda explicar si quiera mínimamente lo que nos pasa? Habrá otras, pero yo veo una que hoy sobresale por encima de todas las demás: la desmedida y malsana codicia por alcanzar el poder, y el dinero fácil, por políticos sin escrúpulos algunos, y sin méritos suficientes. Y en esta sociedad de la codicia desmedida, invadida de los "virus de comerciantes árabes, y chinos" siendo los que más proliferan, y destruyen, siendo los mas mediocres, y aplican el soborno a la política, es el caldo de cultivo que suelen utilizar para alcanzar el dinero, y manipular el poder, todos cargan chapas de cuerpos de seguridad civiles, y militares. ¿Quién ha visto a chinos, y árabes haciendo colas para echar gasolina? ¿Entonces quienes son los traidores a la patria?

Los mediocres de la política venezolana ven en la conquista, o retención del poder, la única vía para conseguir personal, y económicamente aquello que nunca lograrían por sus méritos propios. Tratan pura y simplemente de medrar, ya sea para conseguir mayores cuotas de poder personal (aunque sea a costa de la destrucción de Venezuela), o para enriquecerse, a través del lavado de $, ya para ambas cosas a la vez. Y la ausencia de una especial calificación para dedicarse a ella y el fallo sistémico de los controles, que hace de la política la vía más idónea para que los mediocres lleguen a tener un poder, y un dinero que jamás habría conseguido por sus propios méritos con el trabajo creador.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 758 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: