¡...mi Reino por un Caballo....! Ricardo III

Frase célebre atribuida al Rey Ricardo III, inmortalizada por Shakeaspeare en referencia a un episodio sucedido por el 1480 y pico, y que ha quedado como símbolo de la importancia de los "detalles".

Según se relata, Ricardo III, perdió no solamente el trono, sino también la vida, por culpa de un clavo que se soltó perdiendo el caballo la herradura, lo que provoco su carrera y dejar en el campo de batalla al Rey, quien ante tales circunstancias exclamó:

"...mi Reino por un caballo..."

Lo cierto es que el viernes próxmo pasado por la noche, cumpliendo con ir al Pediátrico cito en el Centro Hospitalario Enrique Tejera, debido a una convulsión de un bebe, de quien no soy su abuelo pero como si lo fuera... tuve la sensación a esas horas de la noche de escuchar nuevamente las palabras dichas por el ya mencionado Ricardo III.

Como en otras ocasiones lo que a continuación expreso, es la mas absoluta verdad aunque los personajes de esta "novela-real", no mencione por razones obvias, quizás quienes lean la presente denuncia, se sentirán identificados o sabrán de casos similares y hasta quizás han tenido la misma experiencia.

"...Mi vida por una ambulancia..."

Esta expresión similar al del Rey Ricardo III, fue la oración desesperada de una madre que con su niño en brazos, espero durante horas una ambulancia, a efectos de llevar a su "crio" a una clínica-privada (¡que vaina tan seria!), sencillamente porque en el Pediátrico no hay tal "aparato"... perdonaran el lenguaje soez, pero aquí hay que decir un: ¡coño 'e la madre!... ¿como es posible que un "hospital" no tenga ¡UNA AMBULANCIA, NI PARA EMERGENCIAS!... ¡joder!... total que "llamada va, llamada viene" y "alguien", con cierta "palanca" (aquí hay que volver a decir: ¡coño 'e la madre!), consiguió para la ¡EMERGENCIA! una ambulancia del Cuerpo de Bomberos.

Esta vaina sucede en Valencia, Estado Carabobo... ¡joder!, pero los hechos no terminan con el "detalle" de la ambulancia, le pidieron a los padres del niño, una serie de medicamentos y un "kit" para efectuar una punción lumbar, que solamente se consiguió en una de las Clínicas-Privadas, a la modica suma de 500.- Bolívares, eso sin contar todos los exámenes que no se pudieron hacer en el Centro Hospitalario Enrique Tejera, ¡malaya sea!... que de "centro" no tiene un carajo y de "hospitalario" recontracarajo menos.

La Providencia arropo a este niño y pudo ser controlada su gravedad, pero de haber sido por el Pediátrico (con muy buena atención medica hay que decirlo) en cuanto a su dotación, sin el billete que de pronto tuvieron que juntar los padres de este niño endeudándose hasta la coronilla, hoy la historia seria muy diferente.

Estando en estos predios, uno comparte sus dificultades a juro, de manera que un compañero, conversando sobre estos temas, me contó lo siguiente: el tiene a su niño también recibiendo atención medica, de pronto lo llaman y le dan una serie de recetas contentivas de unos medicamentos necesarios... el compañero, como es natural salio en búsqueda de lo que su hijo necesita, recorrió toda Valencia para regresar el Pediátrico con la intención de que le dieran algún sustituto a los medicamentos, pues no los encontró por ningún lado... total que "alguien" se le acerco y en "conversaciones y otras mentas" le dijo que el tenia tales medicamentos... la pregunta de rigor: ¿cuanto cuestan?... ¡tanto!... solucionado el problema... el compañero apresuradamente fue hasta el lugar en donde esta su hijo, a llevar los medicamentos... ¡sorpresa!, la enfermera le dijo: "señor estos medicamentos son del Hospital...", díganme si aquí no cabe otro: ¡coño 'e 'la madre!

Se supone que debe haber una farmacia o deposito especial para los medicamentos, digo yo...¿como o quien coño, puede sacar del inventario medicamentos que luego son "vendidos" a la puerta del Pediátrico?

La solución es muy sencilla, tomar las instalaciones del Hospital, meter en cana de una vez a todos los "Jefes", de todas las áreas, sin excepción y que cada cual se defienda como pueda... agarrar a quienes "venden" lo robado en la puerta y la cárcel de una vez ... ¿que los derechos humano?... a la mierda con esa basura, o nos ponemos en posición definitiva de acabar con esta corrupción venga de donde venga o este Proceso-Revolucionario se ira al ¡carajo!... y de paso, los escuálidos nos darán gratuitamente un pasaporte "al mas allá" por pendejos.

Ricardo III, perdió el Reino por un clavo mal puesto en la herradura de su caballo, no se perdió mucho en realidad y que me disculpe el tal Rey, pero oír el llanto de una madre a las puertas de un "hospital" con su bebe en brazos, gritando desesperadamente:

"... MI VIDA POR UNA AMBULANCIA..."

¡JODER!, parte el alma hasta los cojones y perdonen tanta mala palabra, pero ya esta bueno de que nos sigan cagando la vida...
¡PRISION A LOS CORRUPTOS!

¡SI QUEREMOS VIVIR VIVIENDO!, pero bajo estas condiciones es ¡IMPOSIBLE!


gervasioarti@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3039 veces.



Gervasio Artigas


Visite el perfil de Gervasio Artigas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: