Frenamos la corrupción, o la inflación nos descabeza

Leyes nos sobran para luchar contra los corruptos del color que sean y estén donde estén, presidente Nicolás, lo que hay es aplicarlas de inmediato, debe actuar y no esperar que llegue la habilitante. Amigo Nicolás no amenace tanto, actúe con puño de hierro y meta a preso a miles de corruptos, de bachacos que como alimañas se lanzan sobre el consumidor a despojarlo de su dinero bien ganado con sobreprecios.

¿Increíble? fui a comprar un grifo de agua común, y me pedían Bs. 150, un codo de media pulgada Bs. 40, un niple de media 40 y una te de media 50, pare de contar. Me arañe los bolsillos, medité, mire la cara del portugués, me sentía un miserable por no tener el dinero, y ¿qué hice?, calladito regresé la mercancía, no me alcanzaron los bolívares. ¿Quién tiene la culpa? yo no.

Digo como Cristo, “el que este libre de pecado que tire la primera piedra”.

Así que deje sin arreglar el grifo de la pila del lavadero, para ello necesitaba dos codos, dos niples, una te, y un grifo, todo me salía por Bs. 360 y eso haciendo yo el trabajo. Así no se puede presidente amigo, nos están dando en la mera torre y usted hablando, planeando, advirtiendo, amenazando a los golpistas de la economía, y pidiendo una habilitante. Pero vemos que todo sigue igualito, parece que ya no le tienen miedo.

Sin duda estamos en medio de la vorágine capitalista (nuestro sistema sigue siendo capitalista) y los que tienen los $ verdes, aparte del gobierno en (divisas petroleras), son precisamente enemigos del proceso, aparte otros endógenos, que andan por ahí que por ahora son burgueses, en verdad (los endógenos) nunca fueron revolucionarios ni chavistas, no más son unos aprovechaos, se enriquecieron a la sombra del comandante eterno (vox populi), aunque aún gritan ¡UH AH!, Chávez no se va.

Mientras tanto comerciantes e industriales se untan el queso en sus tostadas, con los dólares del pueblo, de esos que todos queremos pero que tenemos que pagarlos bien caros, si deseamos verlos a Bs. 44 o 50 (precios del $ paralelo), y es este el precio al que venden la mercancía al consumidor: chinos, portus, y algunos árabes. Pues como dice el compa Fidelio, nosotros los pobres, los pata en el suelo, ni de vaina nos dejan entrar en esos lugares tan exclusivos, donde como dice Giordano, venden $ bien baratos, para luego ganarles el 400% o el 500%. Pues no tenemos tantos millones de bolívares juntos.

Presidente Maduro Moros, hay que cerrar ese manantial de ($ baratos), a los que tiene acceso la oligarquía, Fedecámaras y Consecomercio, y demás cómplices, de este golpe económico contra el pueblo.

“En varios negocios de Perú hay avisos que dicen: ‘Aquí se raspan tarjetas de Venezuela’. En el programa se mostraron videos en los que la gente entrega su tarjeta, le piden el 15% y al instante le dan sus dólares.

Las mafias del papel toilette, del cemento, de la cabilla son más perjudiciales que los raspa tarjetas. Un saco de cemento en el mercado clandestino lo venden hasta en 150 bolívares y en la planta su costo es de 27 bolívares ¿quién se queda con estas fabulosas ganancias?

Sin duda para que esto este pasando es necesario que exista complicidad desde muy arriba.

Esto es cuchillo para nuestra propia garganta.

Luchar sin descanso, contra la corrupción y sus vicios. No compartir más la renta de la nación con los enemigos del pueblo.

¡Así es que se debe gobernar!

Soluciones a esta crisis, desearíamos aportar algunas, puede que ya sea demasiado tarde:

Penas muy severas e inmediatas para los corruptos.

Acordar el bolívar divisa, respaldado por las reservas petroleras.

Escuchar al pueblo.

¡Recuerde, camarada presidente!, que los que votamos por usted, no fueron los oligarcas, ni los industriales que usted abrazó y recibió con sonrisas en Miraflores, sino aquellos que menos tienen, y esos por ahora lo respaldan, gobierne para beneficiarlos, aplique las leyes sin temor, es para ellos debe gobernar. Es entonces cuando usted, y su gobierno, como recompensa recibirá los votos no antes.

Nuestro talón de Aquiles ahora mismo es la economía, pues me araño como Juan pueblito los bolsillos, y no me alcanzan los churupos para comprar lo necesario.

Presidente Maduro, ¿qué nos está pasando? que doloroso resultan las respuestas a tantas interrogantes.

O paramos la corrupción, o la inflación nos descabeza.

Leyes nos sobran para luchar contra estos corruptos del color que sean y estén donde estén compañero presidente Nicolás Maduro. Nos falta una mano de hierro ¿será la suya? si es así el pueblo lo premiará con sus votos este diciembre.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1575 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor