Así debe combatirse la corrupción. El caso del exgobernador de Guárico (¿Y el otro caso?

Recientemente, la Fiscal general de la República manifestó lo siguiente: “Fue condenado a 18 años de prisión el exgobernador del estado Guárico, Luis Enrique Gallardo, y cinco funcionarios de su equipo de gobierno, por hechos de corrupción cometidos durante su gestión entre los años 2010 y 2012.

Ortega Díaz indicó que los demás condenados fueron el expresidente del Instituto Autónomo de la Vivienda, Leonardo Rodríguez; exsecretario general de gobierno, Carlos Alfonzo Cerezo; expresidente de la comisión de contrataciones de la gobernación, Ciro Pérez Pérez; exconsultor jurídico, Nemecio Cedeño; y el exsecretario de Infraestructura, Argel Barrios.

Agregó que estas seis personas, las cuales estaban siendo investigadas desde el 22 de marzo del año 2013, fueron condenadas por los delitos de peculado doloso propio, malversación específica de fondos públicos, concierto de funcionario público con contratista y evasión de procedimientos de contratación pública”. http://www.aporrea.org/contraloria/n266388.html

El nuevo titular de la Contraloría General de la República designado recientemente por la Asamblea Nacional, el Dr. Galindo Ballesteros, tiene ante sí múltiples casos de corrupción administrativa y malos manejos de la cosa pública en los órganos de la administración pública bolivariana que no puede dejar pasar.

El caso que hemos mencionado en varias oportunidades, el del expresidente del INTI, William Gudiño, ahora designado rector de la Universidad Campesina “Argimiro Gabaldón”, es uno de ellos. Muy emblemático por lo que significa ser rector de una universidad, órgano educativo de la sociedad venezolana, que se presenta con una enorme mancha en su actividad burocrática.

Como ante las múltiples denuncias que se han realizado por varios medios, el ministro de Agricultura y Tierras José Luis Berroterán ha hecho caso omiso, lo cual puede hacerlo cómplice por omisión, entonces la Contraloría debe actuar para evitar que situaciones como las que han empañado al gobierno bolivariano sigan ocurriendo. El Contralor ha hecho un llamado a fortalecer la cultura anticorrupción a través del poder popular. Si observamos la solicitud realizada en: http://www.aporrea.org/contraloria/a195530.html, veremos lo similar que son esas irregularidades a los actos por los cuales fueron condenados el exgobernador y sus directores.

Como expresó un camarada de APORREA, no se puede seguir actuando de manera tardía ya que muchos funcionarios, luego del daño causado al patrimonio público, el cual será imposible resarcirlo y, además, lo que generalmente ocurre, que sus responsables, en la mayoría de los casos, huyen del país y los que no logran evadir la justicia, apenas pagan condenas irrisorias, para salir luego a la calle como si no hubieran roto un plato a disfrutar de los dineros robados a los venezolanos y en muchos casos, pasados unos cuantos meses o años, los vemos sentados de nuevo al frente de otra función pública.

Tenemos informaciones que camaradas servidores públicos del INTI están dispuestos y dispuestas a denunciar la gestión ineficiente, despilfarradora y de presuntos actos de corrupción que el funcionario aludido (William Gudiño) tuvo en apenas un año de gestión, por lo que el Presidente Nicolás Maduro, a instancias del ministro de entonces Iván Gil, destituyó de su cargo, pero éste, hábilmente, como se mueven muchos bajo la sombra. Logró que lo incorporaran a la Junta interventora de la Corporación de la venezolana de alimentos (CVAL) y luego, para sorpresa de muchos, nada menos que rector universitario, sin renunciar al “cambur” de CVAL. Hay un aforismo jurídico que se puede aplicar en este caso: “Tiempo que pasa, verdad que huye”. A eso juegan los pillos, a que pase el tiempo y se olviden las gestiones como esas.

Ojalá y no ocurra en este caso, como en muchos otros que han manchado el nombre de la Revolución Bolivariana y que han servido para el gusto de la oposición al descalificar nuestro hermoso proceso como “Robolución”. No demos pie para que eso siga ocurriendo. Investíguese a este ciudadano, hágasele una auditoría profunda a su gestión en el INTI, désele respuesta a las múltiples situaciones irregulares que se han denunciado por este y otros medios para dar ejemplo de que nuestro gobierno bolivariano es diferente en esencia de los de la IV República que amparaban la corrupción a través de la impunidad.

Que no pase como con funcionarios emblemáticos como el alcalde de Valencia, el caso del central Azucarero “Ezequiel Zamora”, el de los hermanos Parada, de PDVSA y tantos otros. El Presidente Nicolás Maduro le ha declarado la guerra a la corrupción y no se le puede dejar solo en esta guerra contra lo inmoral, lo antiético,

Tiene la palabra, a falta de la de los otros ministros que han tenido que ver con el caso, el Contralor General de la República, Dr. Galindo Ballesteros.

 

andreinaalzuru2@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2366 veces.



Andreína Alzuru


Visite el perfil de Andreina Alzuru para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: